El Gobierno irlandés se tambalea tras aceptar el rescate de su economía

Los 27 cubren el riesgo de colapso del sistema financiero irlandés

Irlanda deberá subir los impuestos como parte del plan de rescate

Bruselas no ve necesario que España adopte más medidas de ajuste para frenar el contagio de crisis irlandesa

Los verdes, socios en el Gobierno irlandés, piden elecciones anticipadas

internacional

| 22.11.2010 - 12:35 h
REDACCIÓN

Gobierno irlandés se tambalea, después de que su socio minoritario, el Partido Verde, pidiera elecciones anticipadas, mientras negocia con la UE y el FMI las condiciones del plan de rescate para salvar al país de una eventual bancarrota.

Los ecologistas denuncian la actitud "jesuítica" del primer ministro irlandés, Brian Cowen, y de su titular de Finanzas, Brian Lenihan, quienes, a su juicio, no "han sido suficientemente" claros durante la crisis.

"La pasada semana ha sido traumática para el electorado irlandés, la gente se siente engañada y traicionada", dijo hoy el presidente de los verdes y ministro de Medio Ambiente, John Gormley, en referencia a la manera en que el Gobierno se comportó hasta solicitar este domingo formalmente acceso al rescate financiero de la UE y al FMI.

"Pero hemos llegado a un punto -agregó- en el que la ciudadanía necesita certeza política para guiarla durante los próximos dos meses. Así que creemos que es el momento de fijar una fecha para celebrar elecciones generales.

Gormley explicó que el partido tomó su decisión el pasado sábado y que informó hoy a Cowen, quien de momento sólo ha indicado que el Gobierno está centrado en las negociaciones con la UE y el FMI.

El principal partido de oposición, el conservador Fine Gael, y el Laborista, posibles socios en un futuro Ejecutivo, abogaron hoy por la "inmediata" convocatoria de elecciones generales, ya que, dijeron, la petición de los verdes acentúa la "incertidumbre política".

El ministro de Medio Ambiente dijo que el Gobierno no ha sido claro y sincero con sus socios en el Ejecutivo ni con la ciudadanía durante la pasada semana, cuando aún negaba que Irlanda necesitase un rescate financiero y Bruselas confirmaba lo contrario.

También confesó que él mismo y su colega de partido Eamon Ryan, ministro de Comunicaciones, han actuado estos días pasados "bajo órdenes", obligados a seguir la "línea oficial" marcada por los pesos pesados del Ejecutivo, que básicamente consistía en reconocer "contactos" con la UE y el FMI, pero negar la existencia de "negociaciones" sobre un rescate.

"Lamento mucho que el país esté en manos del FMI y pienso que yo y mis colegas estamos profundamente disgustados por lo que ha pasado, pero creo que tuvimos que permanecer en el Gobierno en todo momento para proteger el interés nacional".

De hecho, el Partido Verde permanecerá en el Ejecutivo hasta que se convoquen elecciones generales, cuestión sobre la que el Gobierno no se ha pronunciado aún, para continuar, dicen, el proceso de negociación con la UE y el FMI.

Gormley recordó hoy que el país necesita ahora un Gobierno estable para elaborar, primero, un plan cuatrienal de austeridad "creíble", y aprobar, después, unos presupuestos generales para 2011 que aseguren durante las próximas semanas fondos de ayuda de la UE y el FMI "vitales para los intereses irlandeses y la estabilidad del euro".

La ajustada mayoría que tiene el Ejecutivo de Dublín en el Parlamento podría verse afectada aún más si, como se da ya por seguro, el candidato del FF pierde las elecciones parciales que se celebran este jueves en la circunscripción del condado de Donegal, al noroeste del país.

En este contexto, la cámara baja irlandesa podría rechazar los os presupuestos, cuyo objetivo es ahorrar durante 2011 unos 6.000 millones de euros, aunque esta es sólo la primera fase de una hoja de ruta más amplia diseñada para guiar la economía nacional durante los próximos cuatro años.

El plan de austeridad cuatrienal, que se presentará mañana o pasado, prevé reducir el déficit hasta el 3 por ciento del PIB en 2014 mediante recortes valorados en 15.000 millones de euros y, según el Gobierno, cuenta con la aprobación de la UE y el FMI.

90.000 MILLONES DE EUROS COSTE DEL RESCATE

Mientras, el Ejecutivo irlandés continúa hoy negociando con estos organismo las condiciones del plan de rescate, entre las que destacan una profunda reforma del sistema bancario y de su política presupuestaria.

Aunque aún no ha cifras concretas, la prensa irlandesa estima que el fondo de ayuda europeo y del FMI podría rondar los 90.000 millones de euros, cifra muy superior a la estimada por Dublín, que confiaba en no superar los 70.000 millones de euros.

La Comisión Europea ha dicho este lunes que Irlanda deberá con toda probabilidad subir los impuestos dentro del plan de austeridad para los próximos años que tiene que adoptar como condición para beneficiarse del rescate multimillonario que prepara la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

No obstante, ha aclarado que corresponde al Gobierno de Dublín decidir si el incremento afecta al impuesto de sociedades, actualmente uno de los más bajos de Europa en el 12,5%, o a otros gravámenes.

"En las actuales circunstancias es probable que Irlanda deje de ser un país de impuestos bajos. Desafortunadamente para los ciudadanos irlandeses, los incrementos de impuestos formarán parte probablemente de los esfuerzos de consolidación", ha explicado el portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión, Amadeu Altafaj.

Altafaj ha aclarado que "esto no implica una opinión sobre ninguna categoría específica de impuestos". "Corresponde ahora al Gobierno irlandés finalizar la composición del plan de consolidación de cuatro años, que contendrá medidas tanto en la parte del gasto como en la de los ingresos", ha explicado.

Las autoridades irlandesas ya han avisado de que el tipo del impuesto de sociedades, que ha servido para atraer a grandes multinacionales al país, es una "línea roja" en sus negociaciones con la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI. Francia, Alemania y Austria han dicho que ven conveniente un aumento de este impuesto pero han dejado claro que no se trata de una condición para ayudar a Dublín.

Al ser preguntado por si una de las condiciones que se impondrá a Irlanda para acceder a la ayuda será que aumente su impuesto de sociedades del 12,5%, Altafaj ha dicho que la decisión corresponde al Gobierno de Dublín. Pero ha resaltado que "en las actuales circunstancias es probable que Irlanda deje de ser un país de impuestos bajos".

"Desafortunadamente para los ciudadanos irlandeses, los aumentos de impuestos formarán muy probablemente parte del esfuerzo de consolidación", ha concluido.

Por su parte, la mayoría de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han reivindicado "la credibilidad" y "la solidaridad" de la UE para apoyar el rescate de Irlanda después de que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, haya confirmado la intención de Dublín de solicitar ayuda a la UE y al FMI esta misma semana.

"La credibilidad de Europa no depende de declaraciones sino de acciones", se ha limitado a decir a su llegada al Consejo de ministros de Asuntos Generales el ministro de Exteriores belga, Steven Vanackere, cuyo país ejerce este semestre la Presidencia rotatoria del Consejo de la UE.

Para el ministro de Asuntos Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, la petición de ayuda de Irlanda "no ha sorprendido a nadie" tras reconocer que la situación en este país de la Eurozona pasa por "una fase muy difícil, comparable a Grecia" e insistió en que la solicitud de ayuda a la UE y al FMI "constituye el testimonio de la solidaridad del Eurogrupo" que ayer acordó avalar el rescate a Irlanda en una reunión por viodeconferencia de los ministros, primero del Eurogrupo y, después, del junto de Veintisiete mantuvieron este domingo.

"Es muy importante dar esperanza sobre todo al pueblo irlandés de que Europa no le dejará caer y que Europa va a intentar estabilizar la situación (...) Tenemos un mecanismo para ayudar a este país", ha recordado el luxemburgués a su llegada a la reunión.

BRUSELAS NO VE NECESARIO QUE ESPAÑA ADOPTE MAS MEDIDAS

Comisión Europea no ve necesario que España adopte más medidas de ajuste para frenar el contagio de la crisis de deuda irlandesa. El Ejecutivo comunitario considera que el rescate de Irlanda activado este domingo por los ministros de Economía de la UE, y que se completará antes de que acabe el mes, calmará las tensiones en los mercados que afectan a Madrid y a Lisboa.

"No", ha respondido tajante el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, al ser preguntado por si el Gobierno español debe adoptar más medidas de austeridad para escapar del contagio.

"Por lo que se refiere a España, la situación se está afrontando de forma adecuada con esfuerzos de consolidación fiscal pero también con reformas estructurales que pueden reforzar el crecimiento potencial y la creación de empleo para fortalecer la confianza", ha resaltado el portavoz.

El rescate de Irlanda, ha proseguido Altafaj, "tiene también como objetivo detener posibles tensiones o efectos de contagio a otras economías de la eurozona y de la UE".

El Ejecutivo comunitario ha reclamado además que no se establezcan "analogías" entre la situación de Irlanda y la de Portugal y España. "El caso irlandés es muy específico", ha subrayado el portavoz. Y ha recordado que, a diferencia de lo que ocurre en Irlanda, en Portugal "el sector bancario está relativamente sano y es resistente".

Además, Lisboa ha aprobado un presupuesto "muy ambicioso" para reducir el déficit hasta el 4,6% del PIB en 2011 y ha emprendido reformas estructurales. El Ejecutivo comunitario no tiene dudas de las cifras de déficit y deuda portuguesas pese a las sospechas levantadas por la oposición, según Altafaj.

Bruselas considera "muy alejadas de la realidad" las especulaciones sobre la posibilidad de que si también Portugal pide asistencia de la UE no queden suficientes fondos para España en el mecanismo de rescate de 750.000 millones de euros en caso de que Madrid acabe necesitando ayuda, según ha dicho el portavoz al ser preguntado por la prensa.

El PP DICE QUE LA INTERVENCION IRLANDESA NO AFECTA A ESPAÑA, PERO SI A ZAPATERO

En otro orden de cosas, la secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal, ha afirmado hoy que la intervención de ayuda financiera para Irlanda no afecta al sistema económico español, pero sí la falta de credibilidad del Gobierno, en particular de su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero.

De Cospedal, en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección, ha manifestado que su partido apoya la decisión de la UE tras la petición del Gobierno irlandés.

En conferencia de prensa, la número dos de los populares se ha encargado, además, de recalcar que la situación financiera de Irlanda, en especial de sus entidades bancarias, no tiene parangón con la de España, donde el modelo bancario se caracteriza por su fortaleza.

Por ello, el rescate de Irlanda "no tiene por qué afectar a la situación española", ha asegurado De Cospedal antes de recalcar que "lo que afecta al sistema económico español es la falta de credibilidad del Gobierno" y sus dificultades para transmitir confianza a los agentes económicos, a las empresas, a los inversores y a las familias.

Según ha señalado De Cospedal, baja la inversión, baja el consumo y sube el paro, y en el origen de todo ello está la política económica del Gobierno. "Este es el principal problema de España", ha apostillado.

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha subrayado este lunes ante la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE que a pesar de que vivimos un momento de "inestabilidad en los mercados" las situaciones de España e Irlanda no son en absoluto "comparables", según ha explicado en rueda de prensa posterior el secretario de Organización del partido, Marcelino Iglesias.

"El problema de Irlanda han sido los bancos", ha remarcado Iglesias, mientras que en España el sistema financiero ha sido "resistente", gracias al "control" y a la "regulación" por parte del Banco de España, y así lo confirmaron las pruebas de resistencia publicadas el pasado verano.

Sólo unas horas después de que Irlanda haya pedido a la UE un rescate financiero para hacer frente a sus problemas de deuda, el dirigente socialista ha explicado que "el grave problema" irlandés ha sido sobre todo el endeudamiento privado, "problemas en los bancos que han hecho desconfiar a los mercados". Iglesias ha señalado que, pese a no pertenecer a la eurozona, Reino Unido y "algunos" países nórdicos están dispuestos a participar en el 'rescate'.