La Policía alemana busca a un tunecino por el atentado de Berlín

Se trata de Anis Amri, nacido en 1992, cuyo nombre ha aparecido en un documento hallado en la cabina del camión

Ofrece una recompensa de hasta 100.000 euros por pistas que conduzcan a su captura

El sospechoso era investigado por amenaza contra el Estado

El joven bilbaíno herido en el ataque Berlín se recupera tras ser operado

internacional

| 21.12.2016 - 12:31 h
REDACCIÓN

La Fiscalía Federal alemana y la Policía pidieron hoy la colaboración de los ciudadanos para detener al joven tunecino Anis Amri, de 24 años, por su posible implicación en el atentado cometido el lunes en Berlín y ofreció una recompensa de hasta 100.000 euros. "Si ven a la persona buscada, avisen a la policía. No se pongan en peligro, ya que puede ser peligroso y estar armado", subrayaron en un comunicado la Fiscalía y la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) después de haberse emitido la pasada medianoche una orden europea de detención.

Según la descripción facilitada por las autoridades, Anis Amri mide 1,78 metros y pesa cerca de 75 kilos, tiene el pelo negro y los ojos marrones y presenta alguna marca en el cuello y en la nariz.

Las dos fotografías difundidas, que serán incluidas en los carteles que se repartirán por todo el país, son bastante diferentes. En una de ellas -correspondiente al documento encontrado en la cabina del camión que arrolló a los visitantes del mercadillo navideño y mató a doce personas- Amri aparece con el pelo bastante corto y gafas, mientras que en la otra lleva el pelo más largo y rizado y no lleva lentes.

El joven es buscado por todos los cuerpos policiales de Alemania y la Fiscalía y la BKA piden cualquier tipo de pista, tanto sobre dónde puede encontrarse en estos momentos el sospechoso como sobre sus lugares en los que se movía en el pasado. "Las pistas que conduzcan a la detención del acusado serán recompensadas con hasta 100.000 euros", se destaca en el comunicado, que incluye un número de teléfono y una dirección de correo electrónico para recibir información y garantiza confidencialidad si es necesario.

ESTABA SIENDO INVESTIGADO POR AMENAZAS CONTRA EL ESTADO

Las autoridades alemanes informaron hoy de que el joven tunecino buscado por su posible relación con el ataque del lunes en Berlín ya estaba siendo investigado por su presunta implicación en un delito grave contra la seguridad del Estado.

El ministro de Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, advirtió en conferencia de prensa de que no se sabe si el sospechoso está implicado en el atentado de Berlín, pero confirmó que en la cabina del camión que arrolló a los visitantes del mercadillo navideño se encontró documentación suya.

Su petición de asilo había sido rechazada en julio pasado, pero no pudo ser expulsado del país porque carecía de la documentación necesaria, unos papeles que llegaron hoy desde Túnez.

El documento encontrado en la cabina del camión está expedido en el distrito de Kleve del estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste del país), según el Allgemeine Zeitung de Maguncia, que señala que el sospechoso tenía documentos con diferentes nombres y fechas de nacimiento.

Fuentes de la investigación citadas por estos medios le atribuyen contactos con la red de un islamista detenido recientemente en Alemania, Abu Walaa.

El ataque contra el mercadillo navideño de Berlín fue reivindicado ayer por Estado Islámico (EI).

Además, la radio pública regional de Berlín Rbb indicó que la policía cree que el atacante pudo resultar herido durante la pelea que tuvo lugar en la cabina del camión entre él y el chófer polaco, quien murió de un tiro tras el ataque.

Los investigadores han hallado restos de ADN en la cabina del camión que apunta en esta dirección y las fuerzas de seguridad están contactando desde hace horas con centros hospitalarios de Berlín y Brandeburgo, el estado federado que rodea a la capital, en busca de sospechosos.

EL JOVEN BILBAÍNO HERIDO, SE RECUPERA TRAS SER OPERADO

El joven bilbaíno de 21 años que resultó herido anoche en el ataque contra un mercado navideño de Berlín se recupera tras ser operado con éxito hoy de las fracturas que sufrió en las dos piernas, además de fisuras en la cadera, que según ha confesado en Twitter le provocaron un dolor "insoportable".

Iñaki Ellakuria es un estudiante de cuarto curso del grado de Economía de la facultad de Sarriko (Bilbao) de la Universidad del País Vasco que estaba en Berlín desde septiembre con una beca del programa Erasmus.

Ayer se encontraba con dos amigas en el mercado navideño cuando un camión articulado irrumpió, a las ocho y cuarto, entre los puestos de recuerdos y comidas, llevándose por delante a personas y casetas, con un balance de doce personas muertas y otras 48 heridas. El camión "pilló de pleno" al estudiante vasco, según relató éste en Twitter, red social en la que es muy activo.

"Oí un camión chocando contra la primera caseta, me giré y lo tenía en mi puta cara. Iba rápido, muy rápido para ser una salida de calzada", contó Ellakuria.

Después comentó: "Estoy bien, gracias a la cantidad de drogas que me han enchufado por vena. Pero el dolor ha sido lo más insoportable de toda mi vida". "Cada vez que lo pienso, más me duele", ha apuntado.

El bilbaíno ha agradecido las muestras de preocupación de todos los que le han preguntado por su estado, así como el trato recibido por parte de "la gente no herida", que "se portó de lujo" ayudando con cojines, agua, comida, mantas, gorros y bufandas, pues "hacía mucho frío, y "cada vez que tiritaba, se multiplicaba el insoportable dolor, el mayor que jamás" ha sufrido.

Esta mañana, ya con la compañía de sus padres en la capital alemana, Iñaki Ellakuria ha sido operado con éxito en el hospital Vivantes Wenckelbach de sus fracturas en la tibia y el peroné de la pierna izquierda, en el empeine de la pierna derecha y varias fisuras en la cadera. "Todo ha ido bien", ha explicado Efe su padre, Juan José Ellakuria, que ha llegado a Berlín con su mujer esta mañana desde Bilbao al enterarse de que el ataque había dejado herido a su hijo.

El padre ha comentado que el propio Iñaki le llamó "muy nervioso" por teléfono apenas veinte minutos después del atentado y le contó cómo se encontraba, acompañado en todo momento por su amiga, otra joven vasca, que se trasladó posteriormente con él al hospital.

El padre ha agradecido la ayuda del personal de la embajada española en Berlín, que les ha recogido en el aeropuerto esta mañana, les ha acompañado hasta el hospital y ha permanecido con ellos.