La policía interroga en Bayona a los 5 detenidos de la operación contra ETA

En una operación contra el aparato logístico de ETA

(Archivo)

internacional

| 09.07.2015 - 11:15 h
REDACCIÓN
Más sobre: ETASuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía francesa interroga hoy en la comisaría de Bayona a los cinco detenidos de la operación contra ETA que se llevó a cabo en la localidad vascofrancesa de Ossès, incluida la mujer arrestada esta mañana, indicaron a Efe fuentes de la investigación.Se trata de Grazi Etchebehere, detenida como sospechosa de haber alojado en su casa de Ossès a los presuntos etarras Iñaki Renta de Frutos y Xabier Goienetxea, arrestados el pasado martes en otra vivienda junto a los propietarios, Terexa Lekumberri y Jean-François Mateo, agregaron las fuentes.

En el registro de la casa de Etchebehere, las fuerzas del orden encontraron dos pistolas y se está verificando si pertenecen al mismo lote con el que iban armados la mayor parte de los etarras arrestados en los últimos años, procedentes del robo a la empresa Sidam en el sureste de Francia, en octubre de 2006.

Los agentes pueden interrogar a las personas capturadas en casos de terrorismo durante 96 horas bajo el régimen del arresto. Al cabo de ese tiempo, tienen que presentarlas ante un juez antiterrorista en París para su inculpación o dejarlas en libertad.

Antes de ser detenida, la mujer reconoció a los medios de comunicación que daba alojamiento a Renta de Frutos y a Goienetxea y que al irse a la fiesta de los sanfermines de Pamplona había dicho a sus vecinos Lekumberri y Mateo que se ocuparan de ellos.

"No he hecho más que ayudar a una organización que trata de desarmarse", comentó Etchebere para justificarse, antes de afirmar que no lamentaba su actuación.

Unos hechos que le podrían valer una imputación por colaboración con una organización terrorista, al igual que a sus vecinos.

ESTABAN DE CELEBRACIÓN

El hijo de éstos contó a Efe que las fuerzas del orden irrumpieron en su casa el martes por la tarde cuando estaban celebrando que había conseguido aprobar con nota el Bac, el examen previo a la entrada en la universidad. "Acabábamos de descorchar la botella de champán cuando llegó la policía", precisó.

Los otros invitados de la fiesta fueron liberados esa noche, mientras se llevaba a cabo el registro, y se unieron al centenar de personas que se concentraron en torno a la vivienda para protestar por la operación.

La pasada madrugada se registraron altercados entre las fuerzas del orden y manifestantes. Varias personas resultaron heridas y al menos tres fueron llevadas al hospital, entre las cuales un periodista de la red de radios vascas "Euskal Irratiak".

Varios informadores denunciaron en un comunicado "con la mayor firmeza este comportamiento de las fuerzas del orden que obstaculiza el trabajo de los periodistas".

La coalición de la izquierda abertzale EHBAI criticó por su parte unas operaciones policiales que, a su juicio, "son ataques directos al proceso de paz".

EXPERTO EN EXPLOSIVO

Tanto Joseba Iñaki Reta de Frutos como Javier Goienetxea figuran en la lista de terroristas más buscados que difunde el Ministerio de Interior y ambos figuran entre el grupo de ocho que anunció públicamente a finales de 2008 su intención de regresar a ETA. El primero, de 56 años, es natural de Elorrio (Vizcaya) y hasta su llegada a ETA formó parte la cúpula y fue condenado a ocho años de prisión por su relación con Gestoras Pro Amnistía.

Considerado como un experto en explosivos, también cumplió una condena de 14 años de prisión por pertenencia al 'comando Mugarra'.

Por su parte, Javier Goienetxea, de 35 años y natural de San Sebastián, se integró en ETA tras un pasado de violencia callejera durante su paso por la ilegalizada organización juvenil Segi. Huído de la justicia, se refugió en Francia en 2008.

Coinciden ambos en que formaron parte de un grupo etarras que a finales de 2008 anunciaron públicamente su intención de regresar a las filas de ETA, donde se han ocupado de las armas y los zulos de la banda.