La Eurocámara entrega, en ausencia, el premio Sájarov a dos activistas iraníes presos

internacional

| 12.12.2012 - 14:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El pleno del Parlamento Europeo ha entregado en Estrasburgo este miércoles el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2012 a la abogada iraní experta en Derechos Humanos Nasrin Sotoudeh y al cineasta iraní Jafar Panahi, que no han podido venir a recoger el galardón dado que están en prisión.

Sotoudeh es una abogada iraní experta en Derechos Humanos que se ha encargado de defender a activistas y opositores iraníes detenidos en el país tras las disputadas elecciones presidenciales de junio de 2009, pero también ha ejercido la defensa de menores condenados a la pena de muerte en Irán, mujeres y presos de conciencia.

La letrada iraní fue condenada en enero de 2011 por un Tribunal Revolucionario a once años de prisión tras declararla culpable de "actuar contra la seguridad nacional" y de "propaganda contra el sistema". También se le ha prohibido ejercer el Derecho y salir del país durante 20 años.

Un tribunal de apelación redujo la pena a seis años de cárcel y a diez años la prohibición de viajar y de ejercer el Derecho. La abogada ha permanecido en régimen de aislamiento detenida en la temida prisión de Evin desde septiembre de 2010.

Su compatriota Panahi, cuyas obras cinematográficas han ofrecido una visión humanística de la vida en Irán centradas con gran frecuencia en las dificultades de los colectivos más vulnerables, como las mujeres, los menores y los pobres, alcanzó el reconocimiento mundial por su película de debut 'El globo Blanco' por la que fue galardonado con el Premio a la Cámara de Oro del Festival de Cannes en 1995 y es un reconocido cineasta comprometido.

El cineasta, que mostró su apoyo al candidato presidencial de la oposición Mirhossein Musavi en las elecciones de 2009, fue detenido en marzo de 2010 y posteriormente condenado a seis años de cárcel y 20 de inhabilitación para hacer cine.

DOS SILLAS VACIAS

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ha depositado los certificados del Sájarov en dos sillas vacías colocadas en el centro del hemiciclo franqueado por la Premio Nobel de la Paz en 2003, la iraní Shirin Ebadi, la hija de Panahi, Solmaz; el fundador de la Asociación iraní de Juristas y de la Liga para la Defensa de los Derechos Humanos en Irán, Karim Lahidji; el productor y director de cine y presidente de la Filmoteca francesa, Costa-Gavras, así como el director general del mismo organismo galo, Serge Toubiana, que han representados a los activistas iraníes durante la ceremonia de entrega del premio, dotado de 50.000 euros.

Schulz ha justificado la entrega del Sájarov a los dos activistas iraníes para "rendir honor a sus extraordinarios esfuerzos en la lucha por la dignidad humana, los derechos básicos y el cambio político en Irán" y ha lamentado que ambos no hayan podido venir a recoger el premio en persona por estar encarcelados. "Están con nosotros hoy en espíritu", ha recalcado. "El régimen iraní debe saber que esta institución está al lado de los oprimidos por este régimen y por eso rendimos honor a estos dos defensores de los Derechos Humanos en Irán, porque han luchado contra este sistema injusto", ha recalcado el alemán.

Schulz ha reclamado al régimen de Teherán la liberación "inmediata y sin condiciones" de la letrada iraní tras criticar "la falta de rendición de cuentas" del régimen y ha criticado su "sistema judicial y régimen fanáticos".

También ha recordado que Panahi, "un talento excepcional" ha "sufrido severamente" la persecución del régimen por "defender la libertad de expresión" a través de sus películas que reflejan los problemas de la sociedad iraní, al tiempo que ha criticado que mientras el cineasta cosecha premios por sus obras a nivel internacional, el régimen iraní las prohíba en su país. "El pueblo iraní se merece un Gobierno que respete los Derechos Humanos y eso requiere un régimen diferente al que tiene ahora", ha insistido Schulz, que ha recordado que el Premio sirve para recordar a Teherán que "está siendo observado" por la comunidad internacional.

GRATITUD DE LOS GALARDONADOS

Sotoudeh, en un mensaje que ha leído en su nombre Ebadi, ha trasladado su "enorme gratitud" por el galardón, que ha dedicado a todos los presos iraníes y a las minorías religiosas "oprimidas en nombre del Islam", así como a los ciudadanos que protestaron pacíficamente por dudar de los resultados de las elecciones presidenciales de 2009 y que ahora sufren la persecución y el encarcelamiento junto a sus familias y muy especialmente a su abogado, que cumple una condena a 13 años, entre otros por defenderla "valientemente". "No puedo negar el hecho de que esta decisión supone un honor y me anima a continuar mi lucha con paciencia y tranquilidad", ha admitido la letrada iraní.

La abogada ha criticado la creciente presión del régimen contra sus propios familiares, que justificó entre otros su huelga de hambre, pero ha insistido en que persistirá en su lucha para lograr la independencia judicial en Irán, que "está aún muy lejos" de lograrse. También ha insistido en la necesidad de separar religión y política. "El camino es difícil. La única solución es seguir el camino por el que estamos andando con paciencia. Nunca hemos perdido nuestra esperanza en el futuro pese a estas dificultades", ha insistido, que ha evocado la lucha de Martin Luther King, Nelson Mandela y Aung San Suu Ki. "La antorcha de la libertad se mueve y nunca será extinguida", ha insistido.

Sotoudeh ha lamentado "el fracaso" de los mecanismos a nivel internacional para garantizar que se cumplen los Derechos Humanos en todo el mundo pese a "los abusos" de los Gobiernos y ha recordado que "hay muchos presos" políticos y de conciencia en "muchos países en todo el mundo" incluidos Cuba, Venezuela, Rusia y los países árabes y ha recordado que la principal demanda de las revoluciones de la Primavera árabe era el respeto a los Derechos Humanos, "que están siendo violados por sus respectivos Gobiernos". "¿Hasta cuándo va a seguir el régimen sirio matando? ¿Cuándo se va a considerar sus acciones crímenes contra la humanidad?", ha lamentado.

"El deber de los Gobiernos es observar los Derechos Humanos. Los Gobiernos deben saber que para mantenerse no tienen otra elección que observar los derechos de cada individuo", ha insistido la letrada en su discurso.

Ebadi ha recordado por su parte que "estas dos sillas vacías simbolizan la actitud de la República de Irán hacia sus ciudadanos" y ha lamentado, tras recordar su propio exilio por defender a presos políticos y de conciencia, propia persecución por el régimen de los ayatolás, que éste siga oprimiendo a su población después de más de 30 años.

A su vez Panahi, a través de un discurso en su nombre leído el presidente de la Filmoteca francesa, Costa-Gavras, ha mostrado su gratitud por el galardón, que ha dedicado a "todos los defensores de la libertad y que luchan por la paz en todo el mundo anónimos", al tiempo que se ha disculpado por no poder venir en persona a recoger el premio. "No sé si me tendría que disculpar yo u otros", ha lanzado.