La UE celebrará una cumbre extraordinaria sobre los refugiados con Turquía

Juncker: Suecia está "legitimada" para pedir ayuda por los refugiados

Jean-Claude Juncker

internacional

| 12.11.2015 - 20:23 h
REDACCIÓN
Más sobre: UESuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Unión Europea (UE) celebrará próximamente una cumbre extraordinaria con Turquía para tratar la crisis de refugiados, anunció hoy el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien no especificó una fecha concreta.

"Una cumbre especial tan pronto como sea posible. Aún no tengo una fecha, pero podría ser este año, después de que se forme el Gobierno, a finales de noviembre", dijo en una rueda de prensa posterior a la reunión de jefes de Estado y de Gobierno celebrada este jueves en Malta.

Tanto el presidente francés, François Hollande, como la canciller alemana, Angela Merkel, señalaron que, si la cumbre no puede realizarse a finales de este mes, será a comienzos de diciembre.

"Podemos establecer una mutua, cercana y benéfica relación para hacer frente a la crisis (...) El tiempo pasa y necesitamos actuar rápido", declaró Tusk.

Subrayó que Turquía no es el único socio de la UE en este sentido y "no hay que perder de vista a Jordania, Líbano y los países de los Balcanes", a los que calificó también de aliados.

Con esta cumbre, cuya fecha se concretará en la próxima reunión del G20, las autoridades comunitarias satisfarían las reclamaciones de Turquía, que ha pedido debatir con la UE sobre la cuestión de los refugiados.

La Comisión Europea (CE) ha propuesto incluir en el presupuesto comunitario 500 millones de euros para que Turquía gestione la llegada de refugiados a su territorio y ha pedido a los veintiocho socios que aporten otros 2.500 millones.

Cada país deberá aportar una suma de dinero basada en su Producto Interior Bruto, de tal modo que España tendría que desembolsar 191 millones de euros y Alemania sería la que más destinaría a ello, 534 millones.

De este modo se alcanzaría la cantidad de 3.000 millones de euros que Ankara ha reclamado para hacer frente a la presión que sufre en sus fronteras a causa de la llegada masiva de personas en busca de protección internacional y huyendo de los conflictos, sobre todo en Oriente Medio.

JUNCKER: "SUECIA ESTÁ LEGITIMADA PARA PEDIR AYUDA POR LOS REFUGIADOS"

Por otra parte, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, dijo hoy que Suecia está "completamente legitimada" para pedir ayuda a Bruselas y beneficiarse del plan de reubicación de refugiados a fin de enviar a otros Estados miembros parte de sus demandantes.

Juncker recordó que la UE se ha comprometido a trasladar en los próximos dos años a 160.000 solicitantes de asilo desde los países más presionados, sobre todo Grecia e Italia, hacia otros estados comunitarios.

De ese total, 54.000 plazas se incluyeron en una reserva de la que podían beneficiarse los países que en el futuro se vieran especialmente presionados.

"Suecia es un país abierto y generoso, ha hecho muchos esfuerzos en los últimos meses y el número de refugiados que llegan a diario a Suecia es muy impresionante", sostuvo.

"Suecia está completamente legitimada para poder beneficiarse de esta reserva", añadió.

Juncker dijo además que no está "en absoluto satisfecho" con el ritmo de reubicación de refugiados en la UE, puesto que de ese total de 160.000 personas solo se han trasladado a 147 hasta Finlandia, Francia, Suecia, Luxemburgo y España.

"No tenemos tiempo", dijo Juncker, que insistió en criticar el retraso con el que se está llevando a cabo este procedimiento.

Suecia reintrodujo hoy controles fronterizos provisionales ante la situación creada por la oleada de refugiados en el puente del estrecho del Sund, que une Copenhague con la ciudad sueca de Malmoe, y al tráfico marítimo con Dinamarca y Alemania.

El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, recalcó hoy que estos controles van dirigidos a asegurar la seguridad y nada tienen que ver con levantar vallas, al tiempo que consideró que el espacio sin fronteras interiores de Schengen, uno de los mayores logros de la UE, solo es sostenible si cooperan todos los Estados miembros.