La Policía alemana investiga a salafistas que patrullan la ciudad de Wuppertal

Preocupación tras la aparición de una "policía de la sharía" en la ciudad alemana

Los miembros del grupo, de entre 19 y 33 años, recorren por la noche la ciudad

Aperciben a personas y locales que atentan contra las leyes islamicas

El alcohol, la música, el juego y la homosexualidad estan entre sus objetivos

internacional

| 08.09.2014 - 17:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía alemana investiga a un grupo de radicales islamistas que han constituido lo que denominan una "policía salafista" y que han sido detectados patrullando por la noche la ciudad de Wuppertal (este del país), como autoproclamados guardianes de la moral pública.

Según informó un portavoz de la policía germana, se han abierto diligencias contra once hombres por violar la ley que regula el derecho de reunión, pero no ha habido detenciones.

Los miembros del grupo, de entre 19 y 33 años, recorren por la noche la ciudad con chalecos naranjas en los que se lee "policía salafista" e intentan en puertas de tiendas, clubes y discotecas, que los vecinos no se aparten del "camino recto", es decir, que prescindan del alcohol, la música y el juego, según relata el sensacionalista diario "Bild".

La Policía ha reforzado su presencia en el centro de la ciudad y ha solicitado a los habitantes de Wuppertal que llamen al número de emergencias si detectan la presencia de individuos sospechosos.

"El monopolio del poder pertenece al Estado. No se permitirán actos que intimiden, generen inseguridad o provoquen", subrayó la jefa de la Policía local, Birgitta Radermacher.

Un portavoz de la fiscalía de Wuppertal explicó que hay que comprobar si, cuando, por ejemplo, se insta a un joven a no entrar en una discoteca, está siendo coaccionado, ya que "el mero hecho de recomendar unas reglas religiosas no es un delito".

La autodenominada "policía salafista", según las informaciones de distintos medios, aspira a crear una "zona controlada por la sharia" en la que se cumplan las reglas del islamismo ultraortodoxo, sin alcohol, drogas, juego, conciertos, pornografía o prostitución.

El grupo, que ha colgado en internet imágenes de sus miembros con los chalecos naranjas, está liderado, según identifica el "Bild", por Sven Lau, un joven exbombero de 33 años convertido al islam y vigilado por los servicios de inteligencias alemanes.