La muerte de Juan Pablo I no fue inducida,dice el postulador de su beatificación

Sucedió a Pablo VI y dirigió la Iglesia Católica durante 33 días

La versión oficial es que murió de un infarto pero su muerte repentina dio origen a todo tipo de conjeturas

internacional

| 16.10.2012 - 17:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La muerte de Juan Pablo I, que dirigió la Iglesia Católica durante 33 días, "no fue inducida", afirmó hoy categóricamente Enrico Dal Covolo, postulador de su causa de beatificación. Dal Covolo aseguró que está convencido de que el papa Luciani será beatificado "dentro de poco tiempo, aunque no sabemos cuando".

A unos días de que se cumpla el centenario del nacimiento de Albino Luciani, se anunció que mañana, miércoles, Dal Covolo entregará al prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, una parte de la documentación sobre las virtudes heroicas, la vida y el supuesto milagro ocurrido por intercesión de Juan Pablo I.

De esos documentos, según Dal Covolo, que es rector de la Universidad Pontificia Lateranense, emergen nuevos detalles sobre el estado de salud del papa Luciani y que gracias a los testimonios de 167 personas interrogadas y los documentos médicos recogidos "se puede desechar definitivamente cualquier sospecha de muerte inducida".

Dal Covolo, que advirtió que "hay que ser prudentes", hizo estas manifestaciones al canal italiano de televisión TGCOM24, donde dijo también que una vez que el cardenal Amato reciba mañana esa documentación se reanudará el proceso de beatificación del papa Luciani.

Elegido sucesor de san Pedro el 26 de agosto de 1978 tras la muerte de Pablo VI, el cardenal italiano Albino Luciani tuvo un breve pontificado de 33 días, ya que el 28 de septiembre fue encontrado muerto en sus aposentos.

Aunque la versión oficial del Vaticano es que murió de un infarto, su muerte repentina dio origen a todo tipo de conjeturas, alimentadas por el hecho de que no se le hizo autopsia.

El proceso de beatificación de Juan Pablo I comenzó el 23 de noviembre del 2003 en la ciudad norteña de Belluno, la provincia a la que pertenece Canale d'Agordo, donde Luciani nació el 17 de octubre de 1912.

Solicitada por varias conferencias episcopales, la apertura del proceso de beatificación estuvo apoyada por más de 300.000 firmas de personas que consideran un santo al conocido como el "Papa de la sonrisa".

El camino hacia la santidad de Juan Pablo I se allanó en 2008 después de que Dal Covolo anunciara la existencia de un supuesto milagro por intercesión del fallecido pontífice, la curación de un jornalero italiano que padecía cáncer de estómago, cuyo nombre se desconoce.

Según Dal Covolo, se trata de un jornalero, pobre, de la ciudad sureña de Altamura, que padecía un tumor en el estómago y fue sometido a quimioterapia.

El postulador sostiene que el jornalero soñó una noche con Juan Pablo I, quien le pidió que no dudara y creyera que iba a sanar. Varios días después, los médicos advirtieron que, por causas inexplicables para la ciencia, el cáncer había desaparecido y el hombre se había curado.

Dal Covolo dijo hoy que Juan Pablo I será santo porque fue un pastor bueno, que dio la vida por la Iglesia y aceptó el pontificado a pesar de su precario estado de salud.