Los resultados definitivos confirman a Martelly como presidente de Haití

Michel Martelly (AFP Photos)

internacional

| 21.04.2011 - 11:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití ha dado a conocer los resultados definitivos de las elecciones presidenciales y legislativas celebradas en marzo pasado en el país, que otorgan la Presidencia al cantante Michel Martelly. El candidato obtuvo 716.986 votos, lo que representa un 67,57 % de los sufragios, tal como se había anunciado cuando se publicaron los resultados provisionales.

Martelly tiene ante si el reto de sacar adelante los planes de reconstrucción de un Haití devastado por su pobreza extrema y cuya situación se agravó por los efectos de un terremoto que, en enero de 2010, dejó más de 300.000 muertos y por una epidemia de cólera que se ha cobrado la vida de cerca de 5.000 personas en seis meses.

Las autoridades electorales dieron también a conocer los resultados de las elecciones legislativas, en las que el partido oficialista, Inite, se confirmó como primera fuerza con 33 diputados y tres nuevos senadores. La formación de oposición Alternativa consiguió siete diputados y otros tres senadores, mientras que el partido de Martelly, Respuesta de los Campesinos, obtuvo tres diputados.

Los votantes eligieron también dos diputados independientes, según los resultados, que indican que se perfila una nueva fuerza política, "Lavni" (Futuro), que obtuvo un senador y siete diputados. El CEP anunció que el 29 de mayo se celebrará una segunda vuelta en tres circunscripciones en las que la primera fue anulada y se celebró el 20 de marzo, fecha de la segunda ronda en el resto del país.

Tras el anuncio oficial de resultados debe comenzar el proceso de inscripción de los legisladores en el Parlamento, una compleja fase que debe concluir con la formación de la Asamblea Nacional (bicameral) el 25 de abril. Para esa fecha todos los parlamentarios deben haber cumplimentado los requisitos necesarios para recibir la documentación con la que se registrarán en las Cámaras.

Todos este proceso se verá acompañado de las negociaciones necesarias para la formación de los bloques parlamentarios con los que el presidente electo deberá, a su vez, tratar la designación del primer ministro. Además, antes del 9 de mayo, fecha de fin de la legislatura, debe aprobarse una reforma de la Constitución que persigue simplificar la vida política y, en particular, los procesos electorales.

A todo esto, el presidente electo, Michel Martelly, en su primer viaje, en Washington, recibió de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, la garantía de que EEUU caminará todo el trayecto de la reconstrucción del país caribeño junto a él y apoyará sus proyectos. "Los haitianos pueden tener por delante un largo camino, pero mientras lo recorren, EEUU estará con ellos durante todo el trayecto", aseguró la jefa de la diplomacia estadounidense. "El proceso de reconstrucción avanza con una lentitud desesperante", sostuvo Martelly, quien prometió, no obstante, trabajar "sin cesar" en la reorganización de la ayuda internacional. "Cuento realmente con usted para garantizar que la reestructuración de la ayuda internacional sea efectiva", dijo a Clinton.

La secretaria de Estado dijo ser consciente de que transformar el país más pobre del continente americano requiere liderazgo, pero recalcó que durante la campaña electoral percibió que Martelly tiene ese don.

Martelly explicó que pretende acometer "todas las reformas útiles y necesarias" para garantizar que Haití se convierta "en un miembro pleno de la modernidad del siglo XXI".Para ello quiere dar "nueva vida al sector empresarial y desarrollar las capacidades de las instituciones gubernamentales y de la sociedad civil.

Se refirió también al papel de la Misión de Naciones Unidas para la estabilización de Haití (Minustah) y a su idea expresada durante la campaña de que se lleve a cabo una salida progresiva de sus efectivos una vez que el país caribeño disponga de una fuerza propia.