La Junta Militar de Mali y CEDEAO llegan a preacuerdo para salir de la crisis

El objetivo es hacer frente a la crisis de los independentistas tuareg que proclaman la secesión del norte del país

Militares Mali

internacional

| 07.04.2012 - 12:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La junta militar que gobierna Mali, tras el triunfo del golpe de estado del pasado 22 de marzo, alcanzó hoy en Bamako un acuerdo-marco con la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), para salir de la crisis política que atraviesa el país.

Según este acuerdo, el jefe de la junta militar, el capital Amadou Haya Sanogo, permanecerá como presidente de Mali hasta que el titular de la Asamblea Nacional, Dionkouda Traore, asuma el poder, para dar comienzo a un periodo de transición que desembocará en unas elecciones.

Una vez que el Traore asuma la presidencia, algo que podría ocurrir en las próximas horas o en los próximos días, la junta y Sanogo dejarán el poder, pero no serán procesados.

"Hemos alcanzado un acuerdo que permitirá en las próximas horas o días constituir de manera efectiva los organismos previstos en la Constitución y que funcionarán de manera regular", dijo a la prensa el ministro de Exteriores de Burkina Faso, Djibrill Bassolé.

Asimismo, agregó que el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara "va a tomar inmediatamente las medidas oportunas para levantar las sanciones adoptadas contra Mali" por la CEDEAO, que impuso un embargo a la junta para forzarla a restaurar el antiguo orden constitucional.

Asimismo, Bassolé, que actúa como mediador en la crisis, agregó que la CEDEAO ha pedido a la junta militar que permita al depuesto presidente, Amadou Toumani Touré, residir en una vivienda de su elección y que se le garantizarle la seguridad.

Según el preacuerdo alcanzado, el presidente de la Asamblea Nacional, que asumirá la responsabilidad de la jefatura de Estado de acuerdo con la Constitución, permanecerá a la cabeza del estado durante 45 días.

Pasado ese periodo, será elegido un primer ministro de consenso que organizará una transición que conducirá a unas elecciones, previstas en un principio para el 29 de abril, pero que fueron canceladas por la junta militar.

Entre las prioridades del nuevo primer ministro estará hacer frente a la crisis de los independentistas tuareg en el norte de Mali.

Los representantes de la CEDEAO se reunirán mañana mismo con los miembros de la Asamblea Nacional, clausurada desde la asonada militar.

En cuanto vuelva a funcionar el parlamento, se redactará una ley de amnistía que incluirá a todas las personas que participaron en el golpe de Estado, otra para legalizar la prolongación del trabajo de la asamblea, una tercera para la designación de un nuevo primer ministro y una cuarta para equipar al Ejército.

Sobre la situación en el norte de Mali, donde el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad ha proclamado la independencia de Azawad, la mitad septentrional del país, el CEDEAO ha instado a los tuareg al diálogo y a la búsqueda de una paz global.