La madre de Orlando Zapata denuncia que las "turbas" castristas le han impedido visitar la tumba de su hijo

Los restos del ex prisionero político pasarán a una fosa común cuando se cumplan dos años de su fallecimiento

internacional

| 20.08.2010 - 11:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Reina Tamayo, madre del disidente Orlando Zapata fallecido en febrero tras más de 80 días de huelga de hambre, denunció que desde que murió su hijo hace seis meses sólo ha podido ir a misa y al cementerio a visitar su tumba en cuatro ocasiones, debido a que las "turbas" del régimen castrista le han impedido "a la fuerza y con violencia" salir de su casa.

En declaraciones a Europa Press, Tamayo aseguró que "domingo a domingo" personas "enviadas por la dictadura de los Castro" que se cuentan por "cientos" se apuestan en la puerta de su casa en la localidad de Banes, en la provincia de Holguín (este), para impedir que salga con sus hijos y un grupo de disidentes a la Iglesia y al Cementerio Sur La G~ira,

"Nos golpean, nos maltratan a mí, a mi familia y a los opositores que nos quieren acompañar", afirmó Tamayo. Lo que la policía política del Estado quiere, según informó, es que sólo vayan a la misa y al camposanto los familiares del ex preso de conciencia sin la compañía de la disidencia. "Pero yo no puedo impedir que estas personas que nos han apoyado tanto vengan con nosotros, eso no lo pienso hacer nunca", aclaró.

Los "asedios" tienen lugar "todos los domingos", pero en los días entre semana, aunque no se producen agresiones, "la vigilancia es constante". La también dama de blanco aseguró que desde que murió su hijo el 23 de febrero pasado "el acoso ha sido sin cesar" por parte de las fuerzas de seguridad cubana. "El régimen quiere acabar con nosotros", expresó.

El obispo de Holguín, Emilio Aranguren, visitó el pasado 14 de agosto a Reina Tamayo en su domicilio en Banes para informarle que había remitido una carta a "organismos superiores de Cuba" planteándole su situación pero, según la dama de blanco, el sacerdote "repitió" la misma "exigencia" del Gobierno cubano de que sólo asistiera a la misa y al cementerio con su familia. "Yo no puedo dejar a los demás a un lado cuando nos han apoyado tanto", insistió.

La situación de la madre de Orlando Zapata ha despertado una gran preocupación en la oposición dentro y fuera de la isla, pero en especial en las Damas de Blanco que han alertado de que la vida de Reina Tamayo "corre peligro". Los presos políticos liberados por el régimen que llegaron a España también han denunciado el "atropello" del que ha sido víctima esta mujer desde que murió su hijo.

FOSA COMUN

Los restos de Orlando Zapata serán trasladados en año y medio a una fosa común del cementerio de Holguín donde descansan sus restos. Pese a que se trata de un procedimiento que se realiza en los camposantos de Cuba, debido a la falta de espacio, la madre del disidente aclaró que "primero muerta" antes de ver a su hijo fuera de la tumba donde le enterraron el pasado febrero.

Un grupo de funcionarios cubanos y representantes del Cementerio Sur La G~ira le notificaron en días recientes que este proceso se llevará a cabo cuando se cumplan dos años de su fallecimiento. La idea es pasar sus restos a lo que se conoce como un "panteón colectivo" donde tendrán un espacio individual pero junto a otros muertos.

"Yo no quiero que mi hijo, que fue asesinado, vaya a una pared grande y lo metan en una especie de cajón porque no se lo merece. El fue un luchador y se merece tener su tumba", expresó Reina Tamayo. El espacio donde está ahora enterrado Orlando Zapata sería reutilizado por otra familia.