La milicia kurdosiria confirma la muerte de un combatiente madrileño a manos del Estado Islámico

Identificado como Ramon María Rull Linhoff, fallecido el 13 de mayo en la provincia siria de Deir al Zur (noreste)

Una bandera siria ondea en una localidad del país

internacional

| 27.05.2018 - 21:23 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la principal milicia kurdosiria, confirmaron hoy la muerte de un combatiente español que luchaba en sus filas, identificado como Ramon María Rull Linhoff, fallecido el 13 de mayo en la provincia siria de Deir al Zur (noreste).

En un comunicado publicado en su página web, las YPG detallaron que el miliciano, nacido en Madrid y apodado "Kendal Ramón", perdió la vida por la explosión de una mina durante la "liberación" de una localidad estratégica que estaba en manos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Deir al Zur.

En el sitio electrónico de la milicia kurdosiria, principal componente de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), también fue publicada una fotografía de la víctima, en la que aparece con uniforme militar, barba y bigote canosos, y el pelo corto.

El pasado día 19, otro combatiente español, que se hace llamar "Simón", informó a Efe de la muerte de "Ramón" durante un ataque "contra una posición del Dáesh (acrónimo en árabe del EI) en un monte", donde los yihadistas estaban escondidos en una casa desde la que disparaban a los integrantes de las YPG.

Según la versión de su compañero, "Ramón" fue el primero en entrar en esa vivienda, donde aún quedaban algunos extremistas, los cuales hicieron explotar un artefacto que hizo "saltar por los aires a tres personas" y "el de delante quedó destrozado" porque se llevó el impacto más directo del estallido.

"Simón" aseguró que la víctima sería enterrada en Siria dentro de "pocos días", porque él mismo había dejado una carta expresando ese deseo y esto había sido comunicado a la "embajada en Damasco".

Las YPG suelen ser las encargadas de anunciar la muerte de los combatientes, después de informar a las familias, y en sus filas en Siria hay voluntarios extranjeros de diferentes nacionalidades.