Los rebeldes rechazan dialogar con Gadafi, que les amenaza con bombardearles en Zauiya

Clinton advierte que Libia corre el riesgo de una "guerra civil prolongada"

Barcos de EEUU han sido avistados frente a la costa libia

internacional

| 01.03.2011 - 10:59 h
REDACCIÓN

Los rebeldes que controlan el este de Libia rechazan el diálogo con Muamar al Gadafi, quien este martes ha amenazado con bombardear la población de Zauiya, localidad al oeste del país que las fuerzas del régimen mantienen sitiada y cuyo control parece crucial para el desenlace del conflicto.

La dirigente de la coalición rebelde Salwa Bugaighis aseguró hoy que ningún representante del líder libio se ha puesto en contacto con ellos para dialogar, pero subrayó que, en cualquier caso, "Gadafi ya habló en la calle", en referencia a la brutal represión de las protestas, con cientos de muertos y heridos.

Las declaraciones de Bugaighis se producen un día después de que Gadafi encargara al responsable de los servicios secretos exteriores, Buzid Durda, entablar un diálogo con los rebeldes del este del país, según el canal catarí Al Yazira. Bugaighis, una de los 20 integrantes de la Coalición de la Revolución del 17 de febrero, confirmó que se reunirá hoy y que posiblemente ofrecerán una conferencia de prensa a lo largo del día.

La coalición, con sede en Bengasi, la segunda ciudad del país, se encarga de coordinar las actividades de los distintos consejos populares que administran las poblaciones bajo control rebelde. Carente aún de un líder reconocible y de una organización definida, mantiene contactos para la formación de un Consejo Nacional temporal con representantes también de Trípoli, que se encargaría de la transición política hacia la creación de un Estado.

ZAUIYA Y LAS AMENAZAS DE GADAFI

Mientras tanto, en Zauiya, en el otro extremo del país, se libra una cruenta batalla por el control de la ciudad, en manos de los rebeldes y que las fuerzas leales a Gadafi intentan recuperar. El líder libio amenazó hoy con bombardear desde el aire a los manifestantes en esa ciudad, a 50 kilómetros al oeste de la capital. La amenaza fue transmitida a los líderes de la revuelta local por Mohamed Mektuf, quien actúa como mediador entre el régimen y los rebeldes de esa ciudad, dijo un residente a Al Yazira.

Hace tres días, Mektuf pidió a los habitantes de esa ciudad, por orden de Gadafi, que organizaran manifestaciones en su apoyo con motivo de la visita de un pequeño grupo de periodistas extranjeros, pero los residentes lo rechazaron. Según el testigo, las fuerzas fieles a Gadafi, que sitian la ciudad, han comenzado a impedir desde hace dos días su aprovisionamiento en víveres y medicinas. La ciudad, dijo, tiene reservas alimenticias sólo para unos diez días y sus habitantes temen una catástrofe humanitaria.

LA COMUNIDAD INTERNACIONAL BARAJA UNA INTERVENCION MILITAR

Mientras tanto, la comunidad internacional continúa barajando la posibilidad de una acción militar, que parece difícil, ya que los países ni siquiera se ponen de acuerdo sobre la creación de un espacio de exclusión aérea para los aviones libios, a la que hoy se opuso el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

En cualquier caso, el Pentágono ha desplazado unidades navales y de la Fuerza Aérea cerca de Libia, como parte de una "planificación de contingencia" y para tener "flexibilidad una vez que se tome alguna decisión en relación con Libia", dijo a Efe el portavoz de Defensa Dave Lapan.

De hecho varios barcos estadounidenses han sido avistados frente a la costa de la ciudad de Al Baida, en el noreste de Libia, afirmó hoy a la cadena Al Yazira el coronel libio Hamad Abdalá al Hasi, que se ha unido a los opositores al régimen.

"Varias unidades navales de EEUU navegan frente a la costa de Al Baida", subrayó Al Hasi, quien no precisó detalles sobre cuántos buques habían sido avistados y a qué distancia se encontraban.

El Pentágono informó ayer del desplazamiento de unidades navales y de la Fuerza Aérea a las cercanías de Libia como parte de una "planificación de contingencia".

"Estamos reposicionando algunas unidades en la región, de manera que tengamos flexibilidad una vez que se tome alguna decisión en relación con Libia", dijo el portavoz del Departamento de Defensa Dave Lapan a Efe.

Por otra parte, el coronel Al Hasi aseguró en las mismas declaraciones a la cadena qatarí que han llegado cargamentos con ayuda alimentaria y médica a la zona de Yabal al Ajdar, dependiente de Al Baida.

"En estos momentos -agregó- no hay escasez de combustibles en la zona. La situación es muy buena, la gente está tranquila y no siente temor".

El portavoz militar rebelde dijo que en la zona ya no actúan las brigadas de seguridad del régimen de Muamar el Gadafi, por lo que han dejado de registrarse allí enfrentamientos.

Y hoy fuentes de la OTAN informaron de que su Fuerza Naval de Respuesta Inmediata realizará en los diez próximos días ejercicios en las costas del sureste español, en las que participarán 3.500 militares de once países y más de veinte buques de guerra, para estar lista para participar en una eventual situación de crisis.

CLINTON: LIBIA CORRE EL RIESGO DE UNA GUERRA CIVIL PROLONGADA

Por su parte, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, advirtió hoy en el Congreso de que Libia corre el riesgo de una "guerra civil prolongada" e informó de que su Gobierno sopesa crear una "zona de exclusión aérea" para contener la violencia en ese país.

Estados Unidos realiza consultas con sus aliados en la OTAN para planear las acciones que sean necesarias, entre las que se incluye una zona de exclusión aérea, dijo Clinton, en una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre el presupuesto de ayuda exterior para 2012.

"En lo que se refiere a Libia, Estados Unidos ha mostrado liderazgo al imponer sanciones muy estrictas", entre ellas la congelación de bienes del presidente libio, Muamar Gadafi, explicó la jefa de la diplomacia estadounidense.

El Gobierno de Washington "no quita ninguna opción de la mesa" y la creación de una zona de exclusión aérea "es una acción" que "revisa activamente", enfatizó la diplomática, sin ofrecer más detalles.

Según dijo, Libia afronta varios escenarios posibles, incluyendo "un descenso al caos", por lo que hay mucho en juego para impedir una mayor desestabilización en la zona.

Clinton, que regresó anoche de una serie de reuniones en Ginebra para analizar la crisis en Libia, elogió la resolución aprobada el sábado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y dijo que habrá más anuncios de la Unión Europea y otros países respecto a Libia.

Por otra parte, dijo que Estados Unidos está al tanto de los esfuerzos de Gadafi de defender el área de Trípoli y otros lugares, y que el Gobierno de Washington "respeta", además, "el deseo" de las fuerzas de oposición libias de actuar sin injerencia extranjera.

Clinton acudió hoy al Comité para defender el presupuesto del Departamento de Estado para el año fiscal 2012 que comienza en octubre próximo.

En paralelo, el general James Mattis, titular del Comando Central de Estados Unidos -que supervisa las operaciones de ese país en Oriente Medio-, dijo en otra audiencia que la zona de exclusión aérea serviría como elemento disuasorio para que el Gobierno de Trípoli no suprima las protestas.