Liberan a los últimos cuatro observadores secuestrados en Ucrania

Cinco militares muertos en el este de Ucrania en las últimas 24 horas

Un español, entre los cuatro observadores de la OSCE liberados (Archivo)

internacional

| 29.06.2014 - 13:06 h
REDACCIÓN
Más sobre: UcraniaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha confirmado la liberación de su equipo de observadores destinado en la región ucraniana de Lugansk, entre los que se encuentra un observador de nacionalidad española cuya identidad no ha trascendido. El jueves fueron liberados los otros cuatro observadores retenidos desde finales de mayo por milicianos separatistas del este del país.

"La oficina de la Misión Especial de Observadores en Kiev ha sido informada hoy de su liberación. Se ha comprobado que los observadores liberados están en buen estado tras su llegada a Donetsk desde el lugar en el que estaban retenidos en el óblast (región) de Lugansk", ha informado la OSCE en un comunicado oficial.

Los cuatro desparecieron el pasado 29 de mayo y han sido puestos en libertad esta tarde a las 20.00 horas (19.00 hora peninsular española) en la ciudad de Donetsk. En este grupo había observadores de nacionalidad alemana, holandesa, rusa y española, ha confirmado la OSCE.

"Acogemos con gran alivio y felicidad la noticia de la liberación de nuestros compañeros tras un mes cautivos. Sus familias, amigos y compañeros les esperan. Valoramos la actuación de todas las partes para lograr su liberación", ha indicado el observador jefe de la misión, el embajador Ertugrul Apakan.

El secretario general de la OSCE, Lamberto Zannier, ha expresado igualmente su "satisfacción" por la liberación de los observadores. "Se prestaron voluntarios para ayudar a Ucrania en un momento crítico de su historia. Estamos orgullosos de su contribución y admiramos su valor en unas circunstancias tan difíciles", ha destacado.

El jueves ya fue puesto en libertad el equipo de observadores destinado a la región de Donetsk y el viernes llegaron sanos y salvos a Viena en un avión fletado por Suiza. Posteriormente fueron trasladados a sus países de origen.

La Misión Especial de Observadores está integrada en estos momentos por 300 observadores civiles no armados de más de 40 miembros de la OSCE, además de personal ucraniano.

PROSIGUEN LOS COMBATES

Cinco militares han muerto y al menos otros doce resultaron heridos en las últimas 24 horas en los combates con separatistas prorrusos en el este de Ucrania, informó hoy el servicio de prensa de la "operación antiterrorista" lanzada por las autoridades de Kiev.

"Los guerrilleros dispararon con lanzaminas en varias ocasiones contra un puesto de control cerca de Slaviansk. Como resultado murieron tres militares y otros cuatro fueron heridos", dijo el portavoz de la operación, Alexéi Dmitrashkovski, al Canal 5.

La misma fuente agregó que más tarde una columna de abastecimiento militar fue atacada en la región de Lugansk por un grupo de insurgentes que mataron a dos militares e hirieron a ocho.

Anteriormente, el coordinador del grupo ucraniano "Resistencia Informativa", Dmitri Timchuk, informó de que "en dos ocasiones fue ametrallado el aeródromo de Kramatorsk. El fuego se abrió desde el cementerio y la parte norte de la ciudad".

NUEVOS ATAQUES DE LOS SEPARATISTAS

Además, denunció nuevos ataques de los separatistas contra un puesto de control militar ubicado en el cruce de las carreteras de Slaviansk y Krasni Limán.

También "fue atacado con un lanzaminas un puesto de control del Ejército cerca del puesto fronterizo Biriukovo", escribió el activista, quien señaló que no hubo bajas mortales entre los militares.

El "ministro de Defensa" de la autoproclamada república popular de Donetsk, Ígor Strelkov, aseguró el sábado que los separatistas no obedecerán el alto el fuego hasta que el Ejército se retire de sus posiciones actuales a una distancia de 10 kilómetros y dejen de traer armas y municiones a la zona de los combates.