Gadafi ordena al jefe de los servicios secretos negociar con los rebeldes

Los opositores y el pueblo se han hecho ya con el control de la ciudad de Zauiya, a 50 kilómetros de la capital, y prosiguen con la conquista de las principales localidades del este

La Unión Europea discute establecer una zona de exclusión aérea sobre Libia

El fiscal general de la Corte Penal Internacional inicia un examen preliminar sobre posibles crímenes de guerra y lesa humanidad

EEUU no excluye ninguna opción para derrocar a Gadafi

internacional

| 28.02.2011 - 10:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El líder libio, Muamar el Gadafi, ha encargado al responsable de los servicios secretos en el exterior, Buzid Durda, que dialogue con los dirigentes rebeldes de la parte oriental del país, según informó hoy la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Según un corresponsal de la cadena, Gadafi ha intentado abrir canales de contacto con los jefes de las tribus, pero éstos han rechazado negociar con él.

El canal afirma, citando fuentes de la oposición, que el todavía líder libio ha reemplazado al número dos de los servicios secretos exteriores, el coronel Abdalá Senusi -que comandaba sus fuerzas leales y fue apartado hoy del poder- por Mansur Dau El Qahsi.

Senusi, cuñado de Gadafi al estar casado con su hermana Safia, fue condenado en rebeldía a perpetuidad por su implicación en el derribo de un avión de Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbie.

EEUU MUEVE FICHA: EL EXILIO ES UNA POSIBILIDAD PARA PONER FIN A LA CRISIS

El exilio del líder libio Muamar el Gadafi "es una posibilidad" para poner fin a la crisis que vive el país norteafricano, apuntó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Carney hablaba así en declaraciones a la prensa antes de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reúna hoy en el Despacho Oval con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, para tratar sobre la situación en el país libio y la reciente imposición de sanciones por parte del Consejo de Seguridad.

Obama lanzó un llamamiento por primera vez este fin de semana para la marcha de Gadafi del poder en Libia, de modo que se evite un mayor baño de sangre.

Según indicó el portavoz, el Gobierno de Estados Unidos, que este fin de semana anunció sanciones unilaterales contra el régimen de Gadafi, desarrolla contactos "con aquellos que pueden traer el cambio" a Libia, aunque indicó que es "prematuro" centrarse en algún grupo en concreto.

Quién deba gobernar Libia en el futuro "es algo que dejamos en manos de los libios", consideró.

Los contactos, precisó Carney, se producen a través de canales diplomáticos, empresariales y de organizaciones no gubernamentales, "capaces de contactar con aquellos que pueden formar un Gobierno que refleje las aspiraciones de los libios".

Una de las posibles opciones para solventar la crisis, indicó Carney, es que Gadafi abandone el país que ha gobernado durante 42 años. "El exilio es una de las opciones para él", declaró el portavoz.

Tras la imposición de sanciones por parte de la ONU, y de medidas unilaterales estadounidenses que incluyen la congelación de bienes a los responsables del régimen, Estados Unidos y sus aliados abordan la posibilidad de otros castigos para obligar a Gadafi a poner fin a la violencia contra quienes se oponen a su mandato.

"Estamos planteándonos de manera activa una zona de exclusión aérea", indicó el portavoz de la Casa Blanca, que apuntó que es uno de los asuntos que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, aborda en sus reuniones en Ginebra para asistir al encuentro extraordinario del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre Libia.

El portavoz subrayó, como ha venido haciendo en los últimos días, que "todas las opciones siguen sobre la mesa" para hacer frente a la situación en el país árabe.

Después de que países como Francia hayan anunciado el envío de ayuda humanitaria a los rebeldes, Estados Unidos también "examina muy de cerca" modos para ese tipo de soporte.

Por su parte, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió hoy de que todas las opciones están sobre la mesa para derrocar al líder libio, Muamar el Gadafi, por la violenta represión llevada a cabo contra las revueltas en su país.

"Seguimos explorando todas las acciones posibles. Nada está excluido de la mesa", señaló Clinton, al intervenir hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que pidió a los países que aprueben medidas que se sumen a las ya aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, como el embargo de armas y la congelación de los bienes del dirigente libio.

"Estamos trabajando con la ONU, con la Cruz Roja y otras organizaciones para buscar una solución humanitaria a la crisis libia, pero al mismo tiempo seguimos explorando otras acciones", indicó.

Clinton dijo que con la violenta represión de las protestas en Libia, que ha incluido "bombardeos a los manifestantes, soldados ejecutados por negarse a disparar a su pueblo, empleo de mercenarios, torturas... Gadafi y su círculo han perdido la legitimidad para gobernar".

"Es hora de que se vaya, y el mundo debe hablar con una sola voz para decir que esta violación de los derechos universales es inaceptable", señaló.

La jefa de la diplomacia estadounidense trata de alcanzar hoy en Ginebra, con contactos con sus colegas europeos y de otros países, un acuerdo para aplicar medidas más radicales contra el régimen libio.

Entre otros, Clinton mantuvo un encuentro bilateral con el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

LA OPOSICION SE FORTALECE

Un avión de las fuerzas aéreas libias fieles a Gadafi bombardeó hoy un depósito de armas cerca del cuartel de Hania, en la región de Edjibiya, a unos 200 kilómetros al oeste de Bengasi, la segunda ciudad del país bajo control de los rebeldes.

Edjibiya es una ciudad costera entre Bengasi y Sirte, la ciudad natal de Gadafi todavía en poder de las fuerzas leales a éste, aunque se encuentra más cerca de la segunda urbe libia que de la localidad donde nació el líder libio, adonde el domingo fueron enviadas más tropas y milicias para su defensa.

La capital de la región de Edjibiya dista algo más de mil kilómetros de Trípoli hacia el este y marca el límite hasta el momento de la zona oriental que controlan los rebeldes levantados en armas contra el régimen.

Éstos últimos han afirmado que la zona comprendida entre Edjibiya y la frontera con Egipto se encuentra totalmente en su poder.

En esa zona fue donde se estrelló el 23 de febrero un avión militar libio Sukhoi 22 de las fuerzas fieles a Gadafi después de que su piloto y copiloto se lanzasen en paracaídas tras rechazar ejecutar las órdenes de bombardear Bengasi.

En la región de Edjibiya se encuentra un cuartel de la aviación militar libia, cuyos oficiales y soldados anunciaron hace unos días que se sumaban a los rebeldes.

CONQUISTA DE MISRATA

Asimismo, las fuerzas leales al régimen libio mantienen hoy posiciones alrededor de Misrata, para intentar recuperar el control de esa ciudad, la tercera del país, mientras la comunidad internacional ofrece ayuda a los rebeldes y se prepara para un país sin Muamar al Gadafi.

Dos helicópteros de las fuerzas leales a Gadafi fueron derribados cerca de Misrata, a unos 200 kilómetros al este de Trípoli, según testigos citados por Al Arabiya, que aseguran que la localidad está bajo control de los rebeldes. Los dos aparatos, en los que no hubo víctimas, intentaban bombardear la sede de la radio local, utilizada por los rebeldes para difundir a la población mensajes de ánimo y contra Gadafi, según la fuente.

La televisión catarí Al Yazira indicó, por su parte, citando a un activista en esa localidad, que un batallón dirigido por uno de los hijos de Gadafi ha ocupado una escuela de la aviación militar al suroeste de la ciudad y mantiene como rehenes a entre 400 y 600 estudiantes. Los rebeldes lanzan regularmente ataques contra ese batallón, sin que hayan podido hasta el momento liberar a los rehenes, añade.

El control de Misrata representa -junto al de la ciudad de Zauiya, cercana a Trípoli y con un importante pozo de petróleo- una de las principales claves para la evolución del conflicto, en espera de la que se prevé como batalla final en la capital.

SANCIONES DE LA UNION EUROPEA

En otro orden de cosas, la Unión Europea aprobó sanciones contra el régimen libio y su líder, Muamar el Gadafi, que van más allá de las medidas aprobadas por la ONU, anunció la Presidencia húngara de la UE. Las sanciones incluyen la congelación de bienes y la prohibición de visados para entrar en territorio comunitario para Gadafi y otras 25 personas de su entorno.

"El Consejo de la UE impuso hoy un embargo de armas a Libia y sanciones a los responsables de la violenta represión contra la población civil", indicó en rueda de prensa el ministro húngaro de Energía, Tamas Fellegi. "Las medidas de la UE no se limitan a la resolución de la ONU, sino que añaden sanciones propias", añadió.

Las medidas incluyen también un embargo de armas, municiones y material antidisturbios. La UE retirará el visado a las 16 personas que ya designó Naciones Unidas, más 10 adicionales, y congelará los fondos que puedan tener en su territorio Gadafi y otras 25 personas de su entorno. La decisión fue adoptada por unanimidad y entrarán en vigor hoy mismo, según fuentes diplomáticas.

LA FISCALÍA DE LA CPI INICIA UN EXAMEN DE LA VIOLENCIA EN LIBIA

El fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, anunció que ha iniciado un examen preliminar sobre posibles crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos en Libia.

El fiscal adelantó en rueda de prensa que espera poder decidir "esta semana" si abre una investigación formal, lo que pondría al líder libio, Muamar el Gadafi, en el punto de mira de ese organismo judicial de la ONU.

La oficina de la fiscalía está reuniendo información de manera preliminar para "estar lo más preparados posible" en cuanto el Consejo de Seguridad de la ONU le envíe documentación sobre el caso, que sería el remitido directamente a la CPI tras el conflicto de la región sudanesa de Darfur.

REFUGIADOS

Asimismo, más de 100.000 emigrantes de muchas nacionalidades han escapado desde Libia a Túnez y Egipto, y un número creciente sigue atrapado en las fronteras con los dos países. Sólo ayer, unos 12.000 emigrantes no tunecinos cruzaron la frontera con Túnez de Ras Adjir.

La Organización Internacional de las Migraciones considera imprescindible evacuarlos lo antes posible para no causar daños a la economía de Túnez, además de que con las temperaturas bajas de la noche y los fuertes vientos del desierto las condiciones para los refugiados son difíciles. La OIM también trata de evacuar a un grupo de 600 emigrantes vietnamitas sin papeles a los que encontró en la frontera entre Libia y Túnez.

Estas personas narraron que otros mil compatriotas están en camino a Túnez y que quedan otros 5.000 atrapados en Libia. La situación también es difícil en la frontera egipcia, donde se espera poder evacuar a su país a unos 450 emigrantes bengalíes en los próximos días.