Los rebeldes piden hasta 3.000 millones dólares de los fondos bloqueados a Gadafi

internacional

| 03.05.2011 - 17:09 h
REDACCIÓN
Más sobre: LibiaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Consejo Nacional Transitorio (CNT) pedirá que se le facilite el acceso a hasta 3.000 millones de dólares de los fondos de Muamar al Gadafi que han sido bloqueados en varios países, anunció hoy a EFE Yalal al Galal, portavoz del máximo órgano de dirección de los insurgentes libios.

El Ejecutivo rebelde solicitará entre 2.000 y 3.000 millones de dólares en préstamos y ayuda a los países que tengan en su poder activos pertenecientes a Gadafi o su entorno, y que hayan sido congelados en el marco de las sanciones contra el régimen libio.

"La mayor parte del dinero será concedido bajo forma de préstamos", explicó Galal, quien se mostró esperanzado en que su gobierno pueda obtener la totalidad de lo que está pidiendo a la comunidad internacional.

La petición será tratada en la conferencia internacional que se prevé celebrar el próximo 5 de mayo en Roma en la que la comunidad internacional estudiará posibles salidas al conflicto en Libia y en la que la economía será un asunto clave.

El encargado de Asuntos Exteriores del CNT, Mahmud Yibril, presentará dicha solicitud en Italia, a donde partió hoy tras haber abandonado la ciudad de Bengasi este mediodía.

Los fondos se destinarán principalmente a la economía de las zonas bajo el control de los rebeldes, es decir el este de Libia, con Bengasi como su capital y sede del órgano director de los sublevados.

"Con ese dinero pagaremos los salarios de los funcionarios (del CNT)", explicó Galal y añadió que además proveerán a la población de bienes de primera necesidad y suministros médicos, que empiezan a escasear.

Según el portavoz, el CNT todavía tiene fondos para unas tres o cuatro semanas.

La economía del este de Libia se ha visto profundamente afectada por el conflicto y se encuentra prácticamente paralizada desde el comienzo de las revueltas el pasado 16 de febrero, especialmente la industria petrolera, que empleaba a muchísimos trabajadores de la región.