La UE examina con Turquía cerrar el paso también a los demandantes de asilo sirios

internacional

| 07.03.2016 - 13:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) iniciaron una cumbre con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, de quien esperan un acuerdo para repatriar, en principio, a los inmigrantes que no provengan de Siria y que no tengan derecho al asilo en Europa.

Los líderes de los Veintiocho, que posteriormente se reunirán en formato del Consejo Europeo, celebran hoy un almuerzo de trabajo con Davutoglu sobre la cooperación entre las dos partes para frenar la llegada de inmigrantes a Europa y los recursos que el bloque comunitario ha ofrecido para ello, hasta el momento 3.000 millones de euros.

A su llegada, el primer ministro turco se mostró convencido de que los "retos" que plantea la crisis migratoria se resolverán con "solidaridad" y "cooperación", y confió en que hoy se hable además en la cumbre entre la UE y Turquía de la futura adhesión turca a los Veintiocho.

Davutoglu expondrá durante la comida "nuevas ideas" sobre la gestión de los refugiados y volverá a reunirse con los líderes europeos para la cena, según precisaron fuentes comunitarias. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, subrayó que la situación de los refugiados "es un problema común, no el problema de un solo país" y que al tratarse de "un problema europeo", tenemos que encontrar "una solución europea".

El canciller federal de Austria, Werner Faymann, abogó por emplear un lenguaje claro en la declaración que se apruebe en la cumbre, en lo que entiende como un mensaje a los inmigrantes y a los traficantes de que la ruta de los Balcanes "está cerrada y cualquier otra también".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su deseo de que los líderes europeos avancen un "buen paso" hacia una solución en la crisis de refugiados, que incluye reducir los flujos de inmigrantes irregulares en todos los países y no solo en unos pocos mediante medidas unilaterales.

El presidente francés, François Hollande, dijo que el plan que se debatirá hoy es "fácil de enunciar pero difícil de poner en marcha" y subrayó la necesidad de una "solidaridad" especial con Grecia.

Mientras, el primer ministro británico, David Cameron, reiteró, a modo de campaña a favor del "sí" en el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, que los británicos, gracias al estatus especial del país, no tendrán que unirse a ningún proceso de asilo europeo.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, garantizó que España mantendrá una posición "constructiva" para hacer frente a la situación "casi límite" que cree que se está viviendo en la Unión por la crisis de los refugiados.

Por su parte, la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, recordó que es necesario que Turquía "responda a la llamada de la UE" de que, como país candidato, "debe respetar los más altos estándares de democracia, Estado de derecho o libertades fundamentales, empezando por la libertad de expresión y de asociación", unos "principios fundamentales de la UE".

Mogherini, que hoy se reunió con el líder del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas, recordó que es necesario que las autoridades turcas vuelvan al proceso de paz con "los representantes kurdos que expresan su posición de manera pacífica".