La UE urge a los países miembros que aceleren la recolocación de inmigrantes

Se cumple un año del pacto y la Unión sólo ha acogido el 3 por ciento de los 160.000 refugiados que aceptaron

Sólo en Italia y en Grecia hay más de un millón de personas a la espera de seguir su camino hacia el norte de Europa

internacional

| 06.09.2016 - Actualizado: 15:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Se cumple un año del pacto europeo para solucionar la crisis migratoria y la Unión sólo ha acogido el 3 por ciento de los 160.000 refugiados que aceptaron reubicar. La Comisión Europea ha urgido a los países miembros que aceleren la recolocación de solicitantes de asilo.

Todos los días continúan llegando pateras por el canal de Sicilia. El Mediterráneo es la ruta más mortal para buscar una vida mejor. En los ocho meses de 2016 transcurridos hasta el momento, más de 2500 personas han muerto en sus aguas y cerca de 330 mil han conseguido llegar a Europa.

Ya en tierra firme les toca esperar. Sólo en Italia y en Grecia hay más de un millón de personas a la espera de seguir su camino hacia el norte de Europa.

Pero Europa no está respondiendo a la velocidad deseada: En un año los 21 países miembros de la Unión han acogido a cerca de 4000 refugiados. Hasta septiembre de 2017 deben recibir a 160.000.

Francia es, hasta el momento, la que ha mantenido sus puertas más abiertas: Ha asistido más de 1.300 asilados. España ha recibido 201 y aún debe acoger a al menos a 9.100 más. Los países europeos más reacios a reubicar migrantes, son los del Báltico. Estonia, Letonia y Lituania solo han ayudado a 176.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha considerado que el incumplimiento sobre el reparto de cuotas de refugiados entre los países de la Unión es porque "no hemos sabido convencer" a los Estados.

Recordó que las cuotas eran una alternativa a la situación precedente, en la que los países por donde entraban irregularmente los inmigrantes eran los que tenían que gestionar el problema.

Constató que "algunos Estados no quieren" ese sistema de cuotas y por eso "tal vez tenemos que buscar otras soluciones".

Advirtió también de que "sin solidaridad entre los Estados miembros, no lo lograremos" y de que "es un error" pensar que cada país puede abstraerse de una solución conjunta: "Europa debe actuar colectivamente porque la presión migratoria durará, sobre todo la procedente de África".

LA UE Y TURQUÍA REFORZARÁN SU COOPERACIÓN

La Unión Europea y Turquía han abogado por reforzar su cooperación y mantener todos sus acuerdos en una reunión que sirvió para rebajar tensiones tras reprochar Ankara a la UE falta de respaldo al sofocar el golpe de Estado de julio, pero que evidenció todavía diferencias para hacer avanzar la relación.

"Entendemos que esto puede marcar un viraje decisivo en las relaciones entre Turquía y la UE", indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa al concluir una reunión informal de dos días de los ministros europeos,

Esta era la primera vez que la UE mantenía una reunión a 28 con un representante de Turquía después del fallido golpe de Estado del 15 de julio, tras el cual Ankara acusó a Bruselas de falta de apoyo.

RENZI CONVERSARÁ CON TSIPRAS

Por su parte, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha confirmado que el próximo 9 de septiembre mantendrá en Grecia un encuentro con el presidente griego, Alexis Tsipras, con el que conversará sobre el desafío de la inmigración.

El primer ministro italiano analizará con Tsipras el problema de la crisis migratoria que afecta a Europa desde hace varios meses, un asunto que, dijo, también tiene previsto abordar en la cumbre de líderes europeos que se celebrará en Bratislava el próximo día 16.

En las últimas semanas, Renzi ha vuelto a poner el foco en el drama migratorio para decir que se trata de un problema que la Unión Europea (UE) aún no ha resuelto.