La UE y África se reúnen en Malta para abordar la inmigración

internacional

| 11.11.2015 - 18:03 h
REDACCIÓN

La Unión Europea (UE) y África iniciaron hoy una cumbre de dos días para intentar afrontar de manera conjunta la llegada de inmigrantes indocumentados por el Mediterráneo central que complica la crisis de refugiados en Europa. Ambas partes comenzaron la reunión tras haber logrado un principio de acuerdo a nivel técnico sobre la declaración política y el plan de acción de cinco puntos que sellarán oficialmente mañana, indicaron fuentes comunitarias.

Hasta 25 países de la UE han comunicado ya a Bruselas su intención de contribuir al fondo fiduciario de emergencia para África, en su mayoría con una aportación de unos 3 millones de euros, a cambio de que los socios africanos se comprometan a aplicar políticas efectivas de repatriación de inmigrantes indocumentados.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, animó a los participantes a celebrar "un debate abierto y sincero" que contribuya a "tomar las decisiones necesarias que marquen la futura cooperación".

En su discurso de bienvenida adelantó que el objetivo de esta cita de dos días es acordar un "enfoque afro-europeo" con pasos concretos en cinco áreas.

Identifico éstas como las causas de la migración, la migración legal, la prevención del tráfico de migrantes, el apoyo a los desplazados y el retorno de los que no tengan derecho a protección internacional.

"El retorno voluntario es siempre preferible, pero cuando no sea posible el retorno no voluntario es un prerrequisito para una política migratoria bien gestionada", subrayó.

VIAS LEGALES DE MIGRACIÓN

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, por su parte reconoció que las economías africanas deben recibir ayuda para salir de la pobreza y que se deben crear vías legales de migración hacia Europa.

También consideró que se necesita "el retorno y la reintegración de los inmigrantes irregulares en sus países de origen".

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, indicó que "este es el tiempo de la acción" y emplazó a los líderes presentes a llegar a un acuerdo.

"Este no es el último paso sino un paso crucial. Para lograr la seguridad en las fronteras y para que las personas no sigan arriesgando sus vidas", manifestó.

La cumbre tiene como objetivo acordar una acción conjunta que reduzca la inmigración irregular que procedente del Mediterráneo central, que se suma y agrava además la crisis de refugiados que atraviesa el Viejo continente.

Uno de los puntos más importante es la intención del bloque comunitario de que sus socios africanos se comprometan a aplicar de forma efectiva las políticas de repatriación a aquellos que no logren el estatus de refugiado a su llegada a Europa.

Esta cumbre entre los dos continentes concluirá mañana y acto seguido, a primera hora de la tarde, comenzará una reunión extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, convocada por el presidente del Consejo Europeo.