La policía impide que los camioneros asalten el parlamento en Grecia

Ferroviarios y transportistas mantienen una nueva jornada de protestas

internacional

| 22.09.2010 - 19:05 h
REDACCIÓN
Más sobre: GreciaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Grecia vive un nueva jornada de protestas, esta vez protagonizada por los empleados ferroviarios y los transportistas, en contra de la política de ahorro del Gobierno para reducir la deuda del país.

Los funcionarios de los ferrocarriles llevan a cabo hoy y mañana un paro de cinco horas (a partir de las 09.00 GMT) que se prevé va a provocar cancelaciones y modificaciones en trayectos nacionales e internacionales.

Los trabajadores están en contra de la decisión del Gobierno de privatizar la empresa y de las políticas de recorte de salarios para subsanar las pérdidas de 10.000 millones de euros al año que tiene la compañía.

Además, miles de camioneros, que de desde hace una semana mantienen una huelga en protesta por la liberalización del sector, se encuentran concentrados frente al Parlamento de Atenas y cortan el tráfico a intervalos.

El paro de los camioneros ya causa problemas de desabastecimiento en la industria y el comercio.

Además grupos de agricultores se han concentrado hoy en el centro de la capital para manifestarse contra la exigencia del Ejecutivo de que usen cajas registradoras, para controlar más su facturación, en la venta de sus productos en los mercados, así como del aumento del IVA en los mismos.

El sindicato de funcionarios ha convocado una huelga de 24 horas para el próximo 7 de octubre contra la rebaja salarial y el retraso de la edad de jubilación aprobado por el Gobierno.

Al día siguiente, comenzarán en el Consejo de Estado las audiencias sobre la denuncia que los funcionarios han presentado contra el acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional y la eurozona, por el que Grecia recibirá 110.000 millones de euros en créditos a cambio de una dura política de ahorro.