Los choques entre el ejército y desertores se desplazan al norte de Siria

El Consejo de Seguridad se reunirá este miércoles para analizar la situación

internacional

| 04.10.2011 - 20:29 h
REDACCIÓN
Más sobre: siriaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Los enfrentamientos entre las tropas fieles al presidente sirio, Bachar al Asad, y militares desertores se recrudecieron hoy en la zona de Yabal al Zauya, fronteriza con Turquía, donde fallecieron al menos cinco personas.

El activista opositor de los Comités de Coordinación Local en Siria, Hozam Ibrahim, explicó a Efe que los choques se desencadenaron después de que unos 25 soldados desertasen en las aldeas de Kaferhaya, Shinan y Sarya.

"Estas deserciones dieron comienzo a una amplia operación militar que incluyó el bombardeo por parte del ejército de estas aldeas", denunció Ibrahim.

En la ofensiva desatada en la zona montañosa de Yabal al Zauya, situada en la provincia septentrional de Idleb, murieron tres militares y un civil, que perdió la vida por el impacto de cohetes lanzados durante los choques.

También en Idleb, falleció un hombre de unos 35 años de edad cuando era perseguido por las fuerzas de seguridad en una zona boscosa entre los pueblos de Kafruma y Al Bara, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Durante los últimos días, el norte de la provincia de Idleb ha sido escenario de enfrentamientos entre las fuerzas leales al régimen de Al Asad y militares desertores, que supuestamente se esconden en las montañas de la zona.

En este sentido, Ibrahim aseguró que "la campaña militar se ha trasladado de la localidad central de Al Rastan -que estuvo sitiada por el ejército durante cinco días- a zonas de Yabal Zauya".

En ese asedio murieron al menos 130 personas y más de 2.000 fueron detenidas, según las cifras provisionales facilitadas hoy a Efe por el miembro del Consejo Nacional Sirio, Omar Edelbe.

La operación se desarrolló entre los pasados 27 de septiembre y 2 de octubre, cuando las fuerzas de seguridad y los "shabiha" (matones) se enfrentaron al denominado batallón de Jaled ben Walid, integrado por soldados desertores.

Mientras que el régimen asegura que el ejército tomó el control de la ciudad tras enfrentarse con "grupos armados terroristas", los opositores afirman que las tropas desertoras se retiraron.

Y a las voces de los militares disidentes se unió hoy desde Turquía, donde ha buscado refugio, la del coronel desertor sirio Riad Al Asad, quien instó a las diversas formaciones opositoras a buscar la unidad.

Riad Al Asad, que formó el grupo opositor armado "Ejército Libre de Siria", definió al actual Gobierno de Damasco como un "régimen asesino", en declaraciones recogidas por la agencia semioficial turca Anatolia.

Mientras, cada vez son más los militares que abandonan las filas del ejército y los opositores se han agrupado en el Consejo Nacional Sirio, creado en Estambul hace dos días, la represión del régimen no cesa.

En la provincia de Homs (norte), aparecieron hoy los cadáveres de cuatro civiles, tres de los cuales fallecieron en un control policial.

Además, las organizaciones opositoras revelaron que al menos 19 estudiantes fueron detenidos hoy en manifestaciones antigubernamentales en Hasaka, en el noroeste, y en la localidad costera de Banias.

En cuanto a las campañas de arrestos, un activista llamado Ibrahim dijo que el hermano y el sobrino del dirigente del Consejo Nacional Sirio, Borhan Golion, fueron detenidos por las fuerzas de seguridad, aunque no pudo especificar la fecha ni el lugar.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones que las autoridades sirias han impuesto a los periodistas para trabajar.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que acusa a grupos armados y terroristas de estar detrás de ellas, y que se han cobrado la vida de unas 2.700 personas, según cifras de la ONU.

El Consejo de Seguridad se reunirá este miércoles para analizar la situación de Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU podría someter mañana a votación el proyecto de resolución presentado por los países de la Unión Europea (UE) contra Siria, en el que se condena contundentemente la represión contra los manifestantes pacíficos aunque no incluye sanciones contra Damasco.

Fuentes diplomáticas europeas confirmaron hoy a Efe que el Consejo de Seguridad se reunirá mañana para analizar la situación en Siria y que la votación sobre el texto presentado la semana pasada por Francia, Reino Unido, Alemania y Portugal podría producirse alrededor de las 21.00 GMT.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad seguían negociando este lunes para tratar de acercar posturas sobre el proyecto de resolución, según las mismas fuentes, que indicaron que esas negociaciones se centraban sobre todo en tratar de reducir la oposición de Rusia al texto.

"Esperamos que los miembros del Consejo de Seguridad se movilicen y apuesten por defender el respeto a los derechos humanos en Siria mandando un claro mensaje al presidente Bachar al Asad", señaló un diplomático europeo a Efe bajo condición de anonimato y que se mostró convencido de que el texto llegará a votarse el martes.

Los cuatro miembros de la UE que ocupan un lugar en el máximo órgano internacional de seguridad esperaban votar el pasado viernes su propuesta de resolución, pero los esfuerzos diplomáticos no lograron que Rusia redujera entonces su oposición al texto.

Los países europeos presentaron el pasado miércoles un proyecto de resolución con una "fuerte condena por parte de la comunidad internacional ante la represión que sigue adelante en Siria", pero en el que no incluyeron sanciones inmediatas contra el régimen del presidente Bachar al Asad.

Ese texto sí que contempla "amenazas" de futuras sanciones o medidas concretas por parte del Consejo de Seguridad si el Gobierno sirio no acaba con la represión en unos plazos concretos.