Los altos niveles de radiactividad indican que el reactor tres de Fukushima podría estar dañado

Dos japoneses con altos niveles de radiación hospitalizados en este de China

Ya son seis las prefecturas afectadas en el agua por la radiactividad en Japón

Ya son 10.019 los muertos y 17.541 los desaparecidos por el terremoto de Japón

Fukushima (AFP Photos)

internacional

| 25.03.2011 - 08:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los altos niveles de radiactividad detectados en el reactor número tres de la central nuclear de Fukushima-1 indican que la vasija, los conductos o las válvulas del mismo podrían estar dañadas, según ha informado este viernes la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón. "Nuestros datos actuales sugieren que el reactor mantiene algunas de sus funciones de contención, aunque hay muchas probabilidades de que esté dañado", ha dicho el portavoz de dicha agencia, Hidehiko Nishiyama, en declaraciones recogidas por Kiodo.

El funcionario ha indicado que las fugas de radiación podrían proceder de las barras de combustible, que podrían estar parcialmente fundidas, o de la piscina que alberga los residuos nucleares. No obstante, ha matizado que ninguna de las dos opciones ha sido verificada por los expertos.

En referencia a la radiación detectada en el entorno de la planta, Nishiyama ha informado de la apertura de una investigación para determinar su origen. Algunos apuntan a que podría deberse a las filtraciones terrestres del agua marina usada para enfriar sus instalaciones.

Por su parte, la Compañía de Electricidad de Tokio (TEPCO), encargada de la gestión de la central, ha ordenado sustituir el agua marina por agua dulce para rebajar la temperatura de los reactores, ya que la sal podría cristalizar y formar una costra que impediría la libre circulación del líquido.

YA SON SEIS LAS PREFECTURAS AFECTADAS EN EL AGUA POR LA RADIACTIVIDAD

La radiactividad en el agua supera los límites legales para su consumo entre menores en las prefecturas japonesas de Tokio, Fukushima, Ibaraki, Chiba, Saitama y Tochigi, según informa la televisión estatal NHK.

En 18 plantas potabilizadoras de estas prefecturas la presencia de yodo radiactivo excede los 100 becquerelios, por debajo de los cuales su consumo es apto para menores. Sin embargo, no supera los 300 becquerelios, el límite establecido para su ingesta en adultos.

Esta sustancia no está presente de forma natural en el agua, por lo que los expertos nucleares sospechan que el viento la ha transportado a estas prefecturas desde la central de Fukushima-1, donde se ha declarado una emergencia nuclear.

Kentaro Murano, profesor de la Universidad de Hosei, ha indicado que es difícil prever la propagación de este material, ya que depende de la dirección en la que sople el viento. Asimismo, ha hecho un llamamiento a la calma, al explicar que es normal que los niveles de radiación varíen con frecuencia.

YA SON 10.019 LOS MUERTOS Y 17.541 LOS DESAPARECIDOS

El balance de víctimas por el terremoto de nueve grados en la escala de Richter que hace dos semanas sacudió la costa noreste de Japón ha ascendido a 10.019 muertos y 17.541 desaparecidos, según informa este viernes la Agencia Nacional de Policía.

Las prefecturas más afectadas son las de Fukushima, Iwate y Miyagi, a las que pertenece la mayoría de las víctimas. El constante incremento del número de cadáveres recuperados dificulta las tareas de identificación, por lo que las autoridades de Miyagi han decidido publicar información en su página web sobre su indumentaria, sus rasgos y los objetos que llevan encima, para facilitar esta labor.

Una vez identificados, su salida de las morgues también plantea un problema, ya que la falta de combustible hace imposible incinerar todos los cuerpos, como es costumbre en Japón, de modo que los gobiernos locales han decidido enterrarlos en fosas comunes provisionalmente.

Entretanto, unos 250.000 damnificados continúan alojados en los más de 1.900 refugios que se han instalado en la región afectada. No obstante, la falta de alimentos, bebidas y otros insumos básicos también está presente en estas instalaciones, recoge la agencia de noticias Kiodo.