La policía yemení detiene a una joven y su madre por los paquetes bomba enviados a Estados Unidos

Se sospecha que el fabricante de bombas saudí Ibrahim Hassan Al Asiri está detrás del atentado fallido

internacional

| 31.10.2010 - 11:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La policía yemení detuvo a una mujer sospechosa de haber enviado los paquetes bomba interceptados ayer en el Reino Unido y en Dubai y dirigidos a EEUU, según aseguró hoy el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh.

La joven fue detenida esta noche junto a su madre en el barrio de Magdab al Faqir. No se informó de si la madre de la joven puede tener algún tipo de responsabilidad en el envío de los dos paquetes explosivos, que fueron localizados el viernes en la ciudad emiratí de Dubái y en el Reino Unido.

El abogado de la yemení detenida ha identificado a su cliente como Hanan al Samawi, de 22 años de edad, y ha defendido su inocencia al asegurar que la joven no está relacionada con la conspiración terrorista, al ser "objeto de una trampa", según le cita la cadena estadounidense NBC.

No obstante, el fabricante de bombas saudí Ibrahim Hassan Al Asiri es el principal sospechoso de los envíos a Estados Unidos de paquetes explosivos procedentes de Yemen, informó un miembro del Gobierno en condición de anonimato.

Asiri, que encabeza una lista de criminales buscados por Arabia Saudí, es el hermano de un terrorista suicida que murió el año pasado en el intento de atentar contra el jefe de la unidad antiterrorista saudí, el Príncipe Mohammed Bin Nayef.

Según las investigaciones en curso, al menos uno de los paquetes interceptados ayer en Reino Unido y Emiratos Árabes Unidos contenía tetranitrato de pentaeritritol, Pent, el mismo explosivo químico que portaba el terrorista nigeriano que trató de estallar en pleno vuelo un avión que se dirigía a Detroit el pasado 25 de diciembre.

La fuente citada señaló que Asiri estaba siendo investigado por las autoridades por su experiencia en el manejo de explosivos, ya que hay indicios de que él mismo pudo ser el fabricante de explosivos que estaba detrás de los frustrados atentados de Detroit y contra el Príncipe Nayaf.

Las detenciones fueron practicadas al registrar los agentes de seguridad la vivienda, poco después de que el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, convocara a la prensa para anunciar que la casa de la mujer estaba rodeada. La policía yemení llegó a ella gracias a la información proporcionada por los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

El presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, informó de que había recibido un indicio por parte de las autoridades estadounidenses, después de que se identificara a la joven a través de la tarjeta SIM de un teléfono móvil adherido a uno de los paquetes.

Asimismo, Saleh apuntó que las autoridades yemeníes están colaborando con EEUU y con el Reino Unido y que también había mantenido hoy una conversación telefónica con el rey Abdalá de Arabia Saudí para hablar sobre esta cuestión. El viernes fueron localizados y desactivados dos paquetes bomba en sendos aviones de carga, uno en el aeropuerto británico de East Midlands, a bordo de un avión de la empresa UPS, y el segundo en Dubái, en Emiratos Árbes Unidos, en un contenedor de la compañía FedEx, a bordo de un avión qatarí.

El destino de las bombas eran dos sinagogas de Chicago, en Estados Unidos. Con anterioridad, fuentes de la seguridad del aeropuerto de Saná habían indicado a Efe que, al parecer, fueron dos mujeres las que se personaron en las oficinas de estas dos empresas de mensajería para enviar los paquetes. Tanto fuentes de seguridad estadounidenses como emiratíes han apuntado que el Al Qaeda está detrás del atentado fallido.

En este sentido la policía del emirato de Dubái explicó que uno de los compuestos del artefacto, que estaba escondido en una impresora, era PETN, la misma sustancia explosiva utilizada por el ciudadano nigeriano vinculado a Al Qaeda Umar Faruk Abdulmutalab en el atentado fallido contra un avión en Detroit, también en EEUU, en las Navidades de 2009. Al parecer, Abdulmutalab había viajado a Yemen entes del ataque para recibir entrenamiento y conseguir el explosivo.Saná.