Merkel aparca sus recelos a reforzar el fondo de rescate, según "Spiegel"

Merkel

internacional

| 24.03.2012 - 19:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, han aparcado sus recelos a ampliar la capacidad de préstamo del fondo de rescate europeo, según informaciones del semanario "Der Spiegel".

Según ese medio, que se remite a fuentes gubernamentales, Merkel accederá a la petición de sus socios de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) de combinar el fondo temporal o Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) con su sucesor, el permanente o Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

La fórmula de compromiso hallada por la canciller y su ministro consistirá en que ambos fondos se mantengan "operativos" en la etapa de transición.

De confirmarse, este cambio de actitud del gobierno de Berlín facilitará un acuerdo al respecto en el encuentro informal de ministros de Finanzas, el próximo fin de semana.

Queda por determinar, según "Spiegel", el alcance de esa capacitad de crédito y la fórmula en que se hará efectivo, ya que se trabaja sobre varias variantes.

La CE recomendó el pasado jueves reforzar la capacidad de préstamo del fondo europeo de rescate de 500.000 millones de euros a 940.000 millones y expresó su confianza en que el Eurogrupo tome una decisión definitiva al respecto el próximo viernes.

La nueva capacidad se conseguiría mediante el traslado de las garantías no utilizadas del FEEF al fondo MEDE, según un documento filtrado en Bruselas a la prensa.

La CE se había mostrado siempre partidaria de contar con un fondo de rescate reforzado y con capacidad para socorrer a economías de peso como la española o la italiana, pero topaba con la oposición de Alemania.

Las reticencias de la canciller proceden, en parte, del hecho de que el Parlamento federal aprobó en su momento que la participación alemana quedaría en 211.000 millones de euros.

Todo cambio deberá ser sometido de nuevo a la cámara baja, donde puede contar con el rechazo de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado con la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel y miembro de su coalición de gobierno.