La NASA suspende hasta el viernes el lanzamiento de la cápsula Orion

internacional

| 04.12.2014 - 17:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La agencia espacial estadounidense (NASA) suspendió el lanzamiento de la cápsula Orion, diseñada para explorar el espacio profundo, en el que iba a ser su primer vuelo de prueba no tripulado. Después de cuatro retrasos, el último por un problema en el cohete propulsor Delta IV, la NASA pospuso hasta mañana viernes, a las 7.05 hora local (12.05 GMT), el intento de lanzar la cápsula con la que la agencia espacial quiere volver a liderar la exploración espacial.

Tres minutos antes del lanzamiento, la agencia espacial de EEUU detectó que una de las válvulas de combustible y drenaje del cohete Delta IV no se cerró correctamente y, pese a los intentos de solventar el problema a tiempo, se consideró "más prudente" posponerlo.

El vuelo estaba inicialmente previsto para las 07.05 (12.05 GMT) de hoy pero se pospuso en el último momento debido a que un barco entró en aguas cercanas a la zona del lanzamiento en la costa de Cabo Cañaveral (Florida).

Los siguientes aplazamientos se debieron, en dos ocasiones, al viento y, por último, al problema en el Delta IV. La NASA contaba con una horquilla de dos horas y media para el lanzamiento, en las que, según sus cálculos, se daban las condiciones para la partida del cohete con la cápsula Orion a bordo.

VUELOS TRIPULADOS MÁS ALLA DE LA ÓRBITA TERRESTRE

Orion, diseñada para realizar viajes tripulados más lejos de la órbita terrestre baja y para llegar en el futuro a destinos como Marte, partirá a bordo de un cohete Delta IV, de la compañía United Launch Alliance (ULA), desde la plataforma 37 del complejo de lanzamiento espacial de la base de Cabo Cañaveral.

La cápsula dará dos vueltas a la Tierra a una distancia de 5.793 kilómetros del planeta, unas 15 veces más lejos que la distancia a la Estación Espacial Internacional (EEI), en un recorrido que durará unas cuatro horas y que servirá para analizar sus sistemas y, en particular, el escudo térmico que la protege.