La Policía alemana mantiene detenido al sospechoso por presunta trama terrorista

Control de la policía alemana

internacional

| 12.03.2017 - 18:50 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

La Policía alemana prosiguió hoy con el interrogatorio de una de las dos personas detenidas ayer en relación a los "indicios" de que se iba a atentar contra un centro comercial en Essen (oeste), y dejó en libertad al otro arrestado.

Un portavoz de la Policía de Renania del Norte-Westfalia explicó a Efe que la investigación sigue en marcha y que es probable que el centro comercial Limbecker Platz reabra mañana, al menos parcialmente, tras el cierre forzado de ayer y la tradicional jornada de descanso del domingo.

En concreto, las fuerzas de seguridad mantienen un pequeño dispositivo en el complejo comercial objeto de la presunta amenaza, siguen interrogando al primero de los dos detenidos y están analizando los objetos de que se incautaron en los dos registros practicados ayer.

El segundo de los detenidos, arrestado en un cibercafé a primera hora de la tarde, fue interrogado y abandonó dependencias policiales por la noche.

La Policía considera, según publican hoy los medios alemanes, que gracias a información de los servicios secretos ayer desbarató una trama de "trasfondo islamista" que trataba de perpetrar un atentado en uno de los mayores centros comerciales de Alemania.

Las fuerzas de seguridad advirtieron de que contaban con "indicios concretos de un posible ataque" en el centro comercial y que, "por razones de seguridad", "para evitar a los visitantes un posible riesgo, no se podrá acceder ni a las tiendas ni al garaje".

El complejo de Limbecker Platz en Essen atrae a unas 60.000 personas al día gracias a más de 200 tiendas, de supermercados y droguerías a tiendas de moda y tecnología, en unos 70.000 metros cuadrados, según datos de su página web.

Además, la Policía elevó ayer su presencia en otro centro comercial llamado Centro, en la vecina localidad de Oberhausen, por motivos de seguridad pese no contar con indicios concretos de que este complejo estuviese amenazado.

El pasado diciembre se detuvo en la vecina Duisburgo a dos hermanos kosovares en relación a un presunto plan para atentar contra Centro, pero ambos fueron puestos en libertad sin cargos pocos días después.

El nivel de alerta por amenaza terrorista es elevado desde hace meses en Alemania, donde el año pasado se registraron tres atentados islamistas.

El mayor de estos ataques tuvo lugar en un mercadillo navideño de Berlín el pasado 19 de diciembre, cuando el terrorista tunecino Anis Amri irrumpió con un camión de gran tonelaje por entre las casetas y mató a una docena de personas.