La cumbre de las Américas se salda sin conclusiones por la división sobre Cuba y las Malvinas

Cumbre de las Américas

internacional

| 16.04.2012 - 11:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Una cumbre sin declaración, sin resultados tangibles y marcada por polémicas

La VI Cumbre de las Américas concluyó hoy en Cartagena de Indias sin una declaración conjunta ni los resultados tangibles que buscaba la anfitriona Colombia, y con las polémicas sobre Cuba y Malvinas como asuntos predominantes.

Las divergencias sobre esos dos asuntos ensombrecieron la cita continental, que como había ocurrido en las anteriores de Mar del Plata (2005) y Puerto España (2009) no fue capaz de redactar una declaración final que dejara contentos a todos.

La gran "piedra en el zapato" fue la oposición de Estados Unidos y Canadá a que Cuba sea invitada a participar en estas cumbres, que auspicia Washington desde 1994, pese al deseo generalizado de los países de América Latina.

Desde el más moderado secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, hasta los Gobiernos radicales de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA) y el propio presidente anfitrión, Juan Manuel Santos, todos abogaron en favor de Cuba.

Sin embargo, Estados Unidos y Canadá fueron inflexibles y dejaron claro que no aceptarán a Cuba en la misma mesa hasta tanto no haya plenas libertades democráticas en la isla.

"Es mi esperanza que Cuba vea que lo que ha pasado en países como Colombia, Brasil y Chile" y "cuando eso pase va a tener los brazos abiertos en Estados Unidos", dijo el presidente de ese país, Barack Obama, después de concluida la cumbre y en el marco de una reunión bilateral con Santos.

Otro asunto que levantó ampollas en Cartagena fue el contencioso de Argentina con el Reino Unido en relación a las islas Malvinas, un asunto sobre el que Obama se declaró "neutral" cuando casi todos los países de América Latina lo consideraron un caso de "colonización" que persiste en la región.

Santos admitió que la presidenta argentina, Cristina Fernández, le reclamó por no haber hecho mención a la cuestión en el discurso con que inauguró la cumbre, pese a que sí citó el caso de Cuba y de las diferencias que hay sobre el combate al narcotráfico.

"Te olvidaste de Malvinas", dijo Santos que le espetó Fernández, quien hoy abandonó Cartagena antes del inicio de la segunda plenaria de mandatarios, aunque según el presidente colombiano no lo hizo enfadada, sino porque tenía "problemas" que atender en Argentina.

Después de Fernández se fue el boliviano Evo Morales, quien según dijo su ministra de Comunicación, Amanda Dávila, decidió marcharse antes de tiempo en "solidaridad" con Cuba y Argentina.

Morales fue uno de los más críticos a las posturas defendidas por Estados Unidos y Canadá y en su única rueda de prensa en Cartagena, este sábado, llegó a decir que aquí se ha iniciado una "rebelión" de América Latina contra sus vecinos del norte.

Los ocho países de la ALBA, entre los que se encuentra Bolivia, anunciaron además que no acudirán a otras Cumbres de las Américas hasta que Cuba sea invitada.

La frase de que la cumbre de Cartagena deberá ser "la ultima sin Cuba" la repitió también la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien hoy canceló de común acuerdo con Santos una entrevista que ambos iban a tener al final de la tarde, después de que el anfitrión concluyera sus actividades bilaterales con Obama.

Como únicos frutos de la cumbre quedaron tres comunicados: uno, a instancias de Brasil y Argentina, de apoyo a la conferencia Río+20; otro de México sobre la delincuencia organizada trasnacional y otro de Colombia referido a un foro de competitividad regional.

También se emitió un mandato concreto a la OEA para que analice un replanteamiento de la lucha contra el narcotráfico en busca de una mayor eficacia, tras 40 años de guerra frontal sin mayor éxito.

Asimismo, la cumbre emitió otros 47 mandatos dirigidos a los propios presidentes, sin propuestas concretas y la mayoría referidos a pobreza y desigualdad, uno de los mayores flagelos del continente, donde habitan 177 millones de pobres.

Según coincidieron desde el anfitrión Santos hasta el presidente de México, Felipe Calderón, y el canciller venezolano, Nicolás Maduro, la cumbre pasó lejos de ser un "fracaso", sobre todo porque permitió discutir con "sinceridad" y "transparencia" los asuntos que separan a Estados Unidos y América Latina.