Malestar en el Gobierno por la visita de David Cameron a Gibraltar

Rajoy: "No me gusta que Cameron vaya a Gibraltar para hacer una campaña que debe hacerse en Reino Unido"

El primer ministro británico llega hoy a Gibraltar para defender la continuidad de Reino Unido en la UE

El presidente del Gobierno recalca que para España, Gibraltar es "español gane el 'brexit o se pierda"

Margallo dice que si se consuma el "brexit", España tendría que hablar con el Reino Unido sobre la cosoberanía

internacional

| 16.06.2016 - 09:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El primer ministro británico, David Cameron, visita este jueves Gibraltar para participar en los actos de apoyo a la permanencia en Europa del Reino Unido y en la campaña "Gibraltar Stronger In Europe" en el referéndum que se celebrará el próximo 23 de junio.

El Gabinete de Cameron comunicó ayer al del presidente del Gobierno que el primer ministro del Reino Unido realizaría hoy una visita de dos horas a Gibraltar en el contexto de la campaña en contra del "brexit".

RAJOY: NO A LA CAMPAÑA EN GIBRALTAR

Y hoy el presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, ha asegurado que no le "gusta" que el primer ministro británico, David Cameron, vaya a Gibraltar.

"Al Gobierno no le gusta que el señor Cameron vaya a Gibraltar –ha afirmado rotundo Rajoy en una entrevista en RNE - lo que se debate es que Reino Unido se queda en la UE o sale de la UE y la campaña para eso debería hacerse en Reino Unido y no en Gibraltar",

Tras asegurar que hay que ver lo que ocurre la próxima semana en el referéndum, ha recalcado que para España, Gibraltar es "español gane el 'Brexit o se pierda". Eso sí, ha señalado que la salida de Reino Unido de la UE sería un "paso atrás" y un "retroceso" y haría "mucho daño" tanto a economía británica, que "tardaría mucho tiempo en recuperarse", como a las demás economías.

NO HABRÁ QUEJA DIPLOMÁTICA

Al ser preguntado si va a elevar alguna queja o protesta diplomática por la visita de Cameron a Gibraltar, Rajoy ha dicho que no porque "ya lo saben" y, de hecho, ha señalado que ese malestar ya se lo trasladaron este miércoles en las conversaciones que mantuvieron los gabinetes de ambos gobiernos y con la Embajada. "Ya saben perfectamente cuál es la posición de nuestro país", ha resaltado.

En efecto, ayer el Gabinete del presidente del Gobierno reiteró la conocida posición contraria de España a este tipo de visitas. Cameron participará en un acto a las 17,30 en el Peñón, en el que estará acompañado por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo.

SITUACIÓN COLONIAL

Nada más conocer la noticia, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, incidió en la condición de colonia de Gibraltar y subrayó que Naciones Unidas urge año tras año a negociar para poner fin a esta situación colonial.

El ministro recuerda que España desea "fervientemente" que el Reino Unido permanezca en la UE y advierte de que si se consuma el "brexit", España tendría que hablar con el Reino Unido para llegar a "algún tipo de acuerdo sobre cosoberanía en Gibraltar".

Madrid y Londres deberían volver a negociar la cosoberanía de Gibraltar en caso de que la opción de abandonar la UE (Brexit) triunfara en el referéndum del próximo 23 de junio en el Reino Unido, ha avisado García-Margallo.

El ministro ha subrayado que España y el Reino Unido son "socios y aliados", si bien mantienen "profundas diferencias" en torno a la cuestión de Gibraltar, unas divergencias que España no quiere que interfieran en la amistad con el Reino Unido. Precisamente por ser un territorio pendiente de descolonización, Naciones Unidas urge año tras año a España y a Reino Unido a poner fin a esta situación colonial a través de negociaciones bilaterales.

García-Margallo ha remarcado que España, como ha puesto de relieve recientemente en la ONU, ha de hacer frente a comportamientos "irresponsables" de las autoridades gibraltareñas y a graves problemas que se originan en el Peñón, como el contrabando de tabaco y otros derivados de que Gibraltar sea "un paraíso fiscal, que ofrece anonimidad y secreto a evasores de impuestos y a todos aquellos que prefieran que sus identidades permanezcan ocultas en los flujos financieros que manejan".

Ha recordado también que la Comisión Europea tiene abierta una investigación sobre el régimen fiscal gibraltareño y que Gibraltar se comporta también con "escaso o nulo respeto" hacia el medio ambiente en la Bahía de Algeciras.

Han pasado 48 años desde la última vez que un primer ministro británico pisó el Peñón. Hasta ahora, el último primer ministro británico en visitar Gibraltar fue Harold Wilson, el 9 de octubre de 1968, para reunirse con el jefe del Gobierno de Rhodesia, Ian Smith, en un buque inglés de 12.000 toneladas que estuvo fondeado en aguas del puerto de la colonia.