La UE premiada con el Nobel de la Paz por sus logros para "el avance de la paz"

Barroso dice que es un "gran honor" que el premio Nobel haya sido para la UE

Merkel destaca como "impulso al euro" la "decisión maravillosa" del Nobel

internacional

| 12.10.2012 - Actualizado: 21:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Unión Europea (UE) fue galardonada hoy con el Premio Nobel de la Paz por sus logros para "el avance de la paz y la reconciliación" en Europa, así como el establecimiento de "la democracia y los derechos humanos" en el viejo continente, según el Comité Nobel de Noruega.

El jurado aseguró que "el mayor éxito" de la UE es haber logrado que "la paz, la democracia y los derechos humanos" hayan arraigado en Europa, y que la "guerra continental", en referencia a la II Guerra Mundial, acabase en "la paz continental".

La Unión Europea nació con el anhelo de acabar con los conflictos entre países vecinos tras el desastre de la Segunda Guerra Mundial.

La fundación, en 1951, de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) constituyó el embrión de la UE actual.

Seis años después, en marzo de 1957, Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo fundaron en Roma la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM) y al año siguiente el Parlamento Europeo se reunió en Estrasburgo por primera vez.

En la década de los años sesenta se fusionaron los órganos ejecutivos de las tres comunidades europeas, se creó la Política Agraria Común (PAC) y se concluyó el desarme arancelario, con lo que los Seis constituyeron una unión aduanera.

Tras la adhesión del Reino Unido, Dinamarca e Irlanda en 1973, se introdujo el sufragio universal directo para la Eurocámara en 1979, cuando entró en vigor el Sistema Monetario Europeo (SME).

La década de los ochenta estuvieron marcados por la adhesión de Grecia (1981), España y Portugal (1986), y por la reforma del Tratado de Roma mediante la firma del Acta Única Europea, por la que la CEE pasó a llamarse Comunidad Europea.

El gran salto se dio en febrero de 1992 con el Tratado de Maastricht o Tratado de la Unión Europea, que engloba la Unión Política y la Unión Económica y Monetaria.

Además introdujo la cooperación en Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y en Justicia e Interior.

Tras la adhesión de Suecia, Finlandia y Austria (1995), entró en vigor el tratado de Schengen -entre España, Portugal, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y Alemania- que inició la supresión de fronteras.

El Tratado de Ámsterdam, que entró en vigor en 1999, modificaba el de Maastricht ampliando los derechos de ciudadanía europea y la cooperación en empleo. Pero el futuro ingreso de diez nuevos candidatos (República Checa, Hungría, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Estonia, Chipre y Malta) exigía una amplia reforma.

Tras dificultosas negociaciones, se aprobó, en diciembre de 2000, el Tratado de Niza (en vigor desde 2003), que modificó el reparto de poder en las instituciones comunitarias para adaptarlas a la UE ampliada.

Además, se aprobó la Carta de Derechos Fundamentales, embrión de la futura Constitución de la UE.

En 2002, tras entrar en circulación el "euro" en doce países, se puso en marcha la Convención Europea, encargada de redactar una Constitución, presentada oficialmente en 2003.

En mayo de 2004 tuvo lugar la mayor ampliación de la UE, con el ingreso de diez países y en octubre, los Veinticinco firmaron en Roma el tratado que establecía una Constitución para Europa. Pero el rechazo de Francia y Holanda en sendos referendos supuso el abandono del proyecto.

Con la adhesión de Rumanía y Bulgaria en 2007, la UE alcanzó los 485 millones de habitantes, la tercera población mundial tras China e India.

En junio de 2007, a instancias de la canciller alemana, Angela Merkel, los Veintisiete acordaron negociar un tratado de reforma que sustituyera al fracasado proyecto constitucional, firmado el 13 diciembre de 2007 en Lisboa.

Durante 2008 y 2009 fue ratificado por los 27 miembros de la UE y entró el vigor el 1 de diciembre de 2009.

Desde entonces la UE tiene un presidente estable, las decisiones por mayoría se extienden a 40 ámbitos más y el poder de voto de cada Estado tiene más en cuenta la demografía, reequilibrando el peso de los más "grandes".

La Eurocámara obtiene nuevas competencias legislativas y la CE ganará en eficacia e independencia en 2014, cuando el número de comisarios será inferior al de Estados (de 27 a sólo 15).

El 19 de noviembre de 2009 los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión, eligieron al belga Herman Van Rompuy, primer presidente estable del Consejo de la UE y a la británica Catherine Ashton, Alto Representante para Asuntos Exteriores y Seguridad.

En enero de 2009, Eslovaquia se convirtió en el país número 16 en adoptar el euro y desde 2011 también cuenta con esta moneda Estonia.

Como consecuencia de la crisis financiera que vive la eurozona desde 2009, el 2 de marzo de 2012 los países de la UE, excepto Reino Unido y la República Checa, firmaron el "Tratado para la Estabilidad, la Coordinación y la Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria", para sellar su compromiso con la disciplina presupuestaria.

BARROSO DICE QUE ES UN "GRAN HONOR"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, señaló hoy que "es un gran honor" para la Unión Europea (UE) haber sido galardonada con el premio Nobel de la Paz 2012.

"Es un gran honor para toda la UE y para sus 500 millones de ciudadanos ser galardonados con el premio Nobel de la Paz", dijo Barroso en su comparecencia ante la prensa, al tiempo que destacó que la UE ha logrado reunir a veintisiete países bajos los valores "del respeto, del imperio de la ley y de los derechos humanos".

Tras conocerse la concesión de ese prestigioso premio, la Comisión Europea (CE) felicitó hoy a todos los ciudadanos europeos también a través de un mensaje en la red social Twiter.

En Oslo, el jurado del premio destacó en su argumentación los logros de la Unión Europea para "el avance de la paz y la reconciliación" en Europa, así como el establecimiento de "la democracia y los derechos humanos" en el viejo continente.

"Un reconocimiento muy bienvenido para la Unión Europea por su papel único como fuerza de la paz y la estabilidad entre 27 países y 500 millones de habitantes", señaló la vicepresidenta y comisaria europea de Justicia, Viviane Reding.

Creada en 1957 por seis países que firmaron el Tratado de Roma, la comunidad europea se ha ampliado progresivamente hasta llegar a ser los Veintisiete estados que la conforman en la actualidad, y a los que incorporó desde el primero de enero de 1986 a España y Portugal y durante la última década a países del antiguo bloque soviético.

La eurocomisaria de la Cooperación Internacional y la Ayuda Humanitaria, Kristalina Giorgieva, aseguró sentirse "orgullosa de ser europea. Es un reconocimiento a décadas de contribución a la paz y la reconciliación, a la democracia y los derechos humanos".

"Estoy feliz con el premio Nobel de la Paz para la UE. Inesperado y un recordatorio muy bienvenido sobre la importancia de la cooperación europea", afirmó la comisaria europea de Interior, la sueca Cecilia Malmström, que al igual que sus colegas del colegio de comisarios utilizó una red social para expresar su satisfacción por el galardón.

La entrega de los Nobel se realizará, de acuerdo con la tradición, en dos ceremonias paralelas, en Oslo para el de la Paz y en Estocolmo los restantes, el próximo 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

MERKEL DESTACA LA "DECISIÓN MARAVILLOSA" DEL NOBEL

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó hoy de "decisión maravillosa" la concesión del Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea (UE) y destacó su carácter de "impulso al euro", como idea que va más allá de la mera "unión monetaria".

"La UE se construyó sobre las cenizas de dos guerras" y el galardón supone para ella, "personalmente", un "notable impulso" en los esfuerzos comunes para el proyecto europeo.

La canciller indicó que ha repetido "en muchas ocasiones" que "el euro es más que una moneda", sobre todo tras el estallido de la crisis de la deuda en la eurozona, e instó a "no olvidar nunca" que "en el fondo" la divisa común representa un proyecto de "paz conjunta".