Obama insta a Gadafi a cumplir la resolución de la ONU y éste advierte de que desatará un "infierno" si le atacan

Continúan los combates en Misrata y Ajdabiyaibia tras anunciarse un alto el fuego

internacional

| 18.03.2011 - Actualizado: 19:55 h
REDACCIÓN

El presidente de EEUU, Barack Obama, dijo hoy que el líder libio, Muamar Al Gadafi, debe cumplir con el alto el fuego y la resolución 1973 de la ONU, o tendrá que afrontar las consecuencias, lo que incluye una acción militar.

"El alto el fuego debe aplicarse de inmediato", dijo Obama desde el Salón Este de la Casa Blanca, tras una reunión con líderes del Congreso donde reiteró que Gadafi "no puede continuar sin vigilancia" porque cometerá atrocidades.

Mientras, el líder libio Muamar el Gadafi aseguró desafiante que desatará un "infierno" sobre quienes le ataquen en una entrevista con la televisión lusa en la que advirtió de que un conflicto como ese acabaría con la seguridad en el Mediterráneo.

"Si el mundo actúa como un loco, nosotros haremos lo mismo. Vamos a responder. También haremos de su vida un infierno. Nunca tendrán paz", aseguró el dirigente libio.

"La zona del Mediterráneo quedaría dañada, destruida, no habría ninguna circulación segura ni marítima ni aérea", vaticinó el coronel al ser preguntado por la posibilidad de una operación internacional contra su régimen, en concreto con la participación de Francia.

En la entrevista, difundida hoy por la Radio Televisión Portuguesa (RTP), Gadafi se mostró convencido de que el pueblo de Bengasi, donde se concentran los rebeldes contra su régimen, le es fiel y quiere ser liberado de los "agentes de Bin Laden".

"El pueblo de Bengasi está con nosotros, está conmigo, nos piden que vayamos a liberarlos", dijo el coronel, convencido de que en Libia le respalda "la gran mayoría".

"Diría que todo el pueblo", agregó al recordar que ha prometido a "los libios que fueron engañados" que perdonará a los que tengan sentido común y depongan las armas.

"Estamos combatiendo el terrorismo, que es un enemigo para Libia y para el mundo", argumentó Gadafi, que se quejó de que no se haya enviado una misión a su país para verificar que la red terrorista Al Qaeda está detrás de las protestas contra su régimen.

Preguntado sobre posibles negociaciones para acabar con el conflicto que vive su país, Gadafi se preguntó primero con escepticismo: "¿Con quién?", aunque más adelante expresó su disposición, "si fuera necesario", a conversar con los "terroristas".

"Entraremos en negociaciones con Bin Laden o sus elementos", aseguró.

Pero el líder libio subrayó su determinación a lanzarse a la "lucha" si le atacan desde el exterior.

"Estábamos en paz y ahora nos quieren llevar -agregó- de ataque en ataque militar, es un disparate, una locura".

El dirigente libio rechazó además la intervención del Consejo de Seguridad de la ONU y afirmó que no reconoce sus resoluciones porque no hay una guerra entre dos países que la justifique.

"Vienen a ocuparnos, invadirnos, a colonizarnos", sostuvo al expresar su "desilusión" con sus "socios" de la Unión Europea.

CONTINUAN LOS COMBATES

Mientras, los combates continuaron esta tarde en las afueras de la ciudad de Misrata en el oeste del país, y al sur de Ajdabiya, en el este a 160 kilómetros de Bengasi, pese al alto el fuego inmediato anunciado por el régimen libio, según afirmaron testigos a la cadena de televisión catarí Al Yazira.

El periodista Farag el Maghraby, contactado en Ajdabiya por la televisión catarí, aseguró que los ataques de las fuerzas de Muamar el Gadafi prosiguieron tras el anuncio del alto el fuego y que en la ciudad "hay muertos y heridos por todas partes".

Por su parte, Abdul Basit Abu Maziriv, miembro del comité de comunicación de los rebeldes en Misrata, afirmó que las fuerzas del régimen continúan atacando la ciudad, sometida a un intenso bombardeo de artillería y tanques desde primeras horas de esta mañana.

"Continúan disparando obuses y proyectiles sobre el centro de la ciudad, aunque han sido expulsados hacia las afueras", aseveró Maziriv y añadió que los insurgentes controlan todavía la mayoría de la urbe.

Misrata, con cerca de 500.000 habitantes, es la tercera ciudad de Libia y la única gran urbe que permanece todavía bajo control insurgente en el oeste del país.

Desde hace días se libran intensos combates en esa ciudad y los portavoces y los medios del régimen afirmaron en varias ocasiones que la habían recuperado.

Los rebeldes desmintieron esas informaciones y aseguraron que, aunque algunos efectivos de Gadafi habían conseguido entrar en la ciudad y se apostaron como francotiradores en ciertas zonas, la urbe permanecía en su poder.

El portavoz insurgente Tarek Ali Ejhaui aseguró a EFE que las fuerzas del régimen habían cortado el jueves el suministro eléctrico y de agua a la ciudad y que los francotiradores disparaban indiscriminadamente desde algunos edificios.

"¿De qué clase de alto el fuego habla Trípoli?", se preguntó hoy Maziriv, y aseveró que el mismo "no está teniendo lugar" y que Gadafi "continúa hasta el momento bombardeando y matando a la gente de la ciudad".

No obstante, el Gobierno libio negó que esté violando el cese el fuego inmediato que anunció a primeras horas de esta tarde y aseguró que no está llevando a cabo ninguna operación militar en Misrata ni en ninguna otra ciudad del país, declaró el portavoz de Defensa, Musa Ali, a la agencia oficial Jana

Horas antes, la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol) informó este viernes de que Libia ha cerrado su espacio aéreo, después de la decisión de la ONU que da luz verde al uso de la fuerza contra el régimen de Muamar al Gadafi. Según indicó Eurocontrol en su cuenta de Twitter, las autoridades maltesas le han comunicado que Trípoli "no acepta tráfico aéreo hasta nueva orden".

Eurocontrol está rechazando todas las solicitudes de permiso para volar en el espacio aéreo de Libia y redirigiendo dichos vuelos en torno al país norteafricano, según explica en la citada red social. La Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea anunció que informará con más detalle sobre el estado del espacio aéreo en Libia durante el día de hoy.

BENGASI CELEBRA LA DECISIÓN DE LA ONU

Por otra parte, miles de personas concentradas en la plaza de los juzgados de Bengasi estallaron en gritos de júbilo y lanzaron fuegos artificiales tras la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución que autoriza a tomar "todas las medidas necesarias" para proteger a la población civil libia. Más de tres mil personas, que siguieron en directo en la gran plaza a través de la cadena catarí Al Yazira la retransmisión de la votación, estallaron en muestras de alegría, agitando cientos de banderas libias tricolores anteriores al régimen de Muamar el Gadafi.

Los concentrados, en su gran mayoría jóvenes, levantaron sus manos con el signo de la victoria y pancartas en las que se leía "Ahora, Libia y la revolución", así como grandes fotografías de las víctimas mortales causadas por la represión de la revuelta. Entre algunos disparos al aire y cánticos a la gloria de la revolución, los congregados corearon también consignas como "Oh Muamar, mentiroso" o "Habitantes de Trípoli, llamad a la libertad".Otra pancarta decía: "Nota urgente Muamar: Libia no te quiere"."La libertad ha muerto (a manos de Gadafi), y nosotros hemos respondido al llamamiento para luchar en su contra", corearon los congregados y también "Oh habitantes de Bengasi, haced mi país fuerte".