La ONU dice abiertamente que Siria ya vive una guerra civil

Siria niega guerra civil y lo califica de conflicto con grupos terroristas

internacional

| 13.06.2012 - 07:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El subsecretario general para Operaciones de Paz de la ONU, el francés Hervé Ladsous, dijo hoy que la situación de Siria es ya de guerra civil con "un enorme aumento de la violencia".Ladsous, según indicó el Departamento de Operaciones de Paz de la ONU, señaló a la prensa que "en Siria hay un enorme aumento del nivel de violencia. Es tan enorme que de alguna manera eso implica un cambio en la naturaleza" del conflicto.

Preguntado sobre si ello supone que el país árabe está en guerra civil, Ladsous respondió: "Sí, en mi opinión se podría decir eso". "Lo que claramente está ocurriendo es que el Gobierno de Siria ha perdido importantes partes de territorio y varias ciudades ante la oposición, y que quiere retomar el control sobre esas áreas", agregó según la transcripción distribuida por el departamento que dirige.Ladsous señaló que la ONU "ha confirmado informes sobre el uso no solamente de tanques y de artillería, sino también de helicópteros. La oposición también resiste y hay incidentes, muchos, a gran escala cada día".

Los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las opositoras añadieron hoy otras 36 personas a la lista de fallecidos en Siria, donde el régimen de Damasco intensificó su ofensiva contra la provincia de Homs (centro) y Deir al Zur (este).Además, la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) confirmó este martes que algunos de sus observadores fueron atacados cerca de la zona de Al Hafa, escenario de fuertes bombardeos en los últimos días.

DAMASCO NIEGA QUE EXISTA UNA GUERRA CIVIL

El régimen de Damasco negó hoy que haya una guerra civil en Siria, "lo que no se adecúa a la realidad" porque, en su opinión, lo que hay es un conflicto contra grupos armados "que han elegido el terrorismo para lograr sus objetivos".Según un comunicado del Ministerio de Exteriores, "Siria no es escenario de una guerra civil, sino de una lucha para arrancar el mal del terrorismo y afrontar asesinatos, raptos, explosiones, ataques contra instalaciones del Estado y destrucción de propiedades públicas y privadas, cometidos por grupos terroristas armados".

De esta forma, el Gobierno sirio respondía a las declaraciones del subsecretario general para Operaciones de Paz de la ONU, Hervé Ladsous, quien afirmó ayer que la situación de Siria es ya de guerra civil con "un enorme aumento de la violencia"."Siria siempre ha esperado, y todavía espera, de los responsables de la ONU y sobre todo de Ladsous, que traten con objetividad y precisión la situación actual, especialmente tras el despliegue de observadores en la mayoría de las provincias", agrega la nota difundida por medios de comunicación oficiales.

El Ministerio de Exteriores reiteró en el texto el respeto de las autoridades sirias al plan del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, y su disposición a aplicarlo. La iniciativa estipula un alto el fuego, en vigor desde el 12 de abril aunque ha sido violado por las partes, la liberación de los presos políticos, la salida de las tropas de las ciudades y el lanzamiento de un diálogo entre las autoridades y la oposición, entre otros.

Además, Damasco hizo hincapié en "la necesidad de que la comunidad internacional adopte una postura firme contra los delitos cometidos por grupos terroristas y que se detenga cualquier apoyo militar o financiero ofrecido por partes regionales o internacionales".Y recordó que Siria y la ONU firmaron un acuerdo el pasado 19 de abril por el que las autoridades se comprometían a hacer frente a los delitos de terrorismo y a imponer el control del Estado en su territorio.

El Ministerio se refería al pacto firmado esa fecha con la ONU que sentaba las bases para el despliegue de los observadores encargados de supervisar el alto el fuego. El acuerdo detalla las funciones de los observadores en el cumplimiento de su mandato en Siria y la tareas y responsabilidades del Gobierno sirio a ese respecto, explicó en su día el portavoz de Annan, Ahmad Fawzi.

Por otro lado, los medios oficiales también informaron de la liberación de 500 presos sin delitos de sangre, en un nuevo indulto concedido por el régimen.