La ONU reclama ayuda urgente para Pakistán, donde la gente empieza a morir de hambre

Hay 20 millones de personas que necesitan de todo

Temor por la situación de dos presas en el sureste de Pakistán

internacional

| 16.08.2010 - Actualizado: 14:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Drama que también vive Pakistán con las peores inundaciones de los últimos años. Pakistán sólo ha recibido 125 de los 459 millones de dólares pedidos por la ONU a la comunidad internacional para ayudar a los afectados por las inundaciones, dijo hoy a Efe un portavoz de la organización.

Según dijo a Efe por teléfono el portavoz de la Oficina de la ONU para Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA), Maurizio Giuliano, la organización se prepara ya de forma "preventiva" para asistir a posibles afectado por cólera y malaria.

Los donativos se destinarán a comida, tiendas de campaña, agua potable y material sanitario para los veinte millones de afectados por la catástrofe, pero con especial urgencia para ocho de ellos, que son los que se encuentran más desamparados.

El portavoz se mostró "optimista" al pensar que Pakistán recibirá el resto de la ayuda solicitada (un 73 por ciento del total), y avisó de que, de no ser así, están "en peligro" las vidas de muchas personas, sobre todo las de niños y otros colectivos vulnerables.

Giuliano advirtió de que "es posible" que se hayan producido ya los primeros fallecimientos por falta de alimentos y que su falta ha podido afectar de forma indirecta a muchas personas ya enfermas.

La UNOCHA ha iniciado ya sus operaciones para ayudar preventivamente a 1,5 millones de enfermos potenciales de diarrea, entre los que estimó en 140.000 las personas en riesgo de sufrir cólera, y a dos millones con peligro de contraer malaria.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió ayer en Pakistán a la comunidad internacional que aumente sus esfuerzos para ayudar a los millones de afectados por una catástrofe que, dijo, está lejos de terminar.

Por su parte, las autoridades de Pakistán temen un empeoramiento de la situación en dos presas que resisten por ahora la presión de las aguas en el sureste del país, donde sigue habiendo millones de afectados, dijo hoy a Efe una fuente oficial.

"Hay una situación difícil en las presas de Guddu y Sukkur (en la provincia de Sindh). (El temor a las inundaciones) continuará en los próximos seis u ocho días", auguró a Efe un portavoz de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, Ahmad Kamal.

Según Kamal, el volumen del flujo está bajando en el Punyab (este), la región más poblada e importante del país, después de varios días de temor por la situación de algunas importantes presas.

En algunos puntos de Pakistán, el curso del Indo, que recorre el país de norte a sur, se ha desbordado por extensiones que llegan a los 30 kilómetros de anchura.

Según Kamal, el departamento de Meteorología predice lluvias hasta el próximo 15 de septiembre.

Pakistán recibió este domingo la visita del secretario general de la ONU, Ban ki-moon, quien reconoció no haber visto una catástrofe comparable a las inundaciones que ha sufrido Pakistán en las últimas semanas, con unos 20 millones de afectados, según el Gobierno.