Tres muertos y 4 heridos en la operación policial de rescate de rehenes en Sídney

Un clérigo iraní refugiado, retuvo 16 horas a 17 personas en una cafetería del centro de Sídney

La policía australiana ha irrumpido y abierto fuego en el interior del local

Tres muertos, entre ellos el secuestrador iraní y dos rehenes y otros 4 heridos, incluído un policía

Garcia Margallo confirma qyue no había españoles entre los rehenes

internacional

| 15.12.2014 - 08:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía de Australia confirmó la muerte de tres personas, incluido el secuestrador, y cuatro heridos en la operación para liberar a los 17 rehenes tomados por un supuesto clérigo musulmán en un café de Sídney.

Dos de las víctimas mortales son rehenes, una mujer de 38 años y un varón de 34, y el otro es el secuestrador, Man Haron Monis, un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, radicalizado y con antecedentes por violencia, que ha protagonizado numerosas protestas en Australia contra la intervención militar en Afganistán.

Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial, que están siendo atendidos en hospitales de la zona. Otra mujer de 35 años también fue hospitalizada como medida "preventiva", según la Policía, que no la incluye en la lista de heridos.

Man Haron Monis, también conocido como jeque Haron, entró el lunes por la mañana en el local Lindt Chocolate Cafe, situado en la zona financiera Martin Place, y secuestró a las personas que había en su interior, personal y clientes, durante 16 horas.

Entre sus primeras acciones estuvo obligar a dos personas a que sujetasen una bandera en el cristal de la entrada con un mensaje escrito en árabe que decía: "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta", la "shahada" o declaración de fe musulmana.

La Policía acordonó la zona, evacuó edificios y estableció contacto con el secuestrador. Los cuerpos de seguridad se decidieron a intervenir después de cerca de 16 horas de secuestro, en la madrugada australiana, y actuaron poco después de que cinco personas lograsen abandonar el establecimiento.

UN ACTO CON MOTIVACIONES POLÍTICAS

Desde el exterior se vio gran actividad de agentes y se oyeron varias ráfagas de disparos que iluminaron el interior del café y alguna explosión. Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas. Según el Canal 7, fueron siete las personas liberadas por los agentes.

Ambulancias con personal sanitario y vehículos de bomberos se situaron en las inmediaciones para atender a los heridos, dos de los cuales necesitaron reanimación cardíaca.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, calificó el secuestro de un acto con "motivaciones políticas" y se reunió a lo largo del día dos veces con el Comité de Seguridad Nacional.

EL SECUESTRADOR, UN CLÉRIGO IRANÍ LLEGADO A AUSTRALIA EN 1996 COMO REFUGIADO

Según la Policía, el secuestrador es Man Haron Monis, un clérigo musulmán iraní que llegó a Australia en 1996 como refugiado y que ha participado o liderado numerosas protestas contra la presencia de tropas australianas en Afganistán.

Haron tiene también problemas con la justicia australiana, entre otras causas por su implicación en la muerte de su exesposa Noleen Pal, con quien tuvo dos hijas.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha dicho este lunes no tener noticias de que hubiera españoles entre los rehenes de Sidney.

BANDERA DE YIHADISTA

Las cadenas de televisión difundieron al inicio del asalto a dos rehenes sosteniendo contra una de las ventanas del local una bandera negra con un mensaje escrito en árabe que dice "no hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta", la "sahada" o declaración de fe musulmana.

"Es profundamente estremecedor que gente inocente sea retenida como rehén por una persona que reivindica motivaciones políticas", dijo Abbott desde una comisaría donde sigue los progresos de la operación de rescate.

El primer ministro evitó en sus dos comparecencias hablar de ataque terrorista o del Estado Islámico, aunque convocó dos veces al Comité Nacional de Seguridad del Gabinete para analizar la situación.

Un experto en seguridad, Greg Barton, dijo a la cadena local ABC, que la bandera negra en las últimas décadas "se ha utilizado letras blancas en pancartas negras para llamar a los grupos yihadistas a tomar las armas".

"La manera en que ha sido presentada, se parece a las pancartas que se han visto en Siria e Irak, usadas por Jabhat al- Nusra. No es la bandera del Estado Islámico, que tiene su propio logotipo, pero parece implicar una conexión con el Estado Islámico", dijo el experto.

CONDENA DE LOS LÍDERES ISLÁMISTAS DE AUSTRALIA

Los líderes islámicos de Australia condenaron el ataque, que coincide con la detención de un hombre por supuestos vínculos con organizaciones terroristas, también en Sídney.

En septiembre, las autoridades australianas elevaron la alerta terrorista a alto ante la posibilidad de ataques terroristas a cargo de una sola persona, pequeños grupos o grandes organizaciones.

Durante las últimas décadas, Australia ha mantenido una importante papel en las guerra de Irak, la intervención en Afganistán tras los atentados del 11-S y la actual lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak.

Tales intervenciones y las amenazas de ataques islamistas en su territorio han provocado que el país endureciera este año sus leyes en materia de luchar antiterrorista.

Las autoridades australianas se tendrán que plantear ahora las medidas de seguridad por este suceso, ocurrido pese a haber endurecido los dispositivos en los últimos meses ante la amenaza yihadista, tras unirse a la coalición internacional del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, contra el Estado Islámico.

"En las últimas 24 horas, esta ciudad (Sídney) ha sido sacudida por una tragedia que nadie pudo imaginar", admitió el jefe del Gobierno de Nueva Gales del Sur, Mike Baird.