Macri presta juramento ante el Congreso como nuevo presidente de Argentina

Macri recibe el bastón de mando y la banda presidencial en la Casa Rosada

Cristina Fernández no acudió al acto con las delegaciones internacionales

Hace un llamamiento a un "proyecto común", "sin prejuicios ni rencores"

internacional

| 10.12.2015 - 16:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Mauricio Macri, líder del frente conservador Cambiemos, prestó hoy su juramento ante el Congreso como presidente de Argentina, para un mandato de cuatro años. 'Yo, Mauricio Macri, juro por Dios, nuestro Señor y estos Santos Evangelios, desempeñar con lealtad y honestidad el cargo de presidente de la Nación, y observar y hacer observar con fidelidad la Constitución de la Nación argentina. Si yo no lo hiciere, que Dios y la patria me lo demanden", dijo Macri.

Mauricio Macri tomo posesión hoy de la Presidencia de Argentina en un traspaso atípico, marcado por la ausencia de su antecesora, Cristina Fernández, y con un llamamiento a la unidad de los argentinos para dejar de lado la confrontación y aprender "el arte del acuerdo". "Gracias por acompañarnos. Tenemos que seguir juntos, esta Argentina la construimos todos juntos", exclamó Macri, asomado a uno de los balcones de la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, ante una multitud congregada en la Plaza de Mayo, con banderas argentinas.

Con la banda presidencial cruzada, el bastón de mando en la mano y acompañado por su tercera esposa, la diseñadora Juliana Awada, y la pequeña hija de ambos, Antonia, el gobernante dijo a los congregados ante la Casa de Gobierno que su equipo tiene "mucha vocación por hacer para que los argentinos vivan mejor".

Entre exultante y emocionado, Macri, de 56 años, los últimos ocho como alcalde de Buenos Aires, se lanzó a bailar en el balcón de la Casa Rosada, un lugar simbólico del poder en Argentina, mientras la vicepresidenta, Gabriela Michetti, se arrancó a cantar.

POLÉMICA POR EL CEREMONIAL

Minutos antes, dentro de la sede del Ejecutivo, Macri había recibido los atributos de mando, eje de una insólita puja que por días le enfrentó con la expresidenta Cristina Fernández.

Macri quiso retomar la tradición previa al kirchnerismo y recibir los atributos en la Casa Rosada, mientras que Fernández pretendía entregárselos en el Congreso, una costumbre que estrenó su fallecido marido, Néstor Kirchner, y que había seguido ella misma en la toma de posesión de sus dos mandatos.

Finalmente, el ahora presidente recurrió a la Justicia, que limitó el mandato de Fernández a la medianoche del miércoles y despejó a Macri el camino para organizar su protocolo de investidura.

En una situación sin precedentes, en las doce horas que transcurrieron entre el final del mandato de Fernández y la asunción de Macri, el país estuvo formalmente a cargo del senador Pinedo, quien fue finalmente quien entregó el bastón y la banda al nuevo mandatario.

LLAMAMIENTO A LA UNIDAD

Una multitud en las calles de Buenos Aires saludó el paso del nuevo gobernante que, escoltado por el cuerpo de Granaderos a caballo, hizo su primera parada en el Congreso, donde juró "por Dios" desempeñar "con lealtad y honestidad" el cargo de presidente durante los próximos cuatro años.

En el recinto legislativo y los palcos, miembros del frente conservados Cambiemos, que llevó a Macri al poder, pero también de otras fuerzas, incluso del kirchnerista Frente para la Victoria, dividido sobre su asistencia al Congreso y su solidaridad con Cristina Fernández.

No hubo abucheos desde el kirchnerismo para el nuevo presidente, interrumpido varias veces por los aplausos de los legisladores en un discurso de 25 minutos en el que no adelantó ninguna medida concreta y se limitó a enunciar sus promesas de campaña: pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y contra la corrupción.

Para lograr estos y otros objetivos, subrayó, será fundamental dejar de lado las "confrontaciones" que han llevado a los argentinos "por caminos errados". "Convoco a todos a aprender el arte del acuerdo. (...) Quiero ser el presidente de la integración y la colaboración entre distintos sectores, el presidente del trabajo en una Argentina unida y de pie", sostuvo.

Macri dijo asimismo que buscará la "unidad y la cooperación de América Latina y del mundo"."Somos hijos de este tiempo y tratamos de comprenderlo sin prejuicios ni rencores. Creemos en la unidad y la cooperación de América Latina y del mundo en el fortalecimiento de la democracia como única posibilidad para superar las confrontaciones", señaló.

Casi medio centenar de delegaciones extranjeras acudieron hoy en Buenos Aires a los distintos actos de asunción de Macri.

Entre los visitantes, el rey emérito Juan Carlos de España y ocho presidentes latinoamericanos, la chilena Michelle Bachelet, el ecuatoriano Rafael Correa, el colombiano Juan Manuel Santos, el boliviano Evo Morales, la brasileña Dilma Rousseff, el uruguayo Tabaré Vázquez, el peruano Ollanta Humala y el paraguayo Horacio Cartes. Además, asistieronn a la ceremonia de asunción presidencial el vicepresidente de la Comisión Europea, el letón Valdis Dombrovskis y la responsable de América Latina del Departamento de Estado estadounidense, Roberta Jacobson.