Los líderes de los principales partidos votan en Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, depositando su voto en la urna

internacional

| 18.09.2016 - 11:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los líderes de los cuatro partidos con representación parlamentaria en la Duma (cámara baja) rusa votaron en Moscú en las primeras horas de la jornada electoral que se celebra hoy en toda Rusia.

El primer ministro y líder del oficialista Rusia Unida (RU), Dmitri Medvédev, acudió a su colegio a depositar el voto acompañado de su esposa.

Los sondeos no dejan lugar a dudas sobre que RU volverá a dominar la Duma, aunque se le atribuye una intención de voto del 41 %, la más baja de su historia, lastrada por la crisis económica.

El líder del ultranacionalista Partido Liberal Democrático, Vladímir Zhirinovski, fue el más madrugador, y aunque conocido por sus excesos verbales y su histrionismo, prefirió esta vez no hacer declaraciones a la prensa.

Su partido, al que las encuestas dan esta vez el segundo puesto en la Duma, por delante de los comunistas, siempre apoya las iniciativas legales del oficialista Rusia Unida.

El veterano líder del Partido Comunista, Guenadi Ziugánov, apeló a los valores del trabajo al depositar su voto en la urna.

"El presidente (Vladímir Putin) ha llamado a que votemos por Rusia. Yo voto por la Rusia que ama el trabajo, que conoce la historia y que respeta los principales valores", señaló.

También acudió a votar temprano el líder del socialdemócrata Rusia Justa, Serguéi Mirónov.

Más de 10 % de los rusos ya habían votado a las 11.00 hora de Moscú (08.00 GMT), según el dato de participación ofrecido por el vicepresidente del Comité Electoral Central (CEC) ruso, Nikolái Buláev.

"Las tendencias para las 11.00 no son determinantes. En general, a esta hora la participación es del 10 %", dijo Buláev en su comparecencia.

Agregó que la participación es muy dispar en distintas regiones del país habida cuenta de que Rusia tiene once husos horarios.

En algunas ya votaron más del 60 % de los ciudadanos convocados, y en otras, como Jabárovsk o Primórie (en el lejano oriente ruso), lo han hecho poco más del 30 %.

Los colegios electorales cerraron en las dos regiones más septentrionales del lejano oriente (Kamchatka y Chukotka), las primeras en inaugurar anoche la maratoniana jornada que concluirá a las 18.00 GMT de hoy en el enclave de Kaliningrado, a orillas del mar Báltico, el punto más occidental.

Otras regiones orientales también están a punto concluir la jornada electoral, y la tendencia observada es que la participación en la mayoría de ellas ha descendido en comparación con las parlamentarias de hace cinco años.

Unos 110 millones de rusos están convocados para elegir una nueva Duma de Estado.

El partido del Kremlin, Rusia Unida, es una vez más el gran favorito en estos comicios en los que no se esperan sorpresas.

La prioridad de las autoridades es garantizar que no se repitan las protestas masivas que siguieron a los comicios de 2011 tras las denuncias de fraude en favor de Rusia Unida, pero también que no quepan dudas sobre la limpieza del proceso.

Catorce partidos aspiran a obtener escaños en estos comicios que por primera vez desde 2003 se celebran con un sistema mixto: de los 450 diputados, 225 serán elegidos por listas de partido y los otros 225 por circunscripciones mayoritarias unipersonales.