Más de 1.400 procesados por los disturbios de Londres

Londres (Telemadrid)

internacional

| 23.08.2011 - 16:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El número de personas procesadas por su implicación en los disturbios de Londres entre el 6 y el 9 de agosto es de 1.406, de las que 157 han sido ya condenadas, según datos divulgados hoy por el Ministerio británico de Justicia.

Los tribunales británicos han permanecido abiertos durante la noche y los fines de semana, ante el elevado volumen de sospechosos que se enfrentan a acciones judiciales por su participación en los actos de violencia callejera ocurridos en Londres y otras ciudades inglesas hace dos semanas.

Las últimas cifras divulgadas por el Ministerio de Justicia indican que, de los 1.406 procesados, 157 fueron condenados, 327 fueron puestos en libertad bajo fianza y casi 800 permanecen en prisión provisional a la espera de juicio.

Aunque normalmente el porcentaje de acusados que ingresan en prisión tras comparecer ante un juez es del 10 por ciento, en el caso de los vinculados a los disturbios asciende hasta el 62 %.

Uno de los últimos condenados fue un hombre de 21 años que recibió hoy una pena de cuatro meses, después de que colgara durante 20 minutos en Facebook una invitación en la que incitaba a cometer disturbios en una localidad del norte de Gales

En una vista celebrada hoy, David Glyn Jones, de Bangor, Gwynedd, fue acusado de haber colgado en el portal social el siguiente mensaje: "Vamos a comenzar disturbios en Bangor".

Al parecer, un excolega lo leyó en la página de Facebook y alertó a la policía

La ola de violencia callejera que azotó a varias ciudades inglesas comenzó la noche del 6 de agosto en el barrio de Tottenham, al norte de Londres, cuando una marcha pacífica de protesta por la muerte de un hombre a disparos de la policía derivó en graves disturbios.

Los incidentes se extendieron más tarde a otras zonas de la capital británica y a varias ciudades inglesas y tuvieron como consecuencia la muerte de cinco personas.