Los marroquíes aprueban la reforma constitucional

internacional

| 02.07.2011 - 16:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El rey Mohammed VI de Marruecos logró una mayoría abrumadora en un referendo sobre las reformas constitucionales que había propuesto en un intento por aplacar las protestas callejeras de la llamada "primavera árabe", en un desafío a aquellos que dicen que no ha recortado suficientemente sus poderes.

Los resultados preliminares de la consulta del viernes mostraron que el 98,5 por ciento de los votantes estuvo a favor de la nueva Constitución, según el ministro del Interior Taib Cherkaoui, que dio los datos con un recuento del 94 por ciento de las urnas. Los resultados finales podrían tardar días, al tener que sumar el voto de los marroquíes en el exterior.

La nueva Constitución garantiza explícitamente poderes ejecutivos al Gobierno, pero mantiene al rey como jefe del gabinete, del Ejército, de las autoridades religiosas y del poder judicial.

Con una participación de casi el 73 por ciento, el resultado se considerará como un voto de confianza al líder de la dinastía más longeva del mundo árabe. Además será seguido de cerca por las monarquías del golfo Pérsico, que hasta ahora han ignorado las peticiones de reformas internas.

"Sabíamos desde el principio que el referéndum saldría a favor de la reforma, pero no necesariamente por buenas razones", dijo Ouidad Melhaf, una activista del llamado "movimiento del 20 de febrero" de protestas callejeras.

"La pobreza, analfabetismo y miedo al estado, ampliamente extendidos, desempeñaron un papel clave en el resultado de la votación", agregó, y señaló que el movimiento retomará sus protestas habituales el domingo.

Otros denunciaron que sólo hubiera 13 millones de votantes registrados, cuando hay casi 20 millones de marroquíes en edad de votar, y pusieron en duda la elevada participación.

"Las cifras de participación fueron manipuladas", dijo Fatalá Arsalane, del partido islamista Justicia y Espiritualidad, prohibido por las autoridades pero que es el mayor grupo organizado de oposición al rey.

"Nuestros activistas siguieron los colegios electorales en todo el país y lo que han visto está muy por debajo de la cifra facilitada por el ministerio".