Letta anuncia que dimitirá este viernes como primer ministro de Italia

Tras el apoyo de la dirección nacional del PD a la propuesta de Renzi de favorecer la creación de un nuevo Gobierno

El Gobierno de Enrico Letta termina sólo se ha mantenido en pie diez meses

internacional

| 13.02.2014 - 18:56 h
REDACCIÓN
Más sobre: ItaliaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El primer ministro de Italia, Enrico Letta, anunció su intención de dimitir este viernes de sus funciones como jefe del Gobierno ante el presidente del país, Giorgio Napolitano.

El propio Letta anunció su decisión tras la asamblea de su formación, el Partido Demócrata (PD).

"Como resultado de las decisiones tomadas hoy por la dirección nacional del Partido Demócrata, he informado al presidente de la República, Giorgio Napolitano, de mi voluntad de presentarme mañana en el Quirinale (sede de la Jefatura del Estado) para dimitir del cargo de presidente del Consejo de Ministros", dijo Letta.

La decisión del todavía primer ministro de Italia llegó después de que la dirección nacional del PD aprobase la propuesta de su secretario general, Matteo Renzi, de favorecer la creación de un nuevo Gobierno que sustituya al actual.

RENZI: "ES NECESARIO UN NUEVO GOBIERNO PARA ITALIA"

Según Renzi, la formación de un nuevo Ejecutivo es "necesaria" y "urgente" para poder realizar reformas concretas en el país antes de 2018.

Esta propuesta salió adelante con 136 votos a favor, 16 en contra y dos abstenciones, mientras que los partidarios de Letta, una minoría, abandonaron la sede del PD y rechazaron así participar en la votación.

El Gobierno de Enrico Letta termina este viernes después de diez meses de su formación.

Fue constituido el 28 de abril de 2013 ante la incapacidad del también socialdemócrata Pier Luigi Bersani de formar un Gobierno estable, tras ganar los comicios de febrero de 2013.

A lo largo de la tarde de hoy, el vicepresidente del Gobierno y líder del Nuevo Centroderecha (NCD), Angelino Alfano, se reunió con Letta y le mostró su apoyo.

Por su parte, el exprimer ministro y líder del partido Forza Italia, Silvio Berlusconi, quien se ha mantenido en todo momento al margen de esta crisis, reunió a los miembros de su partido en su sede general.

En cuanto al presidente de la República, Giorgio Napolitano, que no realizó ninguna comparecencia pública ni declaración, dejó claro ayer que no quiere "ni oír hablar de elecciones anticipadas" y que "la pelota" está ahora en "el tejado del PD".

Según informaron los medios italianos, el nuevo Gobierno podría formarse el martes o el miércoles de la próxima semana.

LETTA, UN GOBIERNO MARCADO POR LA INESTABILIDAD

En las elecciones celebradas en febrero de 2013 fue reelegido diputado y el 25 de abril de ese año el presidente italiano, Giorgio Napolitano, le encargó la formación de un nuevo gobierno, después de que el líder del centroizquierda, Pier Luigi Bersani, fuera incapaz de formarlo.

Sobrino de Gianni Letta, uno de los hombres de confianza del líder del centroderecha italiano, Silvio Berlusconi, dos días después del encargo recibido consiguió formar un gobierno de unidad.

Entre los 21 nuevos ministros destacaron los nombres de la titular de Exteriores, la excomisaria europea Emma Bonnino, el de Fabrizio Saccomani, director general del Banco de Italia, al frente de la cartera de Economía, y el de Angelino Alfano, considerado el delfín político de Silvio Berlusconi como vicepresidente y nuevo ministro del Interior.

Las dificultades que encontró Letta para formar gobierno siguieron durante los primeros meses de su mandato en forma de amenazas de Silvio Berlusconi, reconvertido ahora en senador, y con graves problemas con la justicia.

El exprimer ministro, que había sido condenado a siete años de cárcel por el caso Ruby y sobre el que pesaba la posibilidad de ser inhabilitado como miembro del Senado, amenazó con hacer caer el gobierno de Letta si no le apoyaba.

La amenaza se hizo realidad el 28 de septiembre cuando Berlusconi forzó a los cinco ministros de su partido a presentar la dimisión en un intento de hacer caer a Letta y obligarle a convocar nuevas elecciones.

La rebelión en el partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL) encabezada por su delfín, Angelino Alfano, hizo posible que Letta salvara el órdago en forma de moción de confianza que el mismo había planteado en el Senado, donde no contaba con una mayoría suficiente.

La Cámara Baja italiana finalmente le dio su confianza con 235 votos a favor y 70 en contra, después de que Berlusconi diera marcha atrás y apoyase a Letta.

El político pisano tuvo que hacer frente después a un contrincante más peligroso e instalado en su propia casa, el secretario general de su partido desde el mes de diciembre, Matteo Renzi, alcalde de Florencia.

El ambicioso Renzi, como se definió a sí mismo, no ha tenido reparos en pactar una ley electoral con Silvio Berlusconi y pidió la formación de un nuevo Gobierno tan sólo un día después de que Letta presentase su plan "Compromiso Italia 2014".