La Justicia egipcia disuelve el Parlamento dos días antes de presidenciales

Políticos egipcios consideran un "golpe de Estado" los fallos del Constitucional

Egipto, Protestas (Egipto, Protestas)

internacional

| 14.06.2012 - 19:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un polémico fallo del Tribunal Constitucional egipcio ordenó hoy la disolución del Parlamento por irregularidades en su formación, solo dos días antes de los comicios presidenciales, en los que podrá participar el general retirado Ahmed Shafiq tras recibir luz verde de esa misma corte.

La sentencia deja al país tal como lo dejó la revolución que acabó con Hosni Mubarak hace 16 meses: sin presidente, sin parlamento y sin constitución.

La Junta Militar anunció inmediatamente que recupera el poder legislativo, que había transferido al Parlamento tras su formación en enero, "de acuerdo con la ley y con la Declaración Constitucional (provisional, en vigor desde marzo de 2011)", según dijo a Efe el portavoz de la cúpula castrense, Mohamed Askar.

El Constitucional resolvió hoy que las elecciones legislativas del pasado invierno fueron inconstitucionales, por lo que el Parlamento resultante ha quedado invalidado, según dijo a Efe la vicepresidenta de esta corte, Tahani el Gebali.

Una tercera parte de los diputados elegidos en la Cámara Baja (166) consiguieron su escaño en listas individuales abiertas, pero el Constitucional ha considerado que estos vulneraron la ley electoral, ya que muchos concurrieron representando a partidos políticos y no de forma independiente.

El Gebali agregó que las decisiones y leyes aprobadas hasta el momento por el Parlamento egipcio no serán anuladas porque gozan de inmunidad, aunque persisten las dudas sobre si la Asamblea Constituyente, elegida el pasado martes, se mantendrá o tendrá que ser designada de nuevo.

Sin embargo, pese a las acusaciones abiertas de "golpe de Estado" formuladas por los principales líderes políticos, la reacción en la calle no fue tan airada de inmediato como algunos habían pronosticado.

Egipto parece más bien contener el aliento ante la cercanía de las elecciones presidenciales, donde los egipcios deberán elegir entre Shafiq, último primer ministro de Mubarak y visto por muchos como un resabio del antiguo régimen, y el islamista Mohamed Mursi, el candidato de los Hermanos Musulmanes.

La limpieza y transparencia de las elecciones de este fin de semana dictarán sentencia sobre las sospechas que se ciernen sobre la Junta Militar, acusada de pretender la victoria de Shafiq y de borrar de un plumazo a los Hermanos Musulmanes.

En las últimas horas, las prolíficas redes sociales en Egipto bullen en comparaciones entre la actual situación y la de 1954, cuando Gamal Abdel Naser lanzó una ofensiva a gran escala contra la Hermandad para garantizarse un poder omnímodo.

Contra estos rumores, la propia Junta Militar aseguró a través de los medios estatales que la segunda vuelta de las elecciones se celebrarán como está previsto, el sábado y el domingo, y que "no hay ningún cambio" al respecto.

Tampoco habrá cambios en los dos contendientes, Shafiq y Mursi, pese a que la atención estaba hoy a priori enfocada en si el Constitucional invalidaría la candidatura del exmilitar, cosa que al final no hizo.

La corte consideró inconstitucional la Ley de Aislamiento Político, una norma que había sido aprobada "ad hoc" por el Parlamento para impedir a los altos cargos del antiguo régimen, como Shafiq, presentarse a las elecciones.

Finalmente, el tribunal resolvió permitir la participación de Shafiq, lo que este calificó como una decisión "histórica".

"El mensaje del fallo es que ha terminado la época del ajuste de cuentas y del aprovechamiento de las instituciones del Estado en favor de un determinado grupo", señaló el general retirado en una rueda de prensa.

Pese a que la campaña de Mursi había anunciado que este comparecería ante la prensa, su intervención fue suspendida hasta una fecha por determinar.

Algunos destacados dirigentes de la Hermandad sí se pronunciaron, como Mohamed Beltagui, quien en su página de Facebook consideró que "los fallos emitidos por el Tribunal Constitución se producen en el marco de un golpe de Estado total que borra los más honorables 16 meses en la historia de esta patria".

De la misma opinión se mostró el islamista moderado Abdelmoneim Abul Futuh, derrotado en la primera vuelta de los comicios presidenciales, quien alertó en su cuenta de Twitter de una posible contestación social tras el fallo.

También en esta red social el premio Nobel de la Paz egipcio Mohamed el Baradei aseguró que votar por un presidente sin una Constitución y un Parlamento es "la elección de un presidente que tiene poderes que no conocen ni los más duros sistemas dictatoriales".

Pese a las declaraciones altisonantes, apenas unos cientos de manifestantes se congregaron a primera hora de la noche en la plaza Tahrir, epicentro de los movimientos de contestación, para protestar contra los fallos.