Hamon y Valls en cabeza de las primarias, según los primeros resultados

Los votantes socialistas buscan a un líder que una a la dividida izquierda

Los votantes socialistas buscan a un líder que una a la dividida izquierda

internacional

| 22.01.2017 - Actualizado: 22:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El exministro de Educación Benoît Hamon y el ex primer ministro Manuel Valls encabezan el resultado de la primera vuelta de las primarias de los socialistas franceses celebrada este domingo, según los primeros recuentos. Se trata de los resultados del escrutinio de las primeras 3.090 mesas electorales, de las más de 7.500 que recogieron sufragios en Francia metropolitana y ultramar.

Socialistas y simpatizantes acudieron hoy a los cerca de 7.500 centros de votación repartidos por todo Francia con el deseo de encontrar a un candidato presidencial que una a la atomizada izquierda gala. En la junta municipal del segundo distrito, a pocos metros de la céntrica Bolsa de París, los votantes socialistas pasaron con cuentagotas durante la mañana, un reflejo de los primeros datos de participación ofrecidos por el gobernante Partido Socialista.

Entre las 9.00 horas local y el mediodía, la afluencia se situó en 400.000 personas, prácticamente la mitad que la registrada en 2011, cuando se situó en 750.000, y un tercio de la alcanzada por las primarias del centro-derecha de noviembre de 2016.

Esta junta municipal, situada en la calle de La Banque, registró poco trasiego durante una buena parte la mañana, aunque los miembros de la mesa matizaron que a primera hora acudió bastante gente. Pocos fueron los electores accedieron a ser filmados mientras votaban. Algunos expresaron su desconfianza a que su imagen fuese divulgada, porque trabajan para las administraciones públicas.

Clara, una joven estudiante, accedió a hablar sobre unas votaciones que considera "cruciales", pues la izquierda se arriesga a quedar relegada del segundo turno como ocurrió en 2002, cuando se jugaron la votación el conservador Jacques Chirac y el ultraderechista Jean-Marie Le Pen.

De entre la terna favorita, la estudiante, de 25 años y militante socialista, reconoció que dudó entre los exministros Arnaud Montebourg y Benoît Hamon, los dos candidatos que pelean por pasar al segundo turno del 29 de enero para medirse al ex primer ministro Manuel Valls, favorito según los sondeos. "He dudado hasta última hora, pero creo que alguien como Benoît Hamon puede encarnar los valores de la izquierda", comentó a Efe la joven.

Sea el aspirante presidencial Valls, Montebourg o Hamon, que representan la izquierda centrista, la clásica y la moderna, respectivamente, el panorama para ellos no es optimista, de acuerdo con las encuestas. Los tres serían ampliamente adelantados, por este orden, por el candidato de la derecha, François Fillon, y por la ultraderechista Marine Le Pen.

Serían también superados por un notable margen por el liberal-socialista Emmanuel Macron y el radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon, ambos disidentes socialistas. Las mesas electorales del primer turno de las primarias socialistas para determinar qué dos candidatos van al segundo turno en las presidenciales de 2017 están abiertas en Francia desde las 9.00 hora local (8.00 GMT) y hasta las 19.00 hora local (18.00 GMT).

Para poder votar no hace falta ser militante, basta con estar inscrito en las listas electorales, firmar una declaración sobre los valores socialistas y ecologistas y pagar un euro. Junto a Valls, Montebourg y Hamon, participan en las primarias otros cuatro aspirantes: el exministro Vincent Peillon, la radical de izquierdas Sylvia Pinel, el ecologista François de Rugy y el demócrata Jean-Luc Bennahmias.

La probable baja participación en estos comicios internos se atribuye al desgaste con el gobierno del actual presidente, el socialista François Hollande, considerado el más impopular en Francia en las últimas décadas.