La Comisión Europea eleva a 210 millones la ayuda a los productores por el E.colli

Rosa Aguilar: un avance importante pero insuficiente

internacional

| 08.06.2011 - 16:01 h
REDACCIÓN

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, propuso este miércoles elevar a 210 millones de euros las ayudas adicionales para los productores hortofrutícolas europeos afectados por la crisis de la bacteria "E. coli" en Alemania. Ciolos informó en una rueda de prensa en Bruselas de que ese montante cubrirá hasta el 50 % de las pérdidas sufridas por el sector hortofrutícola a causa de la caída del consumo tras el brote infeccioso.

La Comisión Europea aumentará en 60 millones de euros, hasta los 210, las ayudas propuestas para los productores de hortalizas y frutas europeos afectados por la crisis de la bacteria "E. coli", sin llegar a satisfacer las demandas de los países más perjudicados, como España.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, anunció en una rueda de prensa en Bruselas que ese montante cubrirá hasta el 50 por ciento de las pérdidas sufridas por el sector a causa de la caída del consumo, pero varios países, entre ellos España, habían solicitado ayer durante un Consejo de Ministros extraordinario que la cobertura fuera de entre el 90 y el 100 %.

La cifra inicial que propuso la Comisión Europea fue de 150 millones de euros para cubrir hasta el 30 % de las pérdidas, una cantidad que los países tacharon de "manifiestamente insuficiente" como compensación. Ciolos se comprometió a "revisar al alza" esas ayudas ante la presión de los países, pero la mejora no ha llegado al nivel que pedían España y otros ocho estados (Bélgica, Holanda, Francia, Dinamarca, Grecia, Portugal, Polonia y Alemania) en un documento que presentaron al comisario.

La ministra española de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, advirtió ayer de que España "no se conformará" con ayudas insuficientes para paliar los graves daños sufridos por los agricultores como consecuencia del brote infeccioso.

Aguilar planteará este juevees al sector hortofrutícola la necesidad de movilizar "rápidamente" los recursos económicos anunciados por Ciolos ante la "necesidad de resarcir los daños" causados. Ese planteamiento, a su juicio, "no quiere decir que se dé por cerrado el tema, ni que estemos totalmente de acuerdo con lo que el comisario ha puesto encima de la mesa, pero sí hay que empezar a utilizar esos recursos porque el sector está tremendamente dañado".

La ministra ha señalado que desde España no solo plantearán eso, sino también una reciprocidad desde el mayor control de fronteras, la mejora de la red de alertas "como algo imprescindible para el mejor funcionamiento y la trazabilidad" de los productos y del sector hortofrutícola. Además, ha hecho un llamamiento a la UE para que "de una vez por todas, trabaje bien" y se mueva con prontitud e inmediatez para conseguir que Rusia abra las fronteras a los productos.

La ministra no ha descartado que en el futuro otros productos como la fruta de hueso puedan beneficiarse de las ayudas y que de hecho el Gobierno español hará saber a la UE la repercusión negativa que esta crisis está teniendo en la fruta de hueso, "pero hay que ir paso a paso y ahora es el momento de las hortalizas".

Según el plan presentado este miércoles, los productores europeos de pepinos, tomates, lechuga, calabacines y pimientos, tanto agrupados en organizaciones como independientes (estos últimos representan el 64,5 % del sector en la Unión Europea y el 67,6 % en España), podrán beneficiarse de las ayudas planteadas.

Todos los agricultores podrán solicitar esos apoyos, pero los que formen parte de organizaciones disfrutarán además de las establecidas dentro de la Política Agrícola Común (PAC), que incluyen subvenciones a la intervención y ayudas de estado.

Así, los productores que estén asociados verán cubierto hasta un 70 % de sus pérdidas, puntualizó el comisario.

Según fuentes comunitarias, la compensación máxima para los productores españoles de pepino sería el 50 % del precio medio de junio de 2008 a 2010, es decir, 24 euros por cien kilos.

Los miembros de organizaciones agrarias españolas recibirían 19,2 euros adicionales por cien kilos.

Ciolos mostró su confianza en que el plan de urgencia propuesto por la Comisión sea aceptado por los estados miembros el próximo martes, cuando la Comisión Europea lo presente al Comité de Gestión (compuesto por expertos de los países). "Esto permitirá desbloquear las primeras ayudas de la manera más rápida posible, de aquí a julio", confirmó.

El comisario apuntó que estas ayudas, que estarán financiadas con cargo a los fondos europeos en el marco de un mecanismo de crisis previsto en la Política Agrícola Común (PAC), cubrirá las pérdidas en el sector desde el pasado 26 de mayo hasta el 30 de junio. Entonces, señaló que se evaluará si "hay los medios financieros" y si todavía se da la necesidad de movilizar más recursos".

"No es una cuestión de negociación y de demandas y ofertas. Es una decisión de la Comisión sobre la base jurídica que tiene actualmente y sobre la base también de los datos que aportan los países", advirtió.

Las ayudas se calcularán según el precio medio de esos productos en el mes de junio de 2008 a 2010 y estarán disponibles para todos los productores a través de las organizaciones o de las agencias nacionales de pagos.

Según Ciolos, los precios de 2008 a 2010 para algunos productos eran "más elevados" que los que había en el momento inmediatamente anterior a la crisis generada por la bacteria "E.coli".

"En algunos estados, en función del nivel del precio de referencia fijado a nivel nacional, la compensación real para algunos productores podría ser más elevada. Pero hay que evitar también la sobrecompensación", puntualizó.

Lamentó que aún se desconozca el foco de la infección, "cuyo origen no parece estar fuera de Alemania", y señaló que la prioridad es detener la crisis sanitaria y restaurar la confianza de los consumidores, así como evitar que los productores se vean afectados "de manera injusta".

"Hacemos todo lo que podemos en el marco actual y con las herramientas de las que disponemos hoy y con las posibilidades financieras actuales", indicó, pero reconoció: "no estamos lo suficientemente equipados para hacer frente a este tipo de crisis en el marco de la PAC".