Más de 200.000 personas se manifiestan en Moscú a favor y en contra de Putin

Rusia

internacional

| 04.02.2012 - 19:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Dos grandes bloques de ciudadanos rusos se manifestaron hoy bajo el mismo lema -Por unas elecciones limpias- en las ciudades del país para mostrar su rechazo o apoyo al candidato a la Presidencia Vladímir Putin: más de cien mil en contra y otros tantos a favor sólo en Moscú, según sus líderes.

Unos y otros plantaron cara al frío: los opositores para demandar unas elecciones presidenciales limpias en marzo y la anulación de los resultados de las parlamentarias de diciembre, mientras que los partidarios se reunieron para defender la candidatura de Putin y la limpieza de los procesos electorales.

Las gélidas temperaturas, que rondaron los veinte grados bajo cero en la capital, no impidieron que mas de doscientos mil manifestantes, según los respectivos organizadores, dejaran el calor de sus hogares para expresar su opinión sobre Putin y sobre las elecciones del pasado mes de diciembre.

Cuando los manifestantes opositores congregados en la plaza Bolótnaya y los partidarios de Putin reunidos en Poklónnaya Gorá empezaron a marcharse a sus casas, la policía calculó que los primeros fueron unos 34.000 y los segundos alrededor de 125.000.

Las autoridades policiales, al mismo tiempo, reconocieron que el acto opositor de hoy reunió a más gente que el anterior celebrado el 24 de diciembre en la Avenida Sájarov (Moscú), cuando la asistencia fue cifrada en 30.000 mil personas por las fuerzas del orden público y en cien mil por la oposición y los medios de comunicación.

En la plaza moscovita Bolótnaya, donde se celebró el pasado 10 de diciembre la primera multitudinaria protesta, sin precedentes en más de quince años, los manifestantes fueron hoy "al menos 120.000", según exclamó desde la tribuna uno de los líderes de la oposición extraparlamentaria, Vladímir Rizhkov.

Para llegar a esa céntrica plaza de la capital, los moscovitas marcharon 2,5 kilómetros con pancartas que exigieron la dimisión del líder del partido del Kremlin, Rusia Unida, y recordaron a las autoridades que no han olvidado las masivas falsificaciones que se registraron en todo el país en las parlamentarias de diciembre.

Muchos se enfrentaron al frío ataviados con abrigos de piel, calzados con "válenki" (típicas botas de lana rusas), con la cara tapada por pañuelos y bufandas para evitar congelaciones, mientras que algunos nacionalistas se pusieron máscaras integrales para impedir que se les vea la cara.

La oposición exigió la dimisión del presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), Vladímir Chúrov, la liberación de los presos políticos, la anulación de los resultados de las elecciones parlamentarias de diciembre y la convocatoria de nuevos comicios.

Además exigieron a las autoridades que Grigori Yavlinski, del partido liberal "Yábloko", cuya candidatura a la Presidencia fue rechazada por el CEC al no poder éste reunir dos millones de firmas válidas, pueda concurrir a los comicios presidenciales.

Moscú terminó por confirmarse como el gran bastión de la oposición para que no decaigan los ánimos de los descontentos con el oficialismo y sus modos de proceder, a pesar del frío y la feroz campaña del Kremlin para desvirtuar y deslegitimar sus argumentos.

Y es que el oficialismo representado por Rusia Unida, el partido del primer ministro, y los múltiples movimientos juveniles en los que se sostiene, sacaron hoy la artillería pesada a las calles de la capital rusa, donde según la policía lograron reunir a cerca de 140.000 personas.

Muchos partidarios del primer ministro llegaron a Poklonnaya Gora en decenas de autobuses de empresas públicas como "Correos de Rusia" o "Canal de Moscú", lo que a buen seguro hará resurgir las sospechas de que muchos de sus trabajadores fueron obligados a participar en el acto.

Los manifestantes portaron pancartas que rezan "No al caos, sí a Putin" y "Putin, el mejor".

El propio Putin apoyó hoy la manifestación de Moscú y dijo que a ella asistirán "las personas que expresarán con honestidad su postura antinaranja", en alusión a la Revolución Naranja de Ucrania, a los que mostró su agradecimiento.

Curiosamente bajo el mismo lema que la oposición -Por unas elecciones limpias- más de dos mil personas se manifestaron a favor del primer ministro en la ciudad siberiana de Cheliábinsk, mientras que alrededor de un millar, según los organizadores, hicieron lo propio en otro gélido núcleo de Siberia, Kémerovo.

Otras tres mil personas se manifestaron a favor del jefe de Gobierno ruso en la ciudad europea de Rostov de Don, según fuentes policiales, y el mismo número de ciudadanos apoyaron a Putin en la ciudad siberiana de Kurgán y también en Petropavlovsk-Kamchatski, en el Extremo Oriente ruso.

En la ciudad europea de Voronezh salieron a las calles para apoyar a su primer ministro hasta quince mil ciudadanos, según las autoridades locales.