Los yihadistas secuestran a 78 personas en el norte de Irak

Ajusticiamiento de prisioneros en Irak

internacional

| 31.01.2015 - 13:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) secuestró a 78 personas, 15 trabajadores de una compañía estatal de petróleo en Kirkuk y 63 campesinos cerca de Tikrit, en el norte de Irak, informaron fuentes oficiales.

Una fuente de la Policía iraquí explicó a Efe que combatientes del EI que atacaron ayer Kirkuk ocuparon varias horas un campo de petróleo administrado por la compañía North Oil Company (NOC), situado a 25 kilómetros al sureste de la ciudad y de donde se llevaron a los 15 trabajadores.

Cuando las fuerzas de la región autónoma del Kurdistán, los "peshmergas", recuperaron el control del campo no hallaron a los trabajadores que se encontraban en el lugar.

Asimismo, el grupo yihadista secuestró a 63 pastores y agricultores, la mayoría de ellos del clan tribal Al Yabur, en las poblaciones de Al Alam, Al Dur y Al Buayil, al oeste de Tikrit, capital de la provincia de Saladino. La fuente precisó que los secuestrados fueron trasladados a un lugar desconocido.

El EI aprovechó ayer el mal tiempo reinante en el norte de Irak para lanzar una amplia ofensiva contra la localidad de Kirkuk, que lograron contener las fuerzas kurdas. Los "peshmergas" recuperaron en varias horas las zonas que habían caído bajo el control de los yihadistas.

Los choques dejaron decenas de muertos en las filas del EI y ocho fallecidos entre las fuerzas kurdas, incluido un general, así como 50 heridos.

El Estado Islámico proclamó el verano pasado un califato en amplias zonas de Siria e Irak, que logró controlar con una rapidez que sorprendió tanto a las autoridades locales como a la comunidad internacional.

Desde entonces, el grupo yihadista ha intentado ampliar el territorio bajo su mando, donde no duda en imponer a hierro y fuego su interpretación extremista de la ley islámica.