Londres convoca al embajador español por la incursión de un buque en aguas de Gibraltar

Avisa de que está dispuesto a hacer "lo que sea" para proteger la soberanía y la economía

La Guardia Civil protege al buque hostigado por la armada británica frente al Peñon

Gibraltar denuncia que un buque oceanográfico se acercó a menos de 250 metros del puerto

Gibraltar (Gibraltar)

internacional

| 19.11.2013 - 19:34 h
REDACCIÓN

El Gobierno del Reino Unido anunció hoy que va a convocar al embajador de España en Londres, Federico Trillo, por lo que calificó de "grave incursión" de un barco español en aguas territoriales gibraltareñas. El Ministerio británico de Asuntos Exteriores trasladará a Trillo "las graves preocupaciones" de Londres sobre la "incursión en curso" del buque oceanográfico español "Ramón Margalef" en aguas que rodean al Peñón, informó el Foreign Office en un comunicado.

"Condeno con firmeza esta incursión provocadora y le pido al Gobierno español que garantice que no se repite", indicó David Lidington, secretario de Estado británico para Europa.

Esta es la tercera vez que el Reino Unido convoca al embajador español para abordar la situación en Gibraltar en un año, ya que lo hizo con anterioridad en noviembre de 2012 y el pasado agosto.

El Gobierno británico señaló que el buque del Instituto Español de Oceanografía (IEO) Ramón Margalef "llevó a cabo trabajos de sondeo significativos" en aguas gibraltareñas durante 20 horas, los días 18 y 19 de noviembre.

Según el Foreign Office, cuando la embarcación fue contactada por radio respondió que estaba realizando "trabajos de sondeo" con el permiso de las autoridades españolas y en interés de la Unión Europea (UE).

Fuentes del Instituto Español de Oceanografía (al que pertenece este buque) han informado de que este barco se encontraba en la zona a petición de la Fiscalía General del Estado con el fin de estudiar los efectos que ha tenido sobre los ecosistemas marinos el lanzamiento de bloques de hormigón y de piedras de cantera ordenado por las autoridades del Peñón.

"Esta situación se produce tan solo dos semanas después de unas maniobras peligrosas por parte de una embarcación de la Guardia Civil española cerca de buques de la Armada británica, en aguas británicas, que puso vidas en riesgo y que resultó en una colisión menor", señaló Lidington.

TRES PATRULLERAS DE LAS GUARDIA CIVIL LO ESCOLTAN

Tres patrulleras de la Guardia Civil han acudido esta mañana a prestar protección a un buque oceanográfico español que se encuentra realizando inspecciones científicas en aguas próximas al Peñón, y cuyo trabajo viene siendo hostigado por patrulleras de la armada británica.

Según han afirmado fuentes oficiales españolas, el buque de investigación "Ramón Margalef", del Instituto Oceanográfico Español, ya fue hostigado en la tarde de ayer por una patrullera británica, que le instaba a retirarse al tratarse de aguas que Gibraltar reclama como propias.

Tras el incidente de ayer, el buque hizo caso omiso de la advertencia de la patrullera británica para que abandonara la zona y concluyó su tarea, aunque al aproximarse esta mañana a la zona se ha repetido la escena, acompañando en esta ocasión a la patrullera británica dos lanchas de la Policía gibraltareña.

Por este motivo, según las fuentes, la Guardia Civil ha decidido esta mañana enviar a tres patrulleras para garantizar la seguridad y la realización del trabajo de investigación del buque.

Ante esta cobertura, la armada británica ha enviado otras cuatro patrulleras lo que generó desde esta mañana un clima de creciente tensión ante la actividad del buque, con hasta nueva patrulleras, entre británicas y españolas, con intereses enfrentados en las aguas. Finalmente, el buque ha podido realizar su trabajo dentro de una relativa normalidad.

SOBRE LAS AGUAS JURISDICCIONALES

El diplomático sostuvo que, de acuerdo con la legislación internacional, "las aguas que rodean Gibraltar son indiscutiblemente aguas territoriales británicas bajo la soberanía del Reino Unido, por lo que solo el Reino Unido tiene el derecho a ejercer jurisdicción" en ellas.

España no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, dado que el Tratado de Utrecht de 1713 por el que cedió la ciudad de Gibraltar, junto a su castillo, puerto, defensas y fortaleza, a la Corona británica no incluía las aguas que rodean el Peñón.

Reino Unido, sin embargo, viene reclamando hasta tres millas náuticas de mar territorial basándose en la Convención del Mar de Naciones Unidas, que no existía cuando se firmó el Tratado de Utrecht.

En un comunicado, el Ejecutivo de Fabian Picardo ha condenado la última "incursión". Para Picardo, se trata de otra "escalada en la campaña de España contra Gibraltar por tierra y por mar".

El Foreign Office afirmó que España "ha incrementado el nivel de las incursiones ilegales" en los últimos dos años y aseguró que cerca de 40 buques "del Estado español" entran en aguas gibraltareñas cada mes, cuando hace dos años registraban alrededor de cinco incursiones mensuales.

El Parlamento británico celebró hoy un debate para abordar la cuestión de Gibraltar en el que el secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Mark Simmonds, defendió que el Reino Unido debe buscar medios para "rebajar" las tensiones con España.