El asesino de Toulouse enterrado en un cementerio musulmán de Francia

Merah fue enterrado en Francia tras el rechazo de las autoridades argelinas

internacional

| 29.03.2012 - 14:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Mohamed Merah, el asesino confeso de siete personas que fue abatido la semana pasada por las fuerzas del orden francesas, fue enterrado en Francia después de que Argelia rechazara que fuera inhumado en su localidad de origen, Bezzaz.

El asesino confeso de siete personas en Toulouse y Montauban (sur de Francia) Mohamed Merah fue enterrado este jueves en la parte musulmana del cementerio de Cornebarrieu, situado a las afueras de Toulouse, en una ceremonia íntima a la que asistieron algunos familiares.

El entierro de Merah en Francia se produce después de que las autoridades de Argelia rechazaran, por motivos de seguridad, que el sepelio tuviera lugar en su territorio, tal y como había solicitado su padre, que vive en ese país magrebí.

Una treintena de allegados de Merah asistieron a la inhumación, que se desarrolló en medio de importantes medidas de seguridad.

A lo largo de toda la jornada se había especulado con diferentes opciones sobre el entierro del asesino de Toulouse, quien fue abatido el pasado jueves tras pasar 32 horas pertrechado en su domicilio en esa ciudad.

La familia pidió inicialmente que fuera enterrado en el pueblo en el que vive su padre en Argelia, pero las autoridades de ese país alegaron motivos de seguridad para impedirlo.

Además, indicaron que Merah no tenía la doble nacionalidad, por lo que tuvo que suspenderse el traslado del cadáver, previsto en un avión de línea regular que iba a despegar a las 11.13 GMT del aeropuerto de Toulouse.

Ante esa negativa, la familia decidió que fuera inhumado en la misma ciudad del sur de Francia, lo que contó con el rechazo del alcalde, el socialista Pierre Cohen.

El edil pidió que se retrasara 24 horas el sepelio y que se buscaran otras soluciones, al considerar "que no es muy oportuno que se le entierre en el lugar en el que ha cometido sus crímenes".

En la polémica intervino incluso el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que durante un viaje de carácter electoral en el marco de la campaña para las presidenciales de abril-mayo próximo pidió una solución rápida. "Era francés. Que sea enterrado y que nadie polemice sobre esto", señaló el jefe del Estado a la emisora BFMTV.

Fue el prefecto de la región el que tomó finalmente la decisión de autorizar el entierro de Merah en las afueras de Toulouse.