Los forenses encuentra restos ADN en ropa de mujer agredida por Strauss-Kahn

Strauss Kahn (AFP Photos)

internacional

| 24.05.2011 - 09:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Los servicios de investigación forense de Nueva York han encontrado restos de ADN del ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn en la camisa que llevaba la mujer que lo acusó de abuso sexual e intento de violación, según informó la cadena de televisión NBC. El medio, que cita fuentes de la investigación, indicó que dieron positivo las pruebas de ADN que habían contrastado y que siguen analizando otras pruebas en la escena del presunto delito, ocurrido el pasado 14 de mayo en una de las habitaciones de un lujoso y céntrico hotel de Manhattan.

Los investigadores, recuerda esa cadena de televisión, ya tomaron muestras genéticas a Strauss-Kahn cuando fue detenido, y con ese material se han contrastado los restos de ADN encontrados en la camisa de la empleada de ese hotel, una inmigrante guineana de 32 años.

Además de esa cadena de televisión, otros medios neoyorquinos como The New York Post señalaron que los investigadores habían encontrado restos de semen del político y economista francés, de 62 años, en la ropa de la mujer. Asimismo, ese rotativo indicó que la Policía de Nueva York ya había notificado a las autoridades francesas los resultados de esas pesquisas.

DSK, como es llamado por la prensa, está acusado formalmente de siete cargos por abuso sexual e intento de violación, contra una empleada de la limpieza de hotel en que se alojaba. Son unos delitos por los que si es declarado culpable tendrá que enfrentarse a penas de 3 a 25 años por cada uno de ellos según su gravedad, y por los que tendrá una próxima vista judicial el 6 de junio.

Dominique Strauss-Kahn fue detenido el 14 de mayo en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York cuando estaba a bordo de un avión que iba a despegar con dirección a París. Tras su detención, su defensa dejó entrever que DSK podría haber mantenido una relación sexual de mutuo acuerdo con la mujer, lo que ésta negó categóricamente durante su comparecencia ante un gran jurado de un tribunal neoyorquino el pasado jueves.

DSK, también exministro de Economía francés, flirteó además sin éxito con otras dos empleadas del lujoso hotel en que se alojó desde el 13 de mayo, pues por separado las invitó a tomar una bebida con él y a una de ellas a subir a su habitación al término de su turno de trabajo, informó la cadena de televisión CNN. Una de las empleadas, según las fuentes anónimas citadas por esa cadena de televisión, describió a las autoridades la actitud de DSK como "de coqueteo".

OTRA AGRESIÓN HACE AÑOS

Entre las revelaciones surgidas desde su detención, la prensa gala señaló que poco antes de ocurrir piropeó, en voz alta y groseramente, a una de las azafatas del vuelo, además de que se ha sabido que otra periodista francesa se vio involucrada hace años en un intento de agresión sexual cuando fue a entrevistarlo. Al político y economista socialista francés, casado con la periodista Anne Sinclair y padre de cuatro hijas de anteriores matrimonios, la justicia estadounidense le ha impuesto condiciones muy restrictivas para concederle la libertad bajo fianza.

Después de haber pasado cuatro días en la prisión neoyorquina de Rikers Islands, está en arresto domiciliario tras haber abonado una fianza de un millón de dólares y entregado un aval bancario por otros cinco millones. Así, el juez Michael Obus le obliga a portar una pulsera electrónica y a estar vigilado las 24 horas del día por un guardia armado como mínimo y también a través de un sistema de vídeo, a su propio coste, que se ha estimado en unos 200.000 dólares mensuales.

Las dificultades que su esposa tuvo para alquilar un apartamento el pasado viernes llevó al juez a autorizar su salida a una residencia temporal, propiedad de la empresa de seguridad neoyorquina que lo custodia.