La OTAN sigue sin un acuerdo sobre cómo abordar la guerra de Libia

Cameron: la acción militar en Libia ha evitado una matanza en Bengasi

Las fuerzas aliadas extenderán la zona de exclusión hasta Trípoli

Ciudadanos libios huyen de Trípoli tras los últimos bombardeos de los aliados

Rebeldes libios rechazan el diálogo con Gadafi, que convoca una marcha verde hacia Bengasi

Las fuerzas aliadas extenderán la zona de exclusión hasta Trípoli

internacional

| 21.03.2011 - 08:43 h
REDACCIÓN

Sólo 8 países, entre ellos España, forman parte de la coalición internacional contra Gadafi, lo que no ha impedido que ya reine la descoordinación y la confusión en torno a los verdaderos objetivos de la misión. Italia ya ha advertido que prohibirá el uso de sus bases si no es la OTAN quien coordine las operaciones y Francia reconoce que no está integrada en el operativo y que toma sus propias decisiones. Las tropas españolas que participan en la operación de exclusión aérea en Libia estarán desplegadas durante un mes, aunque se podrá prorrogar su misión, y los militares que participan en el embargo de armas lo harán por tres meses, también prorrogables, según ha avanzado el Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte Ee presidente estadounidense, Barack Obama, insiste en que la posición de su país es que el líder libio, Muamar el Gadafi, "debe marcharse", cuando Estados Unidos encabeza la coalición para poner en marcha una zona de exclusión aérea y proteger a los civiles en Libia.

Los países de la OTAN cerraron este lunes sin acuerdo otra jornada de discusiones sobre una posible implicación de la organización en operaciones en torno a Libia y volverán a estudiar la cuestión mañana, indicaron fuentes de la Alianza. "Aún no se ha tomado la decisión de actuar", reconocieron las fuentes, que precisaron que "es una cuestión compleja y queremos hacerlo bien".

Los embajadores de los 28 países de la Alianza se reunirán este martes de nuevo, por quinto día consecutivo, para tratar la situación en Libia, en concreto el plan de operaciones para el cumplimiento de la zona de exclusión de vuelos sobre Libia y la directiva de ejecución del embargo de armas ordenado por la ONU.

Las reticencias de Turquía (el único país musulmán de la organización) y de Alemania a participar en los ataques que comenzaron el mismo viernes están causando buena parte de los retrasos a la hora de decidir el posible papel de la Alianza, según indicaron varias fuentes diplomáticas.

Zapatero hablará este martes

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, informará este martes al pleno del Congreso de estas previsiones para pedir su autorización. España pondrá a disposición de la coalición internacional un "máximo" de 500 militares, incluidos los representantes en los cuarteles generales, según recoge el Gobierno en un comunicado previo a la comparecencia de Zapatero en el Parlamento.

El jefe del Ejecutivo explicará a los diputados que los cuatro F-18 y el avión cisterna de reabastecimiento en vuelo que han comenzado ya hoy a patrullar el espacio aéreo libio participarán en esa misión "por un periodo inicial de un mes, prorrogable

París admite que la coalición avanza en Libia sin mando integrado

La coalición internacional aliada avanzó hoy en su objetivo de proteger a la población libia sin que en el tercer día de su intervención haya todavía un mando integrado de las respectivas fuerzas armadas, según dijeron fuentes francesas.

El portavoz adjunto del Ministerio de Defensa, Philippe Pontiès, reconoció que, aunque "la coordinación es un asunto extremadamente complejo" y esa integración facilitaría los intercambios entre las distintas naciones participantes, hasta ahora funciona y se ha cumplido el objetivo de disminuir la presión contra los civiles.

En una rueda de prensa para a ofrecer un parte sobre el estado de las operaciones, el portavoz del Estado Mayor francés, Thierry Burkhard, apuntó que desde el principio la coordinación está en manos estadounidenses, que "optimiza" las capacidades de cada uno y distribuye la zona y el tiempo de actuación.

Berlusconi dice que aviones italianos no dispararán y pide mando de la OTAN

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo hoy en la norteña Turín que los aviones militares italianos que participan en la operación "Odisea del Amanecer" "no han disparado ni dispararán" y pidió que el mando de las operaciones militares en Libia pase a la OTAN.

"Queremos que el mando de las operaciones pase a la OTAN y que haya una coordinación distinta de la que ha habido hasta el momento", dijo el mandatario en la ciudad piamontesa durante una rueda de prensa de su partido, el Pueblo de la Libertad. Varios ministros italianos ya manifestaron hoy su deseo de que la Alianza Atlántica se haga cargo de la dirección de la operación internacional en Libia, actualmente en manos de Estados Unidos con el apoyo de Francia y Reino Unido.

"Estamos viviendo momentos particulares y tenemos que subrayar que para nosotros son condiciones esenciales la definición clara de los objetivos de la misión en Libia dentro del marco de la resolución de la ONU, limitados a la zona de exclusión aérea, el embargo (de armas) y la protección de los civiles", añadió Berlusconi.

Cameron: la acción militar internacional en Libia ha evitado una "matanza"

El primer ministro británico, David Cameron, afirmó hoy en el Parlamento que la acción militar internacional en Libia ha evitado una "matanza" en Bengasi, ciudad sede del Gobierno provisional rebelde.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, Cameron dijo que "se ha progresado bien" en los dos objetivos iniciales que se ha fijado la coalición internacional para aplicar la resolución 1973 aprobada la pasada semana por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"La primera era suprimir las defensas aéreas libias y hacer posible la aplicación segura de una zona de exclusión aérea. La segunda era proteger a los civiles del ataque del régimen de Gadafi. Se ha progresado bien en ambos frentes", manifestó.

Libia rechaza el diálogo con los rebeldes

Mientra tanto, el vicepresidente y portavoz del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio, Abdelhafid Ghoga, rechazó hoy cualquier diálogo de los rebeldes con el régimen de Trípoli en referencia a la "marcha verde" hacia Bengasi a la que ha llamado Muamar al Gadafi, para "arreglar pacíficamente" el conflicto.

"El dictador y sanguinario Gadafi busca sembrar la cizaña y la división en el seno de los libios. Advertimos a todas las personas que se aproximen a Bengasi en el marco de esta marcha que serán consideradas como enemigos", afirmó Ghoga desde Bengasi a la cadena emiratí Al Arabiya.

El vicepresidente del CNT -máximo órgano de dirección de los sublevados- advirtió de que los participantes en esa marcha conocerán "la misma suerte que las brigadas de Gadafi", en alusión a las supuestas pérdidas causadas por ellos entre sus filas.

Los rebeldes no han proporcionado hasta el momento ninguna cifra, ni balance sobre las víctimas que aseguran haber causado entre las fuerzas del régimen.

Ghoga dijo además que los rebeldes se preparan para avanzar hacia Ajdabiya, Misrata y "también hacia Trípoli para aflojar la presión alrededor de nuestros hermanos".