Liberado con cargos el fundador de la empresa de implantes PIP

(archivo)

internacional

| 27.01.2012 - 08:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Jean-Claude Mas, el francés que provocó una crisis mundial de salud al vender implantes mamarios de calidad deficiente, fue liberado el viernes de la custodia policial y enfrenta un cargo por provocar daños físicos, dijo su abogado.

Mas no será investigado por el cargo más grave de homicidio, como se esperaba, pero ahora enfrenta cargos penales que acarrean sentencias mayores a las del caso de fraude, que se espera que vaya a juicio cerca de octubre.

El fue liberado bajo una fianza de 100.000 euros, con prohibición de abandonar el país y de reunirse con ex ejecutivos de la ahora difunta compañía Poly Implant Prothese (PIP).

"Estamos satisfechos porque el señor Mas podrá explicar su situación a un juez", dijo su abogado, Yves Haddad, al canal de televisión iTele. "Esto es un alivio para él", agregó.

"Sobre el cargo de homicidio involuntario, el juez decidió que por ahora no hay relación", sostuvo Haddad.

En los primeros arrestos desde que el escándalo de hace dos años saltó a las noticias en diciembre, Mas y otro ejecutivo de PIP fueron detenidos en sus casas en el sur de Francia antes del amanecer.

Las mujeres que han estado realizando campaña contra PIP desde que las autoridades francesas prohibieron sus productos hace casi dos años, dieron la bienvenida a medida porque les da la sensación de que la justicia está actuando.

"Ha sido demasiado tiempo", dijo Murielle Ajellio, quien lidera una asociación de mujeres con implantes. "(Hasta ahora) te sentías como luchando contra el viento", agregó.

Las autoridades francesas han sido criticadas por su lentitud para reaccionar frente a un caso que ha sembrado el terror entre decenas de miles de mujeres que portan los implantes PIP. Inspectores franceses ordenaron su retirada del mercado en 2010, debido a preocupaciones sobre su calidad.

Sólo el mes pasado las autoridades de París recomendaron su retirada quirúrgica, lo que puso la atención en los problemas para los pacientes de todo el mundo que recibieron implantes de la compañía, que en un momento llegó a ser la tercera mayor proveedora mundial de prótesis mamarias.

Abogados de las mujeres en Francia que han presentado demandas debido a los implantes PIP se mostraron conformes con los arrestos y dijeron que Mas, de 72 años, no podrá escapar de la justicia.

"Esto es un alivio para las víctimas", dijo Laurent Gaudon, cuyas clientas demandan a PIP y a los cirujanos que utilizaron sus implantes por fraude. "Es la sensación de que la justicia está avanzando y que ellas no han sido olvidadas. Es la garantía de que los culpables finalmente responderán", agregó.

Philippe Courtois, quien representa a 1.300 personas con implantes PIP, dijo que Mas no debería ser liberado a la espera de un juicio.

Mas y el ex consejero delegado de PIP Claude Couty fueron interrogados en casa, mientras la policía realizaba registros. Fueron trasladados después bajo custodia policial en la ciudad portuaria de Marsella, bajo órdenes del fiscal Jacques Dallest.