Liberado en Siria un periodista de EE UU tras casi dos años de secuestro

Francia recibe a los cuatro periodistas retenidos desde 2013 en Siria

internacional

| 24.08.2014 - 19:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El periodista estadounidense Peter Theo Curtis, secuestrado hace casi dos años en Siria, fue liberado hoy y entregado a representantes de Naciones Unidas, informó el canal de televisión catarí, Al Yazira.

Esta información no pudo ser comprobada por Efe, que se puso en contacto con portavoces de la ONU en Siria y Nueva York que no confirmaron tener información al respecto, aunque aseguraron que en cuanto tuvieran algún dato "lo darían a conocer".

El presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahmán, con una amplia red de activistas sobre el terreno, negó también en declaraciones a Efe disponer de ninguna información.

Al Yazira señaló que Curtis fue liberado hoy después de haber sido secuestrado en Antioquía, Turquía, cuando planeaba entrar en Siria en octubre de 2012.

Un vídeo obtenido por el canal catarí el pasado 30 de junio mostró a Curtis con barba y pelo largo, en aparente buena salud y leyendo unas líneas en las que aseguraba ser periodista de Massachusetts y tener "todo" lo que necesitaba.

La supuesta liberación de Curtis ocurre cinco días después de que se publicara un vídeo con la decapitación, a manos de un miembro del grupo yihadista Estado Islámico (EI) del reportero estadounidense James Foley, capturado en Siria en 2012.

En el vídeo, un miembro encapuchado del EI acusó al presidente estadounidense Barack Obama de ser el responsable de la muerte de Foley por su decisión de bombardear las posiciones del grupo yihadista en Irak.

En el vídeo, titulado "Un Mensaje Para América", el verdugo de Foley aseguró tener en su poder al también periodista estadounidense Steven Sotloff, cuya vida dijo que dependía del siguiente movimiento de Obama.