Corea del Norte detona una bomba de hidrógeno y la ONU anuncia "medidas"

Ban Ki-moon califica el ensayo nuclear coreano como "profundamente inquietante"

UE, Tokio y Seúl piden una reacción fuerte y unida ante la prueba nuclear norcoreana

China rechaza el ensayo nuclear norcoreano

Moscú llama a la calma tras el supuesto ensayo nuclear de Corea del Norte

internacional

| 06.01.2016 - 14:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
79.4%
No
20.6%

El Consejo de Seguridad de la ONU anunció que adoptará "medidas significativas" contra Corea del Norte por el ensayo nuclear de hoy, pero no aclaró si habrá sanciones adicionales a las que están vigentes desde hace una década.

El Consejo, que no tenía reuniones previstas hoy y el resto de la semana, fue citado con carácter de urgencia tras decir el régimen de Pyongyang que había realizado una prueba nuclear, en violación a las resoluciones de la ONU.

Se trata de la cuarta prueba nuclear norcoreana que se conoce, a partir de 2006, el año en el que el Consejo de Seguridad aprobó la primera de cuatro resoluciones condenando esos ensayos e imponiendo sanciones económicas y políticas a la nación asiática.

REUNIÓN

Tras la reunión de hoy, que se prolongó unas dos horas a puerta cerrada presidida por el embajador uruguayo, Elbio Rosselli, el Consejo calificó la prueba nuclear como una "clara amenaza a la paz y la seguridad internacionales".

La declaración que leyó Rosselli al final de la cita, sin aceptar preguntas, recuerda que en ocasiones anteriores habían amenazado a Corea del Norte con adoptar "medidas significativas" en caso de que siguiera con sus ensayos nucleares.

"De acuerdo con ese compromiso y con la gravedad de esa violación, los miembros del Consejo de Seguridad comenzarán a trabajar inmediatamente sobre esas medidas (que serán recogidas) en una nueva resolución", dice la declaración.

La reunión fue solicitada por Estados Unidos y Japón, dos países miembros del consejo, y también por Corea del Sur, según precisó el embajador japonés ante la ONU, Motoshide Yoshikawa.

Pero, a pesar de la insistencia de los periodistas, Yoshikawa evitó pronunciarse sobre la posibilidad de que la nueva resolución que debe aprobar el Consejo de Seguridad vaya a incluir sanciones adicionales al régimen de Pyongyang.

"No sólo sanciones es lo que hemos ofrecido al Consejo de Seguridad", agregó el diplomático.

Lo que está analizando ese órgano son "algunas ideas" o una "serie de medidas", con un contenido que se espera sea "sólido", sin que se haya fijado un plazo, aunque, según el embajador nipón, los trabajos se harán "rápidamente".

"Ojalá que cualquier acción que se adopte llegue a la mente de los líderes de Corea del Norte", insistió.

La ONU impuso en 2006 una serie de sanciones contra Pyongyang que incluyen el embargo de armas, la prohibición de viajes de determinadas personas y otras medidas económicas contra instituciones y empresas que puedan estar detrás de estos ensayos.

A pesar de ello, el régimen de Pyongyang es el único en todo el mundo que ha realizado ensayos nucleares durante el siglo XXI. Además de la detonación de hoy, las anteriores han sido en 2013, 2009 y 2006.

Poco antes de que comenzara la reunión del consejo, el secretario general de al ONU, Ban Ki-moon, calificó el ensayo nuclear norcoreano como "profundamente inquietante", y exigió a ese país que cese inmediatamente esas pruebas.

"Este acto es profundamente desestabilizador para la seguridad regional y socava gravemente los esfuerzos internacionales para la no proliferación", afirmó Ban en una breve declaración a los periodistas afuera de la sala del Consejo de Seguridad.

PRUEBA CON UNA BOMBA NUCLEAR DE HIDRÓGENO

Corea del Norte anunció hoy que ha llevado a cabo su primera prueba con una bomba nuclear de hidrógeno. Se trata del cuarto ensayo nuclear conocido desde 2006, cuando la ONU comenzó a imponer sanciones a ese país por esas pruebas.

"La prueba nuclear subterránea anunciada hoy por Corea del Norte es profundamente inquietante", afirmó Ban.

"Una vez más, este ensayo viola las numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad, a pesar de los llamamientos unificados de la comunidad internacional para que cese esas actividades", agregó.

Ban, que no aceptó preguntas de los periodistas, insistió en condenar "inequívocamente" esta decisión del régimen de Pyongyang y le exigió "cesar cualquier futura actividad nuclear y cumplir con sus obligaciones para una desnuclearización verificable".

Corea del Norte aseguró haber detonado una bomba de hidrógeno, un arma muy superior a los explosivos atómicos convencionales usados por el país comunista en sus tres anteriores pruebas nucleares.

La explosión llevada a cabo en el nordeste del país, que el régimen atribuye a una bomba H, provocó un terremoto de entre 4,2 y 5,1 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, según datos recogidos por los servicios meteorológicos de Corea del Sur, EE.UU., China y Japón.

De momento no se ha podido verificar si Corea del Norte realmente ha detonado una de estas bombas tal y como afirma, ya que numerosos expertos internacionales llegaron a la conclusión las pasadas semanas que el país todavía no había logrado la tecnología necesaria.

ANUNCIO SIN DETALLES

El régimen de Kim Jong-un se limitó a anunciar la prueba nuclear sin ofrecer detalles sobre la potencia o las tecnologías empleadas en esta bomba, detonada a las 09.00 hora local (01.30 GMT) en la base de pruebas atómicas de Punggye-ri en el condado de Kilju, provincia de Hamgyong del Norte (noreste del país).

La bomba H o termonuclear emplea la enorme potencia que resulta de la fusión de los núcleos del hidrógeno, a diferencia de la fisión atómica convencional de las primeras bombas diseñadas y lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en 1945. Así esta bomba multiplica por millares la potencia de los artefactos nucleares primigenios.

Dado su poderío y mayor eficiencia, a día de hoy prácticamente todas las armas atómicas desplegadas en el mundo por los Estados que las poseen son dispositivos termonucleares. La detonación de hoy llega menos de un mes después de que el régimen de Kim Jong-un mencionara por primera vez que poseía la bomba de hidrógeno el pasado 10 de diciembre.

Según la agencia local de noticias KCNA, el propio líder ordenó cinco días después de hacer esta declaración llevar a cabo la prueba atómica de hoy. Las anteriores pruebas con bombas atómicas convencionales del régimen comunista tuvieron lugar en 2006, 2009 y 2013.

Por su parte, los servicios de inteligencia surcoreanos hicieron público el pasado 3 de enero un informe de la Unidad de Defensa Química, Biológica y Radiológica en el que se detallaba la excavación de un nuevo túnel en su complejo nuclear de Punggye-ri. El documento señalaba que el túnel "podría estar diseñado para pruebas termonucleares".

No obstante, el Ministerio de Defensa surcoreano ha considerado poco probable que un nuevo ensayo consistiera en probar la bomba termonuclear, también conocida como bomba H. En ese sentido, Seúl expuso que Pyongyang podría detonar una bomba de fisión (arma nuclear de primera generación), pero no un artefacto termonuclear, "ya que no parece haber alcanzado las fases finales de producción" de dicho dispositivo.

UE, TOKIO Y SEÚL PIDEN UNA REACCIÓN FUERTE Y UNIDA ANTE LA PRUEBA NUCLEAR NORCOREANA

Por su parte, la Unión Europea (UE), Japón y Corea del Sur abogaron hoy por una reacción internacional "fuerte, coordinada y unida", si se confirma la supuesta prueba nuclear por parte de Pyongyang.

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, habló por teléfono con los jefes de la diplomacia de Corea del Sur, Yun Byung-se, y de Japón, Fumio Kishida, para abordar la situación tras el ensayo de un arma nuclear que Corea del Norte asegura que ha realizado hoy, informó el Servicio Europeo de Acción Exterior en un comunicado.

En sus conversaciones, Mogherini y los ministros compartieron su parecer ante esta situación, "incluida la necesidad de verificar el anuncio" hecho por Pyongyang.

Las tres partes coincidieron en que, si se confirma, tal acción representa "una grave violación de las obligaciones internacionales de Corea del Norte", en lo que se refiere a no producir o probar armas nucleares, y "amenaza la paz y la seguridad de toda la región del noreste de Asia y más allá".

Mogherini y los ministros abordaron los pasos a dar a continuación, empezando por la reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU convocada para hoy mismo

Estuvieron de acuerdo en que es necesaria una "reacción fuerte, coordinada y unida de la comunidad internacional", incluidos las Naciones Unidas y el G7, que actualmente preside Japón.