Largas colas en Egipto para votar las enmiendas constitucionales

internacional

| 19.03.2011 - 15:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los egipcios acudían hoy masivamente a votar en el referéndum de reforma de la Constitución y en muchos colegios electorales se veían colas con más de dos horas de espera, según pudo comprobar Efe en El Cairo.

Hasta media jornada de la votación reinaba la tranquilidad en los colegios electorales, donde miembros del Ejército, de la Policía y jóvenes voluntarios ayudaban a organizar las largas colas de votantes esperando su turno.

El referéndum, que se convocó hace sólo dos semanas, pide a los ciudadanos que voten a favor o en contra para cambiar siete artículos de la Constitución y derogar un octavo con el fin de modificar, entre otras cosas, la duración del mandato del jefe de Estado y los requisitos que deberán cumplir los candidatos a la presidencia.

Esta es la primera votación que hay en Egipto desde el final del régimen de Hosni Mubarak, que se mantuvo en el poder por casi treinta años y que fue derrocado el 11 de febrero en una rebelión popular que estalló el pasado 25 de enero.

Entre los electores, la opinión estaba dividida entre el Si a la reforma y el No.

En el barrio popular de Imbaba, en El Cairo, Tami Mohamed, pintor, explicó a Efe que su voto fue a favor de la reforma: "Creo que ahora todo ha cambiado, pero es necesario que Egipto esté en paz".

Mohamed, que con 42 años votó hoy por primera vez en su vida, subrayó: "Primero cambiaremos la Constitución y después cambiaremos todo el resto".

En un colegio electoral del barrio de Dokki, Rasha Milagi, empleada en un banco, aseguró mientras secaba con un pañuelo la tinta indeleble en su dedo índice que su voto había sido en contra de la reforma.

"No quiero que las elecciones sean ahora, es pronto", opinó, antes de aclarar que nunca antes había participado en una votación y que hoy acudió a las urnas porque "es la primera vez que un voto puede cambiar las cosas".

En el barrio de Zamalek, una isla en medio del Nilo, Abdala Mohamed Albdala, confesó que, a pesar de sus 79 años, también esta era la primera vez que votaba. "Siento que el país está estable ahora (..), y creo que va por buen camino", agregó.

La votación se hace con el documento de identidad porque fue imposible confeccionar un nuevo padrón electoral desde que fue convocado el plebiscito.

En muchos colegios las urnas se llenaron rápidamente, por lo que las autoridades que organizan el referéndum decidieron enviar nuevas cajas para poder seguir recibiendo los votos.

Los egipcios deciden hoy si aceptan los cambios en la Constitución

Los egipcios están llamados hoy a las urnas para decidir en referéndum si aceptan las enmiendas a la Constitución que principalmente limitan el número de mandatos presidenciales, en la primera votación en el país desde la caída del presidente Hosni Mubarak el pasado 11 de febrero.

Las enmiendas han sido formuladas por el Comité para la Reforma Constitucional designado por el Consejo Supremo del Ejército, que ostenta el poder desde la dimisión de Mubarak.

Las modificaciones que se pretenden introducir en la Carta Magna estipulan que un candidato presidencial debe tener el respaldo de al menos 30 diputados y de 30.000 ciudadanos de quince gobernaciones, con al menos mil de cada una de ellas; y para que un partido pueda presenta un candidato a la presidencia debe tener al menos un miembro en el Consejo de la Shura (Cámara Alta).

Asimismo, se estipula que el presidente sólo podrá estar en el poder durante dos mandatos sucesivos --el ex presidente estuvo 30 años en el cargo--, que debe designar un vicepresidente --Mubarak no contó con un 'número dos' hasta que comenzaron las protestas-- y que, aunque puede aprobar el estado de emergencia, deberá someter la decisión a un referéndum nacional.

Estos cambios no cuentan con el apoyo de todos los grupos políticos, en particular aquellos que estuvieron detrás de las manifestaciones con epicentro en la plaza Tahrir de El Cairo y que culminaron con la renuncia de Mubarak. Así, tanto el líder opositor y Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei como el secretario general de la Liga Arabe, Amr Musa, ambos candidatos a la presidencia, han mostrado su rechazo a las enmiendas.

"Mantener la Constitución de Mubarak, aunque sea temporalmente, es un insulto para la revolución", ha subrayado ElBaradei.

También abogan por el 'no' los partidos opositores laicos Tagammu (izquierda), Ghad, Partido Arabe Democrático Naserista, Partido Frente Democrático y el Wafd. El número dos de esta última formación, Yassin Tageldin, ha advertido de que las enmiendas propuestas "no limitan los poderes presidenciales".

Frente a ellos, los remanentes del Partido Nacional Democrático (PND) se muestran a favor, al igual que los Hermanos Musulmanes, hasta el momento su principal rival político y que bajo el régimen de Mubarak estuvieron ilegalizados.

Essam el Eryan, un alto cargo de los Hermanos Musulmanes, ha defendido el voto a favor de los cambios. En declaraciones al diario 'Ahram', ha hecho hincapié en que "no se trata de islamistas contra no islamistas", por el hecho de que los grupos islamistas estén a favor del 'sí'. "Es un llamamiento nacional", ha defendido, subrayando que "no es el momento adecuado para entrar en esta polarización política".

Por el momento no está claro cuál puede ser el resultado de la consulta, después de que un sondeo realizado la semana pasada por un organismo nacional apuntara que el 59 por ciento de los egipcios rechazan las enmiendas propuestas. Uno de los motivos para este rechazo se debe a que la consulta no permite pronunciarse sobre cada una de las seis enmiendas introducidas, sino de forma global.